miércoles, 27 de noviembre de 2013

EEUU quieren tomar recursos naturales de Brasil y de la región, dice líder de la resistencia hondureña

Foto G. Trucchi | Rel-UITA
Carlos H Reyes ve fraude en las elecciones de Honduras y analiza consecuencias en América Latina

Por Giorgio Trucchi | Opera Mundi

Un día después de que el TSE (Tribunal Supremo Electoral) hondureño considerara "irreversible" la ventaja del candidato oficialista, Juan Orlando Hernández, sobre Xiomara Castro, del partido Libre (Libertad y Refundación), las principales misiones de observación electoral comenzaron a divulgar sus informes preliminares.

En los documentos, representantes de la UE (Unión Europea) y de la OEA (Organización de Estados Americanos)  reconocieron la presencia de varias irregularidades, así como los repetidos casos de "compra de credenciales" y de una campaña electoral muy desigual y nada transparente.

Sin embargo, las misiones ratificaron la aparente transparencia del proceso electoral, ignorando las denuncias y la no aceptación de los resultados de parte del partido Libre y del partido Anticorrupción (PAC). Según los relatores, estos problemas no alteran los datos presentados por los magistrados del TSE.

Paralelamente, varios países de América Latina han comenzado a reconocer a Hernández como el nuevo presidente de Honduras.

La confusión que ha caracterizado el proceso electoral del pasado domingo (24/11), junto con las denuncias presentadas por dos partidos que representan casi la mitad de los votos escrutados, demandan de una reflexión más seria y profunda sobre lo que ha acontecido en Honduras.

Carlos H Reyes, histórico dirigente sindical y miembro de la Conducción del FNRP (Frente Nacional de Resistencia Popular), base social del partido Libre, dijo a Opera Mundi que la prioridad, ahora, es que el partido reaccione de inmediato, con planes muy concretos ante lo que acaba de acontecer.

Según él, el contexto electoral y de país está estrechamente vinculado a los comicios del próximo año en Costa Rica y El Salvador, así como con una "ofensiva neoliberal en el resto de América Latina, que pretende retomar Brasil y volver a implantar la idea fracasada del ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas)".

Opera Mundi: ¿Cuál es su análisis del proceso electoral en Honduras?
Carlos H Reyes: El proceso electoral se ha llevado a cabo en un país donde la falta de valores es notoria, y donde la violación de los derechos humanos y los atentados contra la vida son constantes y reiterados. En un país en donde, cada vez más, se achica el Estado y se entrega más poder a los empresarios privados, en el marco de un golpe de Estado que no ha sido superado y que fue dado para profundizar el modelo neoliberal En este sentido, este proceso ha sido marcado, desde su comienzo, por un fraude anunciado, y el partido Libre ha optado por aceptar las reglas del juego impuestas por estas mismas instituciones desacreditadas. Sería ingenuo pensar que estos sectores iban a entregar el poder político y económico así no más.

OM: ¿Fue una decisión acertada?
CHR: Aquí no se trata de definir si fue "acertada" o "no acertada", sino resaltar el alto nivel de democracia que tuvo el proceso. La decisión de conformar el partido Libre fue tomada en una grande asamblea en la que todos y todas participamos, y la inmensa mayoría votó a favor de la vía político-electoral. Es decir, ya sabíamos que ibamos a jugar con las reglas del juego del enemigo y no podíamos esperar otra cosa más que esto, pero lo que si no me esperaba es que fuera tan descarado!

OM: ¿Qué es lo que viene ahora?
CHR: Tenemos a un hombre y a una mujer que se están declarando ganadores, y hay dos partidos, que suman casi el 50% de los votos, que no reconocen el resultado. Esto deja claro, una vez más, los altos niveles antidemocráticos del país. ¿Qué hay que hacer ahora? ¿Protestas exponiendo el pueblo a la represión? ¿Buscar la vía legal a sabiendas de que las instituciones están totalmente controladas por el propio Partido Nacional? Estamos prácticamente en una situación de indefensión y tenemos que actuar con mucha inteligencia y valor.

Comencemos a presentar todas las pruebas del fraude en todas las instancias internacionales, porque estamos asistiendo a un plan perfectamente orquestado por las fuerzas, nacionales e internacionales, que dieron el golpe, y que quieren que en Honduras ganen solamente los partidos tradicionales.

OM: Una situación sumamente difícil...
CHR: Y va a empeorar. Imagínese que a los pobres les están regalando fogones (cocinas), mientras que los empresarios y las transnacionales reciben todos nuestros recursos naturales, nuestra agua y tierra, inundándonos de maquilas, palma africana y caña de azúcar, tercerizando y precarizando más el empleo, militarizando el país.

Están tratando de ir más allá de lo que el mismo neoliberalismo ha venido promoviendo, con miras al continente latinoamericano. Además, no se trata solamente de una lucha política entre dos partidos, sino de lucha de clase. Hay  una avanzada sin precedentes de estos sectores, que quieren afianzar aún más el golpe de Estado y neutralizar la propuesta de un cambio de modelo.

OM: En febrero del próximo año se desarrollarán elecciones en El Salvador y Costa Rica. La situación que se está perfilando en Honduras podría afectar dichos procesos electorales?
CHR: No me cabe la menor duda - y son maniobras que tienen como propósito desarticular el área centroamericana de América Latina. Su objetivo es atacar el proceso de integración que se está impulsando en el continente, adueñarse de los enormes recursos naturales, con miras especialmente a Brasil, a su biodiversidad, petroleo y gas.

Por esto, tantos presidentes, incluyendo a Lula, lucharon para derrotar el proyecto norteamericano del ALCA, que justamente tenía el propósito de adueñarse de Brasil y del resto de los inmensos recursos naturales de la región.


Fuente: Opera Mundi