viernes, 27 de marzo de 2015

Colombia: Empoderando a las mujeres

Foto G. Trucchi | Rel-UITA
Sintrainagro comprometido con avances de la trabajadora rural

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA

Adela Torres, reconocida por su incansable labor en la defensa de los derechos de las trabajadoras rurales, es secretaria general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agropecuaria de Colombia (Sintrainagro). En ocasión de la reciente reunión del Comité del Grupo Profesional de Trabajadores y Trabajadoras Agrícolas (GPTA) de la UITA, La Rel dialogó con ella sobre su trabajo sindical, los proyectos en curso y las actividades futuras.

-Cuéntanos sobre los avances del proyecto de participación de la mujer en el sector bananero, que vienes realizando con tu Sindicato.
-Con Sintrainagro venimos trabajando en un proyecto que busca incrementar la presencia y participación laboral de las mujeres en el sector bananero de Colombia.

En 2004 llevamos a cabo una investigación sobre derechos laborales, sexuales y reproductivos de la mujer bananera, que concluyó en la realización de una campaña que titulamos “En las fincas bananeras aceptamos mujeres”.

Esta campaña tuvo buena respuesta y avanzamos bastante, pero todavía nos queda vencer la resistencia de los empresarios a contratar mujeres.

Hemos logrado llevar el tema a las negociaciones colectivas como cláusula dentro de los convenios laborales, donde los empresarios se comprometen a contratar al menos una mujer por finca, para ir progresivamente incorporando a más trabajadoras al sector.

Si bien esta tarea no es sencilla, porque choca con la reticencia del empresariado a cumplir con esta cláusula, continuamos insistiendo con firmeza.

En este sentido, hemos entrado a una segunda etapa, enfocada en el mantenimiento de los puestos de trabajo ya destinados a las mujeres, al tiempo que reivindicaremos que se sumen nuevos cupos.

-¿Por qué crees que hay tanta resistencia por parte de los empresarios a contratar mujeres?
-Los argumentos que puedan esgrimir nunca son los verdaderos. En realidad, sabemos que la maternidad y el hecho que las mujeres no realicen algunas labores de campo son dos motivos fuertes para la no contratación.

Por otra parte, los empresarios exigen de las mujeres experiencia laboral en más de tres labores para contratarlas, pero si no tienen oportunidad de trabajar, ¿cómo hacen para ganar experiencia? Esto es lo que seguimos manifestando desde la organización sindical y es donde enfocamos nuestra labor.

Paralelamente, trabajamos junto al Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) en un programa de capacitación estatal dirigido a las mujeres que deseen formación en determinadas áreas. Desafortunadamente, aun capacitadas, si las mujeres no tienen dónde practicar, su inserción laboral se torna muy difícil.

Hacia una Escuela de Formación
Y más mujeres para fortalecer al Clamu


Volviendo al tema de la segunda etapa de la campaña, parte central de ella será hacer énfasis en la necesidad de crear una Escuela de Formación para que las mujeres accedan a capacitarse y, cuando queden puestos vacantes, sean llenados también por ellas, y no sólo por hombres.

En este sentido, hemos avanzado en el trabajo conjunto, con organismos gubernamentales como con otras organizaciones que buscan reivindicar el rol de la mujer en las diversas ramas de actividad, tanto en el sector bananero como en el resto del sector rural.

Recientemente me reuní con el viceministro de Trabajo Luis Ernesto Gómez, quien se comprometió a colaborar en mejorar las condiciones de las trabajadoras del campo.

-¿Cómo ves la perspectiva de género desde la UITA? ¿Qué procesos se han desarrollado y qué avances se han logrado?
-Es un proceso muy interesante. En la UITA se nos ha dado un espacio particular que nos permite intercambiar sobre problemáticas que las mujeres tenemos en los diferentes países.

A partir de allí vamos trazando objetivos específicos en cada uno de nuestros lugares de acción.

La UITA es un apoyo muy importante para el desarrollo de nuestra labor sindical con perspectiva de género. Ese respaldo abarca desde los recursos financieros hasta los documentos e investigaciones, que nos ofrece para trabajar en el empoderamiento de la mujer trabajadora y así mejorar sus condiciones de vida.

-En mayo existe la posibilidad de que Patricia Alonso, presidenta del Comité Latinoamericano de la Mujer de la UITA (CLAMU), visite la región de Urabá. ¿Qué expectativas tienes al respecto?
-La visita de la compañera Patricia será muy importante para todas las mujeres trabajadoras de esta región, así como también para nuestra organización sindical. Este tipo de actividades refuerzan nuestra labor y traen aire nuevo al trabajo que ya estamos realizando.

Además, existe la posibilidad de que la gira se extienda también al sector azucarero del Valle del Cauca, donde Patricia podrá reunirse con trabajadoras y esposas de los corteros de caña.

Este intercambio permitirá afianzarnos en nuestros conocimientos para poder seguir trabajando. Tengo las mejores expectativas para este próximo encuentro.

Fuente: Rel-UITA