lunes, 9 de noviembre de 2015

Iglesias evangélicas “recomiendan” al Estado de Honduras no ratificar protocolo facultativo de la CEDAW

Por Dina Meza | Pasos de Animal Grande

La Confraternidad Evangélica de Honduras recomendó al Estado de Honduras, a través de la Subsecretaría de Derechos Humanos y Justicia, no ratificar el Protocolo Facultativo de la Convención para todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, CEDAW, argumentando que "sería un error jurídico de grandes implicaciones, arriesgan al país y a nuestras familias".

El gobierno hondureño a través de la Subsecretaría de Derecho Humanos, consultó a la Confraternidad Evangélica de Honduras para la ratificación o no del Protocolo de la CEDAW, y recibió respuesta negativa de esa red de iglesias evangélicas que se arrogan el derecho de decidir por las mujeres ante un Estado que renunció a la laicidad, tal como lo señala la Constitución de la República de Honduras y los convenios y tratados internacionales.

Las organizaciones de mujeres han demandado del Estado de Honduras que proceda a ratificar dicho protocolo, que es muy importante para avanzar en el respeto hacia los derechos de las mujeres, sin embargo hay resistencia en hacerlo, pero sin explicar públicamente que se consultó a las iglesias a las espaldas de las mujeres.

En una carta enviada el 04 de mayo de este año, cuatro días antes del Examen Periódico Universal, EPU, donde el Consejo de Derechos Humanos tenía entre sus recomendaciones que el Estado hondureño ratificara el protocolo, pero lo que hizo la delegación fue mantenerlo en anotación, es decir se hizo de la vista gorda con esta petición, sin explicar que su decisión respondía a las decisiones de las iglesias y no al respeto de los derechos fundamentales de las mujeres.

La Carta a la que tuvo acceso pasosdeanimalgrande.com, está dirigida a Karla Cueva, Subsecretaria en los Despachos de Derechos Humanos y Justicia, y está firmada por el pastor Alberto Solórzano, presidente de la Confraternidad Evangélica.

En su preámbulo dice que: “Agradecemos el envío del documento “Protocolo Facultativo para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, CEDAW, para nuestro análisis y opinión...Entendemos que el Estado de Honduras están considerando la ratificación de dicho protocolo con el objetivo de beneficiar a la mujer hondureña…..Para análisis de este documento hemos convocado al equipo multidisciplinario de profesionales cristianos de nuestra Comisión de Salud y Familia…”

Estado Laico enterrado

La extensa nota de nueve páginas contempla seis preocupaciones y conclusiones de la Confraternidad Evangélica que trata de deslegitimar la CEDAW y, por ende, decidir cómo se deben aplicar los convenios internacionales en relación a los derechos de las mujeres en Honduras, una forma aberrante de manipular desde la fe e incidir en el Estado que desde el golpe de Estado de junio de 2009 le ha dado gran “autoridad” a las iglesias fundamentalistas para que menoscaben los derechos de las mujeres: Entre sus acciones fue penalizar el uso, comercialización y distribución de las Pastillas de Anticoncepción de Emergencia, PAE.

Entre las preocupaciones y conclusiones señalan: riesgos jurídicos , “en el fondo el Comité Ejecutor aparece como un sistema antijurídico de funciones cuasi de policía internacional y con la facultad de hacer recomendaciones como cambiar las leyes y constituciones nacionales ….”

Agregan que existen altos riesgos a la soberanía y libre autodeterminación de los pueblos. Asimismo que “Hay preocupantes consecuencias de las recomendaciones del Comité en otros derechos humanos…”  y el último señalado es que se hace a un lado la preferencia de la fe de gran parte de la población de los estados signatarios”.

Iglesias señalan de error jurídico si se ratifica protocolo


En concreto la Confraternidad Evangélica le señala al Estado de Honduras que no ratifique el Protocolo Facultativo de la CEDAW y muy obediente así lo han hecho las autoridades hondureñas pero sin explicarle a las mujeres la injerencia de las iglesias en detrimento de sus derechos.

“Si el Congreso Nacional ratifica el Protocolo Facultativo, estará cometiendo el error de permitir una enorme injerencia externa sobre los asuntos internos. Se crearía un precedente jurídico inaudito e inadmisible como es el de introducir en un convenio contenidos como el aborto, que fueron excluidos de lo aprobado y firmado por gran número de Estados”, señala entre otras argumentaciones la carta contundente para echar por tierra la CEDAW y su aplicación para proteger los derechos de las mujeres en Honduras.

Por el derecho que tienen las mujeres de Honduras a saber quién está decidiendo por sus derechos, pasosdenimalgrande.com publica la carta enviada por la Confraternidad a Subsecretaría de Justicia y Derechos Humanos, véa la parte final de Reflexión y "Recomendaciones"