viernes, 13 de septiembre de 2013

Nicaragua se unió al clamor mundial por la libertad de los Cinco

Foto G. Trucchi | LINyM
"Un ejemplo más de las múltiples atrocidades cometidas por el imperio genocida" padre Miguel D'Escoto

Por Giorgio Trucchi | LINyM

Este 12 de septiembre, se cumplían 15 años del injusto arresto de los Cinco antiterroristas cubanos. Nicaragua se unió al clamor mundial y exigió su libertad inmediata e incondicional.

- Galería de imágenes

"Se trata de otra de las grandes atrocidades cometidas por el terrorista, asesino y genocida imperio estadounidense. Es una cosa totalmente absurda que los hayan condenados por espionaje. Nunca infiltraron a organizaciones gubernamentales, sino a los terroristas cubano-americanos radicados en Miami, para obtener informaciones y dárselas al gobierno de Estados Unidos", dijo el ex presidente de la Asamblea general de Naciones Unidas, padre Miguel D'Escoto.

Gerardo Hernández (2 cadenas perpetuas más 15 años), Antonio Guerrero (22 años), Ramón Labañino (30 años) y Fernando González (18 años) guardan prisión desde 1998. René González fue liberado en octubre de 2011 después de 13 años de prisión.

El arresto y juicio de Los Cinco quedará para la historia como uno de los más ignominiosos y viles episodios de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba. "El sistema judicial norteamericano fue utilizado abiertamente como un medio para proteger a los terroristas y, en una atmósfera de linchamiento, fuimos llevados frente a un jurado amedrentado", escribieron en una carta abierta Los Cinco en ocasión de este décimo quinto aniversario.

"Crueles condiciones de confinamiento se utilizaron para quebrarnos, y para impedir que preparáramos una defensa adecuada. La mentira se adueñó de la sala. Evidencias fueron adulteradas, dañadas o suprimidas. Las órdenes de la jueza fueron abiertamente burladas", agregaron en su misiva.

Nicaragua solidaria

Respondiendo a la convocatoria de movimientos sociales y sindicales, organizaciones y grupos de solidaridad con Cuba, así como de la juventud nicaragüense organizada, un nutrido grupo de ciudadanos, ciudadanas, activistas y personal diplomático se reconcentró en la Plaza Cuba en Managua, luciendo sus cintas amarillas, símbolo con que el pueblo norteamericano expresa la espera de un ser amado.

"La esperanza es que sean puestos en libertad de inmediato, porque han estado demasiado tiempo presos. Hoy, en más de 100 países en el mundo, se están llevando a cabo actos como ésto, para llegar a sensibilizar la opinión pública norteamericana y evidenciar la hipocresía de Estados Unidos", dijo Eduardo Martínez, embajador de Cuba en Nicaragua, agradeciendo el apoyo incondicional del gobierno y el pueblo nicaragüense.

Por su lado, Fredy Franco, secretario de la coordinadora nicaragüense de solidaridad con Cuba, dijo que el pueblo de Nicaragua "repudia la monumental injusticia cometida contra los Cinco luchadores antiterroristas cubanos" y levanta su voz, movilizándose para exigir su liberación.

"Hagamos saber a todos, en primer lugar a Estados Unidos, que el mundo no sólo espera la libertad de Los Cinco, sino que la exige, y luchará con más fuerza hasta lograr su liberación. Sumemos nuestras voces, junto al pueblo cubano, y al unísono contribuyamos a quebrar el manto de silencio con el cual se confabula la injusticia", dijo Franco.

La juventud de Nicaragua se sumó a este llamado. "El imperio ya no nos puede engañar, porque estamos informados, concientes. El principal papel de la juventud a nivel mundial tiene que ser la búsqueda de la paz, de la justicia social, pregonando la solidaridad con todos los pueblos y denunciando las atrocidades del imperio", dijo Mario Cruz, coordinador departamental de la Juventud Sandinsta '19 de Julio'.

"Los Cinco seguiremos siendo merecedores de este masivo despliegue de cariño; seguiremos siendo dignos hijos del pueblo solidario y generoso que lo protagoniza, y del apoyo de quienes alrededor del mundo se han unido a nuestra causa; seguiremos denunciando esta injusticia que dura ya 15 años y nunca cederemos, ni un ápice, en la ventaja moral que nos ha permitido resistir y aun crecernos mientras soportamos todo el peso de un odio vengativo por parte del gobierno más poderoso del planeta", concluye la carta de Los Cinco.