sábado, 12 de julio de 2014

Destacó en Nicaragua presentación de la ruta del Gran Canal interoceánico

Fotos G. Trucchi | LINyM
Entusiasmo y dudas caracterizaron reacciones a la presentación hecha por la empresa china HKND

Por Informe Pastrán y Agencias | LINyM

La definición, esta semana, de la ruta que tendrá el canal interoceánico de parte de
la empresa concesionaria china HKND, le ha dado fuerza a ese proyecto y ha despertado, por un lado, una serie de expectativas económicas y de desarrollo y, por otro, la preocupación de algunos sectores ecologistas.

El Ejecutivo espera que con el inicio de la construcción del canal, aún más amplio que el de Panamá y previsto a comenzar en diciembre próximo, se eleve el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua, de entre el 4% y 5%, a un 10,8% en 2015, y hasta un 15% en 2016. Nicaragua, según las proyecciones del Gobierno, pretende duplicar su economía y convertirse en uno de los países con mayor crecimiento entre 2015 y 2019, cuando está previsto culmine la obra.































HKND Group confirmó que el proyecto del canal incluirá seis subproyectos, aunque no se refirió a los costos, que el Gobierno nicaragüense ha calculado en al menos 40.000 millones de dólares. La edificación de toda la obra requerirá 50.000 trabajadores de la construcción y ofrecerá 200.000 empleos. La Cámara de la Construcción de Nicaragua espera ser uno de los sectores beneficiados con el proyecto, que además del canal incluye dos puertos, una zona de libre comercio, un complejo turístico con cuatro tipos de hoteles, un aeropuerto y construcción de carreteras.

La empresa de capital chino HKND Group presentó este lunes (7/7) la ruta del canal interoceánico que cruzará el territorio nicaragüense de este a oeste, con una longitud aproximada de 278 kilómetros, con un tramo de 105 km en el Lago Cocibolca, un ancho de entre 230 y 520 metros y una profundidad de hasta 30 metros.

Dong Yunsong, ingeniero principal de gestión de construcción de HKND, quien estuvo a cargo de la presentación del proyecto, explicó que la entrada del canal en el lado del Océano Pacífico estará cerca de la desembocadura del río Brito, la entrada oeste al Lago Cocibolca estará situada al sur de la ciudad de Rivas y la entrada este al norte del río Tule. La entrada del canal por el lado del mar Caribe estará cerca de la desembocadura del río Punta Gorda.

La obra incluirá dos esclusas – una al este y otra al oeste del Lago Cocibolca - para estabilizar el nivel de navegación del canal, dos puertos ubicados uno en el Pacífico y el otro en el Caribe, y permitirá el paso de barcos de gran calado y una capacidad de hasta 5,100 barcos anuales, con 30 horas de tránsito por cada barco.

HKND despejó algunas preocupaciones, explicando que la operación del canal no causará un cambio significativo en el nivel de las aguas del lago, ni en el uso de sus aguas por los habitantes de la cuenca, ya que el canal aprovechará el agua captada del río Punta Gorda, que será suficiente para su operación.

Además de eso, se formará un lago artificial después de la construcción del canal (Lago Atlanta), que tendrá una extensión de 400 kilómetros cuadrados.

Protección al medio ambiente


Alberto Vega, director técnico de la firma consultora Environmental Resources Management (ERM), realizó una presentación de las consideraciones técnicas ambientales y sociales realizadas en las diferentes propuestas para el Gran Canal interoceánico, y explicó que, finalmente, se eligió la ruta 4 "por ser la más idónea en cuanto a la protección de nuestros diferentes ecosistemas ambientales".

Indicó que los estudios ambientales y sociales continuarán profundizándose, pues el criterio es proteger de manera integral los recursos naturales. Entre los retos para la viabilidad de la ruta escogida, Vega destacó la presencia de áreas protegidas (reservas, humedales RAMSAR, reservas de biósfera de UNESCO), especies animales en peligro, el corredor biológico mesoamericano, recursos hídricos, el Lago Cocibolca, los territorios indígenas y el reasentamiento involuntario.

De manera específica, la Reserva de Biósfera del Sureste de Nicaragua está integrada por siete áreas protegidas, que son: reservas naturales Cerro Silva y Punta Gorda, reserva Biológica Indio Maíz, refugios de Vida Silvestre Río San Juan y Los Guatuzos, Monumento Nacional Archipiélago de Solentiname, y Monumento Histórico Fortaleza de la Inmaculada Concepción de María.

En este sentido, el empresario chino Wang Jing, dueño del HKND Group, concesionario del Canal interoceánico por Nicaragua, aseguró hoy que esa millonaria obra será ecológica y amigable con el medio ambiente. "Les doy mi palabra de que el canal de Nicaragua será un canal ecológico, amigable al medio ambiente", dijo el empresario chino durante un encuentro en Managua con el presidente nicaragüense, Daniel Ortega.

Población indígena y negra

Dirigentes indígenas de la Costa Caribe de Nicaragua reclamaron al gobierno para que se acate el Convenio 169 de la OIT, así como de la declaración de las Naciones Unidas referente al decenio de los pueblos afrodescendientes, próximas a iniciar en el año 2015.

La comunidad negra de Bluefields, organizada en diferentes expresiones cívicas tales como Black farmers back to the land, la Organización progresista de desarrollo comunal (Oproco), Black farmers back to freedom land, la Organización de los freedom fighters, el gobierno comunal creole de Bluefields y personas naturales del pueblo afrodescendiente de Bluefields, exigió, entre otro, que se respete la titulación del territorio del pueblo afrodescendiente de Bluefields, en el marco de la ley 445.

Las autoridades indígenas y afrodescendientes del gobierno territorial Rama y Kriol (GTR-K), del gobierno comunal Creole de Bluefields, del Consejo de Ancianos de la comunidad indígena Mískitu de Tasbapounie y de la comunidad afrodescendiente de Monkey Point, en la Región Autónoma Atlántico Sur (RAAS), se declararon preocupados por los anuncios sobre la ruta del Canal Interoceánico

Sostienen que al planificar realizar un puerto de aguas profundas en la comunidad Rama de Bankukuk/Punta de Águila, donde se encuentra el reducto principal de los hablantes del idioma Rama, y al atravesar, con esa ruta, parte del territorio Rama y Kriol y el de la comunidad Negra, Creole, Indígena de Bluefields, se afectarían ambos territorios de manera directa, aunque el impacto general será en toda la RAAS.

Preocupación fue también la que expresó el Centro Humboldt, advirtiendo que la falta de los estudios ambientales necesarios previos al inicio de la construcción del megaproyecto, podría provocar un deterioro ambiental  con daños irreversibles. En esta ocasión, el organismo no gubernamental presentó estudios independientes sobre el megaproyecto.

“Nosotros demandamos la presentación de los estudios técnicos completos para que, junto a la convocatoria que hagamos a otros profesionales de alta calidad técnica del país, podamos hacer una revisión minuciosa del estudio y dar a conocer nuestra valoración como grupo de profesionales independientes”, expresó Víctor Campos, director del Centro Humboldt.

“Nosotros no estamos en contra de este proyecto", especificó Campos, "lo que estamos es advirtiendo de los riesgos y las cosas que pueden dañar de manera irreversible nuestras condiciones ambientales”, indicó.

En este sentido, el gobierno ya anunció que, en los próximos meses, empezará un proceso de consultas con los diferentes sectores de la sociedad sobre la viabilidad económica y beneficios sociales de esta obra.

Los ambientalistas esperan poder incidir de manera real en dicho proceso. “Se anunciaron las consultas, pero consideramos que éstas no deben ser reuniones informativas, sino procesos de consulta legítimos, donde haya la posibilidad de entrar en diálogo con los personeros que van a presentar el estudio y que sean capaces de recoger los aportes que se hagan”, concluyó Campos.

Por su lado, el ambientalista Kamilo Lara llamó a los detractores del canal interoceánico a no prejuzgar y esperar los resultados finales de los estudios de factibilidad, antes de criticar. "No se debe ser atrevido en hacer afirmaciones con datos desactualizados o desfasados. Están hablando del Lago (Cocibolca) de 1950 y no estamos hablando de las condiciones dramáticas en que está el lago y deberíamos estar contentos de que hay una forma de poderlo restaurar y de eso es lo que se trata”. 

Lara enfatizó en que la construcción del canal interoceánico va a restaurar las cuencas hidrográficas y rescatará el Lago Cocobolca.