domingo, 30 de marzo de 2014

Militares dan persecución a hijo de líder campesino en el Bajo Aguan

Por MUCA

Con el rostro cubierto con gorros pasamontañas color negro,  elementos del ejército dieron persecución a José David Ramírez de 26 años hijo de Raúl Ramírez miembro y tesorero del Movimiento Unificado Campesino del Aguan (MUCA), entre la comunidad de Ceibita y Cayo Campo del municipio de Tocoa, departamento de Colon.

El hecho ocurrió a las 6:30 de la tarde después que José Ramírez  regresaba de visitar a su abuela en la comunidad la Lempira, se detuvo a conversar con unos amigos en la afuera de una vivienda de la misma comunidad,  cuando elementos del ejército  se bajaron de una patrulla amenazando a los tres jóvenes. Minutos más tarde un  elemento militar disparo su arma  en contra de Ramírez a quien no logro herirle ya que el joven salió corriendo para  internarse en la finca del asentamiento campesino la Lempira.

Al no lograr el objetivo al menos 12 elementos del ejército con pasamontañas  que se transportaban a bordo de una patrulla de la Policía Nacional  y cuatro motocicletas se sumaron a la persecución. Luego subieron a uno de sus amigos que le apodan “MEL” a la patrulla para que les llevara a la casa donde habita el José Ramírez, pero al llegar al lugar la casa se encontraba cerrad, en donde  procedieron a derribar la puerta a patadas, sin encontrar a ninguna persona en el interior.

Por su parte Raúl Ramírez, padre del joven José Ramírez, dijo que hace varios meses se habían  cambiado de domicilio y  condena las nuevas estrategias de persecución y asesinato  que están utilizando en contra de hijos de campesinos, con el objetivo para callar y amedrentar a los líderes campesinos de las diferentes organizaciones en la región.

El viernes 28 de marzo  en horas de la mañana las organizaciones campesinas de la zona se reunieron con el representante de la Dirección General de Investigación Criminal  (DGIC), Alemán, el abogado de la Policía Nacional Arnulfo Vegas y el jefe de transito Carlos Rojas, quienes plantearon un acercamiento para la búsqueda de una solución a la problemática del Aguan. Mientras la policía se reúne con las organizaciones campesinas de la región el ejército continuo la cacería de líderes campesinos e hijos de líderes.

Las organizaciones campesinas del Bajo Aguan alertan a las organizaciones nacionales e internacionales defensoras y defensores de derechos humanos a que se mantengan vigilantes por la vida y la seguridad de líderes campesinos e hijos.