miércoles, 24 de junio de 2015

Honduras: Mandatario rechaza la CICIH y anuncia diálogo social sin condiciones

Por Sandra Maribel Sánchez

Con cuatro huelguistas de hambre en un punto cercano a la Casa Presidencial, que la mantiene rodeada de vallas metálicas que impiden la libre circulación por la zona, y flanqueado por los miembros del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, el gobernante Juan Orlando Hernández anunció la noche de ayer, en cadena nacional de radio y televisión, la creación de un Sistema integral hondureño de combate a la impunidad y la corrupción.

La propuesta luce más cercana a una propuesta de las organizaciones no gubernamentales que conforman la Alianza por la Paz y la Justicia de conformar una Comisión Ciudadana Contra la Corrupción en Honduras (CCCCH), y bastante distante de la demanda de que se constituya de una Comisión Internacional contra la Impunidad en Honduras (CICIH), planteada por la ciudadanía que participa masivamente en las "Marchas de la Antorchas" que se realizan por todo el país.

Según Hernández el Sistema funcionaría a partir de cinco componentes fundamentales:

Primero: Una unidad de supervisión y apoyo al Ministerio Público contra la impunidad y la corrupción, la cual estaría integrada por fiscales hondureños e internacionales de reconocido prestigio y comprobada experiencia para el acompañamiento técnico y científico.

Segundo: Una unidad de supervisión y apoyo al Consejo de la Judicatura y la Inspectoría de Tribunales contra la corrupción y la impunidad, integrada por juristas hondureños y jueces internacionales de reconocido prestigio y comprobada experiencia para el acompañamiento técnico y científico.

Tercero: Una unidad especial para la seguridad de jueces, fiscales, sus familias e instalaciones, bajo la responsabilidad del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad.

Cuarto: Un Observatorio del Sistema de Justicia, integrado por organizaciones académicas y de la sociedad civil que se guíe por una matriz de evaluación permanente del sistema de justicia.

Quinto: Un sistema de integridad empresarial regido por los principios de transparencia e integridad internacionalmente aceptados y con el marco legal apropiado para su implementación.

El gobernante propuso también lo que denominó un "diálogo social sin condiciones de ninguna naturaleza" e invitó a participar a los distintos sectores de la sociedad hondureña "para que aporten las ideas e iniciativas necesarias para la construcción de un consenso". Anunció su inicio inmediato y dijo que se hará acompañar de los presidentes de los otros poderes del Estado y del Fiscal General de la República.