lunes, 7 de octubre de 2013

Argentina: Una ola de solidaridad continental para Cristina

AFP
La brasileña Rousseff, el venezolano Maduro y el colombiano Santos enviaron sus buenos deseos, junto a políticos. La Presidenta estuvo en Olivos con su familia y funcionarios. Actos y viajes fueron cancelados.

Por Página 12

La salud de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner tuvo repercusiones en el ámbito político local e internacional. En su primer día de reposo por recomendación médica, recibió el apoyo de los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff; Nicolás Maduro, de Venezuela, y Juan Manuel Santos, de Colombia. Dirigentes del peronismo y de la oposición también enviaron mensajes por la recuperación de la Presidenta, mientras que se define de qué manera se encarará el reposo. “Va a ser similar a lo que ocurrió con la última licencia”, señaló a Página/12 un dirigente kirchnerista de Balcarce 50.


“Mi solidaridad con @CFKArgentina, que está en reposo. Cristina es amiga de Brasil y amiga mía”, escribió en la red social Twitter la presidenta de Brasil, enviando su apoyo a Fernández de Kirchner en su primer día de reposo. Después de conocerse el diagnóstico médico que le recomendó bajar las actividades ejecutivas y de gestión al mínimo indispensable, mandatarios de Sudamérica fueron los primeros en solidarizarse a través de la redes sociales. El venezolano Maduro le deseó una “pronta recuperación” a la jefa de Estado y destacó que el pueblo venezolano realizará una “oración amorosa, para una presidenta del sur que ama a su pueblo. Desde Venezuela, todo nuestro amor y deseo de pronta recuperación. ¡Dios te bendiga y te acompañe siempre!”, sostuvo Maduro en el mensaje. El presidente colombiano, de estrecha relación con los Kirchner desde la intervención del ex presidente Néstor Kirchner como secretario general de la Unasur en el conflicto que mantuvo Santos con el venezolano Hugo Chávez, tuiteó: “Le enviamos a la presidente Cristina Kirchner un saludo afectuoso con nuestros deseos por una pronta recuperación”.

En un sábado tranquilo, la noticia del reposo por un mes para la Presidenta por una “colección subdural crónica” como consecuencia de un golpe en agosto conmovió el ambiente político. La definición acerca de la asunción formal o no del vicepresidente Amado Boudou –volvió de un viaje en Brasil ante el anuncio de la dolencia presidencial– en el Poder Ejecutivo fue uno de los puntos que comenzaron a trascender en los medios, a pesar de que el parte médico leído por el secretario de Comunicación Alfredo Scoccimarro, en ningún momento planteó un reposo absoluto, ni se anunció la puesta en funciones de manera oficial de Boudou, como había sucedido cuando operaron a Fernández de Kirchner de la glándula tiroides en enero del 2012.

Mientras llegan los saludos y los deseos de recuperación, el primer día de reposo la Presidenta lo recibió en la quinta de Olivos junto a su familia y sus colaboradores más cercanos. Con la certeza de que no participará de los viajes que tenía en la agenda para esta semana –actos institucionales en Córdoba, Santa Cruz y Catamarca–, en la Casa Rosada señalaban que “la situación es parecida a la del 2012. La Presidenta va a cumplir con el reposo, pero va a delinear la gestión sin exposición ni presiones innecesarias”. En enero del 2012 Boudou asumió el Ejecutivo durante los veinte días que duró la convalecencia y mantuvo el rumbo político y económico sin estridencias.

“Se van a ir tomando las decisiones que tengan que ver con, preventivamente, cuidar la salud de la Presidenta y no exponerla a ningún tipo de riesgo mayor al que naturalmente ella tiene por la exigencia de ese trabajo”, sostuvo el gobernador bonaerense Daniel Scioli acerca del estado de salud de la mandataria, y agregó que “obviamente en todo momento está cuidando a nuestro país para seguir adelante con todo el trabajo y la agenda de gestión”. El reposo médico presidencial sucede en medio de una campaña electoral de medio término en la que se esperaba cierta presencia para estimular el voto a los candidatos del Frente para la Victoria. Scioli explicó que “sus ideas, su gestión, sus iniciativas, están muy presentes en la propuesta de cada uno de los candidatos, que de hecho de eso se trata, de convocar a un voto a favor de la Argentina, del trabajo y de la producción”.

Desde las filas del oficialismo fueron muchos los dirigentes que enviaron saludos y deseos de pronta recuperación, como el gobernador chaqueño Jorge Capitanich, quien expresó sus “mejores deseos de pronta recuperación para nuestra Presidenta ¡La necesitamos con toda su energía!”. El presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, el senador y candidato por la Ciudad de Buenos Aires para renovar su banca, Daniel Filmus, también enviaron sus saludos, así como el intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, que en su cuenta de Twitter aseguró que “desde #Varela te enviamos todo nuestro amor y un abrazo interminable. El Pueblo siempre a tu lado @CFKArgentina!”.

Dirigentes de todo el arco opositor también mostraron solidaridad con la dolencia de Fernández de Kirchner. El gobernador José Manuel de la Sota se expresó en tal sentido, al igual que el jefe de Gobierno, Mauricio Macri. El diputado del Frente Progresista Cívico y Social Gerardo Milman hizo lo propio, aunque no se privó de insertar su mensaje en la campaña opositora: “Desde la oposición no se deben hacer especulaciones negativas y el oficialismo, acostumbrado a victimizarse de las enfermedades, no repetir su conducta”, dijo el diputado, desentonando con el resto, que optó por mantener el perfil bajo del tema. Como el candidato a senador por Unen, Fernando Pino Solanas, que mostró su solidaridad al publicar que le deseaba “a la presidenta @CFKArgentina una pronta recuperación”, utilizando la formalidad elegida por la mayoría.