viernes, 22 de junio de 2012

Paraguay: Lugo acata decisión golpista de Parlamento

telesur
Agencias/TeleSUR

El presidente legítimo de Paraguay, Fernando Lugo, respetó la decisión tomada este viernes por el Senado de su país y aceptó la destitución de su cargo como mandatario de la República, diciendo que se iba "por la puerta más grande de la patria", que es "la del corazón" de todos sus compatriotas.

El vicepresidente Federico Franco asumió este viernes la Presidencia de Paraguay.

Leer también:

Ante todo su gabinete ministerial y el grupo de abogados de defensa que participaron en un juicio imprevisto contra el presidente, Lugo aseveró que el golpe de Estado no fue solo en su contra, sino en contra de "la historia y la democracia paraguaya".

"Es la historia paraguaya, su democracia, la que ha sido herida profundamente, en la que han sido transgredidos todos los principios de la defensa, de manera cobarde y alevosa y espero que su ejecutores tengan presente la gravedad de sus hechos", expresó.

A su vez agradeció a todo el pueblo y a los que "pusieron el hombro, el tiempo y su valer para consolidar la democracia y el buen vivir en nuestro país".

También dijo que actuando “como siempre en el marco de la ley”, aceptaba la destitución de su cargo y a su vez hacía un llamado para que no se negara el derecho a los ciudadanos de manifestarse ya fueron en favor o en contra de la decisión.

“Que la sangre de los justos no se derrame nunca más por causas de intereses mezquinos en nuestros países (…) Casi cuatro años de ejercer la presidencia, hoy me despido como presidente de la república pero no me despido como ciudadano paraguayo, y he de servir a esta nación allí donde me necesiten, como lo había jurado”, aseveró.

El Mandatario democráticamente electo que asumió el poder tras unas elecciones pacíficas en las que obtuvo más del 40 por ciento de los votos.

Durante el juicio, los abogados de Fernando Lugo pidieron un tiempo prudencial para preparar la defensa del mandatario, pues el proceso penal fue imprevisto, pero el requisito no fue aprobado.

Ante lo que se consideró la violación al debido proceso de defensa,  el diputado Carlos Filizzola -que fue uno de los cuatro votos en contra de la condena a Lugo- calificó el juicio como “un circo que no tiene ni pie ni cabeza”, al que le expresó su más categórico rechazo.
En tanto en las calles de Asunción (capital), centenares de personas que desde este jueves estaban en vigilia expresando su apoyo al mandatario, repudiaron la decisión del Senado y posteriormente fueron agredidos por policías, que emplearon camiones lanza-aguas para dispersarlos.

El mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, aseguró este viernes que ese país no reconocerá como presidente legítimo de Paraguay a Federico Franco, juramentado por el Senado de ese país poco después que de que Fernando Lugo fuera destituído de su cargo.

“Ecuador no reconocerá ningún presidente paraguayo que no sea el presidente legítimamente electo, Fernando Lugo”, reiteró Correa después de que Lugo se convirtiera en el primer jefe de Estado destituído por el Parlamento del país suramericano.

Resaltó la ilegitimidad de los hechos ocurridos entre el jueves y viernes en Paraguay y calificó el juicio político parlamentario como “una patraña con envoltura legalista”.

Asimismo, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, sugirió este viernes expulsar a Paraguay del Mercado Común del Sur (Mercosur) y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), luego de que en ese país se concretara la destitución del presidente Fernando Lugo.


En una conferencia de prensa ofrecida antes de hablar en la sesión de clausura de la Conferencia de Río +20, la mandataria brasilera reiteró que el Mercosur y Unasur son organismos que tienen cláusulas en sus estatutos y que requieren el respeto de las reglas democráticas.


En este sentido, aseguró que para aquellos que no cumplen con "los principios que caracterizan a una democracia", se les debería poner una pena.


“Un país que viola la cláusula de la democracia la sanción es la no participación de los organismos multilaterales. Es decir, la expulsión del Mercosur y Unasur", aseveró Rousseff.