martes, 11 de agosto de 2015

Panamá: SITRAIBANA paraliza fincas bananeras por violación del convenio colectivo

Foto Esteban Binns
Se busca mediación del Ministerio del Trabajo para resolver conflicto

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA

Más de 4 mil trabajadores afiliados al Sindicato de Trabajadores de la Industria del Banano y Agropecuaria y Empresas Afines (SITRAIBANA) se sumaron el pasado sábado 8 de agosto a un paro de labores, que paralizó la totalidad de las fincas bananeras de Bocas Fruit Company, en Changuinola, Bocas del Toro.

En enero pasado, Bocas Fruit Company decidió de manera unilateral trasladar a los trabajadores de la finca 12 a una nueva planta empacadora, donde hay modalidades diferentes de trabajo que no están contempladas en el Convenio Colectivo.

Esta decisión generó la protesta de los trabajadores, que paralizaron por cinco días la finca bananera, hasta lograr que la empresa diera marcha atrás y los regresara a su antiguo centro de trabajo.

Siete meses después, Bocas Fruit Company, ex propiedad de la transnacional bananera Chiquita Brands, recientemente adquirida por el consorcio brasileño Cutrale-Safra por 1.300 millones de dólares, volvió a la carga.

“El 29 de julio pasado, nos reunimos con el Ministerio de Vivienda y la empresa para definir un plan de construcción de viviendas para los trabajadores.

Esta situación fue aprovechada por Eliseo Obando, gerente de relaciones laborales de Chiquita, quien convenció  a un grupo de trabajadores de la planta empacadora a pasarse a la nueva instalación”, denunció Abel Becker, secretario general del SITRAIBANA.
   
El directivo sindical explicó que Obando los convenció prometiéndoles que el terreno donde actualmente surge la empacadora sería usado para construir nuevas viviendas para ellos.

“El resto de trabajadores reaccionaron de inmediato y paralizaron la finca 12. El sábado 8 de agosto todos los demás trabajadores afiliados al SITRAIBANA se sumaron al paro de labores”, dijo Becker.

La mala fe de Chiquita
Violación del Convenio Colectivo


El dirigente bananero denunció que Chiquita no sólo estaría actuando de mala fe, sino que habría comenzado una campaña para desacreditar a la organización sindical  y para que los trabajadores desistan de su protesta.

“Los trabajadores están siendo acosados y chantajeados por los administradores de la empresa en Bocas del Toro. Denunciamos con fuerza la injerencia de Chiquita en los asuntos internos de nuestra organización y sus intentos para dividirnos”, acusó Becker.

En los próximos días, las partes continuarán reuniéndose con la mediación del Ministerio del Trabajo para buscar una salida negociada a la crisis.

Fuente: Rel-UITA