martes, 13 de octubre de 2015

Costa Rica: Amenazan a ecologista de San Carlos

Por FECON

El presidente de la organización ambientalista, Asociación Norte por la Vida (UNOVIDA), Otto Méndez, fue a una reunión comunal y salió con la amenaza de quemarle su carro. Lo ocurrido fue al calor de una reunión convocada por COOPELESCA sobre un Proyecto Hidroeléctrico (PH) en la Tigra de San Carlos, donde asistieron algunos habitantes del asentamiento El Futuro de La Tigra.

Otto Méndez asistió para informarse sobre el proyecto hidroeléctrico "El Futuro", archivado meses atrás por SETENA y "resucitado" por COOPELESCA como proyecto “La Unión.” El proyecto fue rechazado por UNOVIDA y por más de 700 firmas de vecinos y vecinas de las comunidades vecinas que fueron presentadas a SETENA.

Méndez propuso en la reunión a Omar Miranda, gerente general de la Cooperativa de Electrificación de San Carlos, un debate sobre promesas de empleos y beneficios de dicho proyecto que, COOPELESCA ha anunciado en una comunidad con muchas necesidades, entonces, las  personas asistentes empezaron a insultar a Méndez, actitud que fue consentida por Miranda. Finalmente vino la amenaza de parte de uno de los asistentes a la reunión.

Esta sería la tercera vez que distintos proyectos e intereses provocan una amenaza de muerte o de quemarle sus propiedades (Ver más). Por lo cual, FECON solicita la solidaridad de las personas, comunidades y de las organizaciones nacionales e internacionales.

Desde FECON, señalamos como responsable a COOPELESCA por los eventuales daños que pudieran sufrir la vida y los bienes de Méndez o su familia, considerando la actitud que, pareciera, de complacencia frente a la estigmatización y las agresiones verbales sufridas por el ecologista. Consideramos una vergüenza que una empresa que se supone es de carácter social y lleva la bandera de la economía solidaria, tenga un comportamiento típico de "trasnacional" al avalar la intolerancia y la violencia ante quienes piensan diferente, y se oponen a un proyecto determinado, haciendo uso de sus derechos ciudadanos.

Sobre este proyecto hubo una denuncia del diputado Edgardo Araya (ver más) y personas de la comunidad, por la tala de árboles, la preparación de un camino y la afectación de zona protegida del Río La Tigra sin contar con la viabilidad ambiental de SETENA, misma que finalmente se le denegó a la Cooperativa por un incumplimiento de plazos (ver resolución).

Las comunidades de la Tigra, San Pedro, Las Palmas, Valle Azul y El Progreso, La Lucha y Chachagua están opuestas a que se represe el único río La Tigra junto con Río Chachagua sin represas en una región con más de 30 proyectos hidroeléctricos y con el proyecto hidroeléctrico Arenal sufrió el trasvase de más de 40 ríos del Caribe al Pacífico. 

UNOVIDA, la asociación a la que representa Méndez, nació hace 12 años con el propósito de mejorar la calidad de vida de los habitantes de la Zona Norte, y fue clave en su existencia para detener la minería metálica de oro a cielo abierto química en Crucitas, por esta causa dos de sus miembros, el periodista Marco Tulio Araya (2005) y el abogado Edgardo Araya (2011) fueron demandados por la empresa minera. UNOVIDA fue también demandada por las denuncias hechas ante caso de contaminación a un río provocada por un hotel de la zona.

La estigmatización, amenazas, actos de violencia y asesinatos de ecologistas no son hechos aislados, son más de 76 tipos de agresiones contra defensores del ambiente en los últimas décadas, de las cuales ya hace mención la prensa extranjera  (The Guardian, 19-03-2015). Estos casos incluyen 20 casos de demandas individuales y 7 demandas colectivas de más de 36 activistas locales que defendían el ambiente y derechos comunitarios. 

Además de formas de persecución y amenazas documentadas que incluyen al menos: 12 atentados o ataques directos, 10 incendios a casas o locales, 16 casos de amenazas de muerte. Toda esta violencia ha culminado en los asesinatos de Jairo Mora, Antonio Zúñiga, Olof Wessberg, Oscar Quirós, Jorge Aguilar, Óscar Fallas, Jaime Bustamante, María del Mar Cordero, David Maradiaga, Kimberley Blackwell y Diego Armando Saborío, defensores y defensoras del ambiente que se perpetraron entre 1975 y 2014, y la mayoría de los cuales, aún se mantiene en la impunidad.