viernes, 2 de octubre de 2015

Camarera de piso denuncia represalias por declaraciones en una entrevista

ALBA SUD
Sancionada por abrir la boca

Por Ernest Cañada | ALBA SUD/Rel-UITA


Antonia Barrera, trabajadora del Hotel Don Juan en Lloret de Mar, denuncia haber sido suspendida de empleo y sueldo por 15 días como castigo por una entrevista publicada por Alba Sud y en la Rel-UITA.

El  25 de setiembre Antonia Barrera, camarera de piso en el Hotel Don Juan de Lloret de Mar desde hace más de 25 años, denunció en una carta pública a través del grupo de Facebook Las Kellys la sanción que le había impuesto la empresa por unas declaraciones en una entrevista concedida a Alba Sud y a la Rel-UITA.

En ella describía sus condiciones laborales y las del sector hotelero en España, sin especificar el hotel en el que trabajaba.

Tras la entrevista, publicada el 24 de junio (puede descargarse haciendo clic aquí), y también en la página de la Rel-UITA, la empresa le abrió un expediente disciplinario que ahora hace efectivo por considerar “inaceptables” sus declaraciones.

“Me parece muy triste lo que me está ocurriendo, e increíble, porque yo lo único que he hecho ha sido defender mis derechos”, comentó Toñi, que también es delegada sindical por CCOO.

“Está claro que las empresas nos quieren quitar del medio”, añadió.

Prohibido protestar
Prohibido el pataleo


Parte de los problemas de Toñi en su empresa se agudizaron desde que fue elegida delegada sindical y empezó a cuestionar diversas cuestiones que no se estaban haciendo correctamente en el hotel.

Y este era uno de los aspectos que señaló en la entrevista que le realizamos en junio, una más de las que hicimos en el marco de la Campaña Mundial de la UITA por la Dignificación del Trabajo de las Camareras, y en España por sus afiliadas, CCOO y UGT, para mejorar las deplorables condiciones laborales en este sector.

Eulalia Corralero, camarera de piso también en Lloret, creadora y dinamizadora de Las Kellys y también delegada sindical de CCOO, juzga “lamentable” que en la época actual “se sancione a una compañera por expresar en voz alta lo que todas las trabajadoras de habitaciones expresamos en voz baja. Creo que Toñi se merece el máximo apoyo incondicional”.

CCOO ha reaccionado rápidamente a través de Gonzalo Fuentes, secretario institucional de su Federación Estatal de Servicios.

“El único motivo de la sanción contra la compañera Toñi Barrera es rebelarse contra las excesivas cargas de trabajo que sufren las 96.000 camareras que trabajan en los hoteles españoles y que tan valientemente ha denunciado públicamente”, dijo Fuentes a Alba Sud.

“Desde CCOO vamos a poner en marcha todos los mecanismos jurídicos y sindicales hasta conseguir que se retire la sanción y no vamos a permitir que las empresas coarten la libertad de expresión utilizando la represión sindical a las trabajadoras por defender unas condiciones dignas de trabajo”.

La denuncia pública de Antonia María Barrera


Por este medio quiero hacer constar la situación de represalias que estoy viviendo en el Hotel Blanco Don Juan en Lloret de Mar, en el que trabajo como camarera de piso desde hace más de 25 años y en el que soy delegada sindical por CCOO, por el simple hecho de defender mis derechos.

El 3 de abril de 2015 recibí un aviso de expediente disciplinario por considerar la empresa que había "podido incurrir en unas faltas laborales graves", por el hecho de habiendo terminado mi jornada laboral no aceptar quedarme más tiempo para terminar el número de habitaciones asignada por la empresa. Finalmente la sanción anunciada fue retirada.

Posteriormente, el 24 de junio de 2015 concedí una entrevista a Ernest Cañada, del centro de investigación Alba Sud, elaborada en el marco de la campaña sindical internacional promovida por la UITA, y en España CCOO y UGT.

En esa entrevista, ampliamente divulgada a través de las redes sociales, conté la situación laboral que estamos viviendo las camareras de piso en Lloret de Mar y en el resto de España. Hablé de la sobrecarga de trabajo a la que estamos sometidas, los abusos que padecemos y cómo las empresas tratan de evitar que nos organicemos sindicalmente para defender nuestros derechos. Y en particular de los problemas que había tenido yo desde que era delegada sindical. En ningún momento cité el hotel concreto en el que yo estaba trabajando.

A raíz de la divulgación de la entrevista, como otras tantas que se han hecho en la campaña, el 3 de julio la empresa me mandó un aviso de nuevo expediente disciplinario por considerar inaceptables mis declaraciones. El 10 de agosto me comunicaron una sanción de suspensión de empleo y sueldo por 15 días, sin especificar fecha de inicio.

Sin embargo, y a pesar de las gestiones que hicieron mis compañeros de CCOO y el abogado del sindicato para que esta sanción fuera retirada, hoy 25 de septiembre, al terminar prácticamente ya la temporada de verano, he recibido una notificación de la dirección de la empresa en la que se me indica que empiece el período de suspensión de empleo y sueldo establecido el próximo 28 de septiembre y hasta el 13 de octubre de 2015.

Esta situación me parece absolutamente injusta y desproporcionada y en el fondo lo único que pretende es que trabajadoras como yo, que hablamos y demandamos nuestros derechos, sean apartadas. Pero no me van a callar. No nos van a callar.

Por favor, circulad esta carta para que todo el mundo se entere de los abusos que se están cometiendo en el sector hotelero de España con sus trabajadoras.