miércoles, 21 de enero de 2015

República Dominicana: Los trabajadores no son gallinas

Foto Rel-UITA
Pollo Cibao no logra impedir que el Sindicato crezca a pesar de la persecución antisindical

Por Gerardo Iglesias | Rel-UITA

Santos Sánchez es secretario nacional de organización de la Confederación Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD) y vicepresidente de Fenatrazona. Con él dialogó La Rel para conocer la situación del Sitrapollo, organización sindical que surgió en 2012 al amparo de la Secretaría Regional y de la CNTD para hacer frente a las pésimas condiciones laborales en la Corporación Avícola y Ganadera Jarabacoa (Pollo Cibao).

-¿Qué ha pasado con el Sindicato de Pollo Cibao?
-A pesar de que Pollo Cibao es una empresa con una historia marcadamente antisindical, que ha despedido a cientos de trabajadores por el solo hecho de conformar un sindicato, se ha logrado captar a un buen número de trabajadores a la organización.

Actualmente, el Sindicato ha alcanzado el número de afiliados que establece la legislación laboral dominicana como para presentar un convenio colectivo.

Si bien la empresa ya fue notificada acerca del anteproyecto de pacto colectivo, hasta el momento no hubo respuesta al Sindicato, a pesar de que éste ha solicitado de manera formal una reunión para comenzar a negociar.

Ante esta ausencia de respuestas el Sindicato ha solicitado la intervención del Ministerio de Trabajo. Nuestra intención no es crear conflicto y sí defender el derecho a la libre asociación y a la negociación colectiva.

Creo que la organización sindical es el instrumento principal para lograr una mejor distribución de los ingresos, más aún en un país en el que menos del 10 por ciento de la población detenta más del 90 por ciento del PIB.

En el sector avícola, como esta empresa es la principal y mayor productora de pollo del país maneja el mercado según sus propios intereses y siempre en detrimento del trabajador y su salario.

-¿El trabajo realizado conjuntamente entre la CNTD y la Rel-UITA dio sus frutos?
-Sin dudas, pues de los 100 afiliados que iniciaron el proceso de formación del Sindicato pasamos a tener 900, a pesar de las campañas de intimidaciones de la empresa contra todo aquel que se acercara a un dirigente sindical.

Cabe recordar que ante esta situación realizamos plantones y piquetes frente a la planta con el apoyo de la Rel-UITA y varias de sus afiliadas aquí en República Dominicana y también de la Central, lo que fue fundamental para que el Sindicato haya llegado a lo que es actualmente.

La campaña internacional impulsada por la Rel-UITA a través de sus plataformas web fue en gran medida la responsable de que el Sindicato se estabilizara y llegara a captar tantos afiliados en un contexto completamente desfavorable a la actividad sindical.

Pollo Cibao es una empresa muy poderosa en República Dominicana. No es sencillo formar un sindicato en una compañía de estas características, acostumbrada a comprar favores y a no respetar a sus trabajadores.

-Que haya 900 afiliados al Sindicato habla de la necesidad de los trabajadores de formar parte de una organización, y también de luchar por cambiar las condiciones laborales y salariales.

-¡Por supuesto! Las condiciones en esta empresa son como mínimo deprimentes, si hablamos sólo de lo económico.

Si le sumamos las condiciones de salud y seguridad, la falta de un ambiente adecuado para desarrollar la tarea, la situación es deplorable.

La empresa no proporciona las mínimas condiciones de salubridad para los trabajadores de la planta industrial y en los criaderos la situación se agrava bastante más.

Esta es una de las principales reivindicaciones del Sindicato, y los trabajadores vienen sumándose a pesar de que la empresa les ofrece de todo para que se desvinculen de la actividad sindical.

Pero los trabajadores son conscientes de que el Sindicato es la única forma que tienen de defender sus derechos y mejorar sus condiciones de vida.

Fuente: Rel-UITA