martes, 23 de junio de 2015

Carlos Fonseca, luz y verdad de la Revolución Sandinista

CCC
Por Radio La Primerísima

El Comandante Carlos Fonseca Amador es el intelectual, el estudioso de la historia, el antiimperialista, el guerrillero, el marxista, el socialista, pero sobre todo es el hombre que durante su vida estuvo profundamente comprometido por las causa de los más pobres y por la libertad de Nicaragua.

Lo anterior es parte de la descripción o retrato que hicieran del Comandante Carlos Fonseca Amador, tres estudiosos de su vida, de su pensamiento y de su profundo legado que perdura en el tiempo para las nuevas generaciones.

A 79 años de su natalicio, ese pensamiento de Carlos, uno de los grandes creadores, junto al comandante Silvio Mayorga y de Tomás Borge, del programa histórico del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), sigue vigente, alumbrando a las actuales y nuevas generaciones de nicaragüenses, en eso coinciden el escritor e historiador Jesús Miguel (Chuno) Blandón, el ex diplomático e historiador Aldo Díaz Lacayo y Carlos Fonseca Terán, su hijo.

Cada uno tiene un vínculo especial con el Comandante Carlos Fonseca, le conocieron en persona, pero también han estudiado la vida y su legado.

Chuno Blandón, recuerda a Carlos como el más intelectual de su generación, un hombre que siendo niño vendió melcochas y cajetas por las calles de Matagalpa, y lo que ganaba se lo entregaba a su madre Agustina Fonseca Úbeda.

“Carlos Fonseca, como yo lo conocí”, escribió Chuno Blandón hace un par de años, en donde detalla cronológicamente el origen del niño, del joven y del hombre que fue Carlos Fonseca Amador.

“En primer lugar hay que comprender que Carlos era un intelectual, un estudioso de la historia y de la literatura, entra a la lucha armada por una necesidad patriótica, se convierte en militar; sin embargo lo más importante de Carlos es su pensamiento anti imperialista, su pensamiento socialista que preconizaba transformaciones profundas dentro del sistema nicaragüense, porque él tenia una predilección, una inclinación por favorecer a las clases desposeídas”, expresó Chuno.

Chuno reseña que las nuevas generaciones deben de comprender que Carlos, vivió en una época en que el imperialismo norteamericano dominaba en todo América Latina y sobre todo en Nicaragua y Centroamérica “por eso su lucha fue para independizar a Nicaragua, volverla un país autónomo a como lo es en la actualidad, en un país independiente que pudiera trazar su propio destino de acuerdo a un pensamiento progresista y marxista”.

¿Pero el pensamiento de Carlos coincidía con su actuar?, preguntamos a Chuno, que respondió que entre la ética y moral del Comandante Carlos, había unidad y coherencia con sus acciones.

“Era un hombre honesto a toda prueba y sobre todo de una moralidad limpia, un hombre que se entregó desde un principio en la lucha por la Revolución, que no albergó en su corazón sentimientos o intereses personales, sino sobre todo un amor por la causa del pueblo, por la gente pobre”.

“Carlos siempre en los estudios fue primero, el más entregado, el más inteligente. Carlos pudo haber tenido al mundo en sus manos si hubiera querido, pero él quiso entregarse precisamente porque tuvo esa capacidad y la capacidad mayor de Carlos, es aplicar el marxismo a las circunstancias de Nicaragua, estudiar la realidad dialécticamente, la realidad nicaragüense y comprender el verdadero marxista en Nicaragua tiene que ser Sandino”, reseñó Chuno.

Nuevas generaciones deben conocer el legado de Carlos

Aldo Díaz Lacayo, indica que en las actuales circunstancias que vive la Revolución Sandinista, es imperioso que la juventud o las nuevas generaciones conozcan al guerrillero, al intelectual, al marxista que fue Carlos.

Señala que en Nicaragua se han dado cinco generaciones históricas en los últimos años, la primera inicia en los años 60 y que fue la que dirige el triunfo en 1979. Otra que arranca después del triunfo y participa de manera activa en la Revolución Sandinista. Estas cierran su ciclo en 1990 cuando se da la derrota del FSLN en las elecciones generales. A partir de ese año, inician otras generaciones hasta en la actualidad, dice Díaz, que agrega que entre la generación que inicia en 1990 y hasta en el 2007 se sabe muy poco de Carlos Fonseca Amador, de la Revolución y de sus líderes, por tanto ese pensamiento debe ser dado a conocer en los medios sandinistas.

Lo describe como un hombre estudioso al “extremo” que entre los 14 y 15 comenzó a estudiar sobre la Revolución universal.

“Esa es su más gran virtud, un hombre estudioso hasta quemarse las pestañas. Una segunda virtud, es que fue un hombre recto, firme, decidido. Y la tercera, es que se dio cuenta que él solo era imposible, tenía que formar algo, una célula primero hasta llegar a la formación del partido. Y una cuarta es que era un hombre honesto, honrado a carta cabal”.

Fue a partir de 1959, que Carlos comienza su trabajo de hormiga hasta llegar al triunfo de la Revolución, que aunque no lo vio “pero quienes eran sus segundos lo vieron, lo vivieron, lo disfrutaron y se lo dedicaron y fue declarado Héroe Nacional”

El programa histórico del FSLN es cumplido

Carlos Fonseca Terán, hijo del Comandante Carlos, sostiene que en la primera etapa de la Revolución, la dirigencia del FSLN

Dirigida por el Comandante Daniel, empezó a cumplir ese programa histórico, pero dado la guerra de agresión de Estados Unidos no fue completado y es ahora es que se empieza a hacer realidad.

“El FSLN siempre desde el poder ha promovido el programa histórico del Frente Sandinista y ha adecuado el programa histórico actualizándolo conforme a la realidad en la que estamos actuando, así fue en la década de los 80 y en la actualidad”, dice Fonseca Terán.

En este programa histórico jugó un papel fundamental el comandante Carlos Fonseca, ya que planteó las principales reivindicaciones históricas desde el punto de vista social, político, económico, cultural del pueblo nicaragüense, es decir donde se plasma la lucha para erradicar la pobreza, la desigualdad social, la explotación, la lucha para que la economía sea gestionada y controlada por los sectores populares.

Fonseca Terán afirma con total seguridad que este programa histórico, se ve reflejado en gran parte la lucha de su padre, sobre todo porque se trabaja en ese cambio de sistema expresado en el acceso de los sectores populares a la economía, a través de los diferentes programas de titulación de propiedades, de acceso al crédito, la reforma agraria de los 80 y que permite avanzar en los programas sociales.

“Esto está basado en los principios fundamentales promovidos por Carlos Fonseca, basado en el pensamiento del General Augusto C. Sandino y en el instrumento científico revolucionario que el FSLN siempre ha utilizado para comprender la realidad que debe transformar de manera revolucionario y en base a esos principios que nos legara Sandino y que Carlos Fonseca logró plasmar en ese programa del FSLN que está siendo cumplido por el gobierno presidido por el Comandante Daniel Ortega”, puntualizó Fonseca Terán.

Chuno Blandón, Aldo Díaz Lacayo y Carlos Fonseca Terán, indicaron que se deben seguir realizando los esfuerzos necesarios que permitan que las actuales generaciones conozcan la historia de Nicaragua, pero sobre todo la historia revolucionaria, la historia del Comandante Carlos Fonseca Amador y de sus actuales dirigentes.

“Hay esfuerzos grandes en esa dirección, pero todavía considero que necesitamos perfeccionar los mecanismos que tenemos para lograr el objetivo que tenemos para que los jóvenes conozcan el legado de quienes entregaron su vida a la felicidad del pueblo nicaragüense”, concluyó Fonseca Terán.