martes, 29 de septiembre de 2015

Evo Morales ratifica en la ONU que el capitalismo ha fracasado y sólo ha aportado a la crisis humanitaria

ABI
Por ABI

El presidente boliviano, Evo Morales, ratificó el lunes por la noche, en su discurso en la Asamblea de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, que el capitalismo ha fracasado y sólo ha aportado a la crisis de la humanidad.

Con muchos argumentos sobre lo inconveniente de ese modelo económico, Morales remarcó que el capitalismo "es un modelo fallido", que "ha fracasado", "que sólo ha aportado a la crisis humanitaria, a la crisis financiera, a la crisis energética y alimenticia".

A su juicio, no puede ser que a 70 años de la creación de la ONU, para buscar la paz después delas guerras mundiales, casi la mitad de los habitantes del planeta vivan con hambre mientras se gastan millones de dólares en las guerras y "para invadir naciones".

Afirmó que los expertos consideran que se requieren al menos 100 mil millones de dólares para combatir el calentamiento global, cuando se gasta muchos más en financiar las guerras, millones de dólares para destruir a la Madre Tierra, en un contrasentido que también dijo es una herencia del capitalismo.


El Presidente indígena fue crítico con la tarea que cumplió hasta la fecha la ONU, por lo que consideró que es "importante hacer una evaluación política, social y ambiental", de esos 70 años de vida.

"Siento que a 70 años no se han cumplido con las metas que eran la paz y la estabilidad en el mundo", sustentó.

En esa línea aseguró que no habrá paz sino hay justicia social, si los gobiernos no atienden las demandas de los movimientos sociales y que confunden a los movimientos sociales "como terroristas", cuando afirmó que esas organizaciones buscan la libertad y la justicia.

"Estamos convencidos que el capitalismo no es la solución para la vida, menos para la humanidad, esa es nuestra profunda diferencia, no decimos la verdad de lo que está pasando en el mundo", complementó.

Explicó que en su país se impulsa la política del "vivir bien" para vivir en solidaridad y en armonía con la Madre Tierra tomando en cuenta que el ser humano no podría vivir sin la naturaleza, mientras la naturaleza podría vivir mejor sin el ser humano.

En esa filosofía del "vivir bien" destacó que es imperativo que los servicios básicos no sean de negocio privado, sino un derecho humano y los recursos naturales jamás deben ser de los extranjeros o de las transnacionales.

Refirió que su país tras nacionalizar los recursos nacionales ha sostenido una economía en constante crecimiento, por encima de muchos países de la región después de que estaba considerada como el último de Sudamérica, casi sin perspectivas.

"No creemos en el capitalismo", sentenció.