jueves, 21 de junio de 2012

Nicaragua: Condenados militares acusados de espionaje

Por Radio La Primerísima

Dos ex miembros del Ejército de Nicaragua acusados de "espionaje y desobediencia" fueron condenados a prisión y dados de baja "deshonrosa" este miércoles por un tribunal militar, informó la institución castrense.

Una nota oficial señala que el ex capitán Leónidas Rubén Castillo Ruíz y el ex teniente Amaru Vicente Álvarez Granera, fueron condenados a 17 años y seis meses de cárcel, durante una audiencia llevada a cabo en las instalaciones del complejo militar "David y René Tejada".

Señala en una nota de prensa, que ambos ex militares fueron juzgados por la autoría de la comisión del delito militar de revelación de Secreto Militar en concurso con el delito militar de Espionaje Militar.

Ambos serán referidos a pena corporal y la cumplirán en el Sistema Penitenciario Nacional de conformidad con la ley hasta el 13 de diciembre del 2029.

La nota de prensa del Ejército dice:

La Dirección de Relaciones Públicas y Exteriores del Ejército de Nicaragua informa a la ciudadanía en general lo siguiente.

En cumplimiento a lo establecido en el Código Penal Militar y observando las normas del debido proceso, este miércoles veinte de junio del año dos mil doce, a las tres y quince minutos de la tarde, en la Sala de Audiencia y de Juicio de la Auditoría General del Ejército de Nicaragua, ubicada en el Complejo Militar Teniente "David y René Tejada Peralta", se realizó audiencia de lectura de sentencia en relación a la causa No.19/2012, mediante la cual se condenó al Capitán Leónidas Rubén Castillo Ruiz, a la pena principal de diecisiete años y seis meses de prisión, por la autoría de la comisión del delito militar de revelación de Secreto Militar en concurso con los delitos militares de Espionaje Militar y Desobediencia, pena que extingue el trece de diciembre del año 2029 y la pena accesoria de baja deshonrosa.

Igualmente a las cuatro y treinta minutos de la tarde, se realizó audiencia de lectura de sentencia en relación a la causa No.20/2012, mediante la cual se condenó al Teniente Amaru Vicente Álvarez Granera, a la pena principal de diecisiete años y seis meses de prisión, por la autoría de la comisión del delito militar de revelación de Secreto Militar en concurso con el delito militar de Espionaje Militar, pena que extingue el trece de diciembre del año 2029 y la pena accesoria de baja deshonrosa.

Ambos serán referidos a pena corporal y la cumplirán en el Sistema Penitenciario Nacional de conformidad con la ley.

Ejército denunció espionaje

El Jefe del Ejército de Nicaragua, General Julio César Avilés, denunció que las autoridades judiciales tienen bajo custodia para su debido proceso al colombiano Luis Felipe Ríos Castaño, quien es acusado de espionaje en perjuicio del Estado de Nicaragua, filtrando información para los servicios de inteligencia de la República de Colombia.

"Este ciudadano colombiano es confeso que trabaja para los servicios de inteligencia de la República de Colombia. Sabemos que ingresó a finales de 2010 a nuestro país, buscando como establecerse desde esa fecha y realizando sus trabajos en contra de la seguridad de nuestro país durante el 2011", afirmó.

Afirmó que el colombiano hizo esfuerzos por buscar el establecimiento de relaciones y reclutamiento para obtener información calificada como secretos de Estado y secreto militar.

Detalló que según los servicios de Inteligencia del Ejército de Nicaragua, el colombiano se hacía pasar como español, y como fachada fingía trabajar como corresponsal de una revista de temas de seguridad y defensa.

Avilés sostuvo que el año pasado, entre el mes de junio y agosto, el Ejército conoció, por sus servicios de Inteligencia, que el colombiano buscaba concretamente la información a través del acercamiento con determinadas personas.

"Desde entonces creamos de manera permanente un equipo de Inteligencia para el seguimiento, la búsqueda de estos agentes, que teníamos esa información preliminar, y cortar esa actividad. La información que buscaba era planes de defensa nacional, hay que recordar que hay un juicio con Colombia, información de planes de desarrollo del país, y la trascendencia de la cooperación del Ejército de Nicaragua con otras fuerzas armadas", afirmó el alto mando militar.

El general Avilés sostuvo que el Ejército tiene fortalezas en sus servicios de inteligencia, que conocieron de la intencionalidad en la búsqueda de esa información, lo detectaron, lo ubicaron, lo infiltraron y que finalmente el pasado 12 de junio, en coordinación con Migración y Extranjería, fue capturado.

Manifestó que agentes de Migración lo capturaron en el lugar que él había alquilado para habitar en la carretera hacia Masaya.

Sostuvo que también se coordinó con la Fiscalía y Auxilio Judicial para su debido proceso.

El general Julio César Avilés manifestó que igualmente están detenidos dos militares del Ejército de Nicaragua, que dieron información al agente confeso colombiano que le trabaja a los servicios de Inteligencia de la República de Colombia.

Los militares nicaragüenses detenidos son el teniente Marwin Álvarez Granera y el capitán Leonidas Rubén Castillo Ruiz; ambos están siendo procesados bajo el fuero militar y serán sancionados según el Código Militar y las leyes del Fuero Militar, dijo Avilés.

"Quiero reiterar que este sujeto, Luis Felipe Ríos Castaño, colombiano, violentó nuestras leyes. Queremos decir también que tenemos pruebas y conocemos para quién trabaja en Colombia. Queremos reiterar ante la nación nicaragüense y nuestro pueblo que el Ejército de Nicaragua no permitirá que organismos y agentes extranjeros vengan a pretender desestabilizar y atentar contra la seguridad del país", enfatizó Avilés.

El alto mando castrense subrayó que "en el Ejército de Nicaragua no tienen cabida traidores ni delincuentes".

Afirmó que el colombiano Luis Felipe Ríos Castaño deberá, por sus actos ilegales en contra de la nación nicaragüense, recibir todo el peso de las leyes de nuestro país, y por sus declaraciones, por lo que él ya ha confesado y por lo que el Ejército de Nicaragua conoce, implica de manera directa las autoridades colombianas.