jueves, 4 de septiembre de 2014

Honduras: Mujeres rurales demandan programa de crédito para combatir crisis en el campo

Por Plataforma Agraria

Bajo el lema “las campesinas merecen todo nuestro crédito” mujeres representantes de organizaciones campesinas, indígenas, garífunas y cooperativistas presentaron el día de hoy ante representantes del Congreso Nacional y la cooperación internacional una propuesta de ley que otorgue acceso al crédito a las mujeres rurales del país, como una propuesta para combatir la pobreza rural que afecta al 65 % de las mujeres que habitan en el campo.

La propuesta presentada al hemiciclo legislativo pide crear el Programa Nacional de Crédito Solidario para la Mujer Rural (CREDIMUJER),  programa que favorezca a las mujeres rurales organizadas con o sin tierra, que facilite el financiamiento para crear proyectos de inversión y de emprendimiento agrícola para las mujeres del campo, así lo expresó Yasmín López vocera de la campaña. “Con la presentación de esta propuesta de ley esperamos que el Congreso Nacional demuestre la buena voluntad para resolver la crisis agraria que afecta a la población campesina, particularmente a nosotras las mujeres que representamos el 50% de la población rural, más de 2 millones de mujeres rurales”, expresó la dirigente campesina.

Edith Villanueva, pequeña productora cafetalera de Marcala señaló que esta propuesta surge del poco apoyo y las dificultades que enfrentan las mujeres para acceder al crédito y recursos productivos en el sector rural. “De los fondos destinados a créditos agrícolas de parte de BANADESA solo el 11% se orienta a mujeres, lo que refleja el escaso apoyo que el Estado nos brinda en igualdad de condiciones para producir alimentos y combatir el hambre”.

Según datos de instituciones como la FAO las mujeres representan el 70% de la mano de obra agrícola, siendo fundamentales para la economía de las zonas rurales de los países en vías de desarrollo, pero al mismo tiempo son las que afrontan más dificultades para acceder a recursos productivos o a créditos.

“Cuando llegamos a los bancos, lo primero que nos piden para obtener préstamos es tener un título de propiedad como hipoteca, título que la mayoría de mujeres no tenemos por no ser dueñas de la tierras y las tasas de interés de los bancos son elevadas y la mayoría de veces impagables, lo cual nos termina sumiendo en el endeudamiento y la pobreza”, menciona Yasmín. Un estudio presentado en marzo de este año por las mismas mujeres evidenció que de los 2 millones de mujeres que habitan en el área rural el 92% no posee títulos de propiedad sobre este importante recurso.

El “Programa de Acceso a Crédito para Mujeres del Área Rural” (CREDIMUJER), facilitaría el acceso a recursos financieros para las mujeres a bajos intereses (entre el 2% y 5%), lo que permitiría a las socias de las organizaciones orientar dichos préstamos al desarrollo de rubros que ellas consideren rentables y con garantía solidaria.

Esta iniciativa ha sido un proceso de construcción participativa de las mujeres rurales y ha contado con el respaldo y apoyo del Espacio de Agencias de Cooperación Internacional (ACI) así como Oxfam y ONU Mujeres y la Comisión de Equidad de Género del Congreso Nacional.

En este sentido, Fabrizio Biondi representante de Oxfam mencionó que “las mujeres son cruciales para poner fin al hambre y la pobreza y al negarles sus derechos y oportunidades negamos también a sus hijos/as y a la sociedad un futuro mejor. Si el Estado garantizara un acceso igualitario a los recursos productivos y al crédito se aumentaría las cosechas de un 20% a un 30% lo que conllevaría un notable crecimiento económico para el país”.

“Hoy hacemos oficial entrega al Congreso Nacional a través de la Comisión de Equidad de Género de esta propuesta que hemos venido apoyando como parlamentarias mediante la cual buscamos atacar uno de los principales problemas que afrontan las mujeres al pedir un crédito por la falta de garantías suficientes. Desde la Comisión de Equidad de Género sabemos que poner recursos en las manos de las mujeres pobres mientras se promueve la igualdad de género en el hogar y en la sociedad arroja grandes beneficios para el desarrollo del país”, apuntó la diputada Yadira Bendaña quien preside dicha comisión.

Las campesinas exigen que para el funcionamiento de dicho programa se asigne un porcentaje de los fondos para la reactivación del agro que ha propuesto el actual gobierno y una proporción de la tasa de seguridad que recauda 150 millones de lempiras mensuales, otra alternativa puede ser asignar fondos de los bienes incautados por la OABI, “porque una ley de crédito sin fondos sería como un campo sin tierra”, sentenciaron las campesinas.