miércoles, 23 de abril de 2014

Honduras: Fuerte reclamo del STIBYS a Cervecería Hondureña (SABMiller)

Foto G. Trucchi | Rel-UITA
Irrespeto a jornada laboral y exceso de carga aumentan inseguridad de los trabajadores

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA

El 5 de abril, José Antonio Molina Reyes, conductor y vendedor de Cervecería Hondureña SA (SABMiller), afiliado a la seccional 2 de San Pedro Sula del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Bebida y Similares (STIBYS), llegó muy temprano al trabajo. Esperó más de dos horas mientras cargaban el camión y salió, como siempre, a ganarse la vida, sin saber que nunca más volvería a repetir estos gestos cotidianos.

José Antonio fue ultimado de uno o más balazos y aún no está clara la dinámica del asesinato. Lo que sí se sabe con certeza es que estaba regresando después de una larga y extenuante jornada laboral cuando el camión fue interceptado por unos delincuentes en San José del Boquerón, Choloma.

“Cuando fue asaltado, el compañero ya llevaba más de 12 horas trabajando y todavía le faltaban no menos de tres horas para ingresar a la planta y liquidar operaciones. Estamos hablando de una jornada laboral que excede las 15 horas, prácticamente sin descanso, que pone en serio riesgo la incolumidad de los trabajadores”, dijo a La Rel Julio Flores, secretario general del STIBYS.

De acuerdo con el Código del Trabajo, la jornada laboral de los trabajadores de venta no puede exceder las 12 horas e incluirá un descanso mínimo de hora y media.

Además, el convenio colectivo firmado entre el STIBYS y Cervecería Hondureña (SABMiller) define que la jornada laboral inicia entre 6.00 y 7.30 de la mañana y termina con la liquidación de operaciones.

“Esto quiere decir que las 12 horas abarcan desde que el trabajador hace su ingreso a la instalación hasta que termina su liquidación de las ventas del día, pero la empresa interpreta y maneja normas y reglas a su total antojo”, explicó Flores.

Según el directivo sindical, Cervecería Hondureña no sólo estaría calculando las 12 horas desde que el trabajador sale de la planta y hasta su regreso, obviando así el tiempo para cargar el camión, hacer la larga fila que se forma en las afueras de la planta en horas de la noche y liquidar operaciones, sino que tiende a sobrecargar los camiones y no aceptar devoluciones, so pena de recibir sanciones.

“Con estas condiciones impuestas por la empresa, el trabajador tiende a entrar muy temprano a la planta, a esperar varias horas mientras cargan el camión y a extender su jornada laboral hasta que termine de vender todo, sin hacer uso de la hora y media de descanso”, añadió Flores.

“Estas condiciones -continuó– colocan a los trabajadores en una situación de alta vulnerabilidad, porque entre más tarde sale la tripulación y más se extiende la jornada laboral, hay más posibilidad de sufrir agresiones y asaltos”.

Ante esta grave situación de inseguridad y la tragedia que ha vuelto a enlutar al movimiento sindical nacional, el STIBYS hizo un fuerte llamado a Cervecería Hondureña (SABMiller) para que cumpla con la jornada de trabajo en ventas, no sobrecargue los camiones y contrate más tripulaciones.

Asimismo, exigió parar las amenazas y sanciones a los trabajadores por llevar devoluciones y respetar el Código del Trabajo y el Convenio Colectivo.

Fuente: Rel-UITA