lunes, 27 de junio de 2016

“Mil millas de lucha”: una vida contra las injusticias y a favor de los más desposeídos

Fotos G. Trucchi | Rel-UITA
"Sin memoria histórica no somos nada, no hay futuro". Estreno del largometraje documental sobre la vida del padre Fausto Milla

El pasado 25 de junio, en Santa Rosa de Copán, al oeste de Honduras, se realizó el estreno del largometraje "Mil millas de lucha", un retrato documental del padre Fausto Milla, de su vida, de su denuncia permanente contra las injusticias, de su compromiso a favor de los más desposeídos. La Rel-UITA fue invitada a participar de este importante evento.

VEA GALERÍA DE FOTOS

"Sin memoria histórica no somos nada, no hay futuro", dijo el padre Fausto Milla a La Rel, minutos después de concluir la presentación de la obra ante un público atento y participativo.

De nacionalidad hondureña, Fausto Milla se ordenó como sacerdote con la idea de estar al lado de su pueblo y de los excluidos. El documental relata su compromiso en cada crisis social y política que ha sacudido a Honduras desde los años 50.

Y fue más allá, viviendo y sufriendo en su propia piel la tragedia del pueblo guatemalteco durante el golpe de Estado, orquestado por la CIA, que derrocó al presidente Jacobo Arbenz en 1954, así como las masacres perpetradas por el ejército salvadoreño contra las comunidades campesinas, como la del río Sumpul en 1980.

El padre Fausto Milla siempre denunció públicamente estas tragedias, señalando sin miedo a los responsables intelectuales y a los ejecutores materiales. En más de una ocasión tuvo que salir al exilio.

Fue acusado de subversivo, de ser guerrillero, de almacenar armas para la guerrilla. Ha sido objeto de actos de hostigamiento, vigilancia constante y amenazas de muerte. En 1981 los escuadrones de la muerte hondureños lo secuestraron y lo mantuvieron cautivo por casi una semana.

Tras su regreso del exilio en México, donde amplió sus conocimientos sobre la medicina natural, se dedicó a sanar a la población. Su labor se ha extendido a otras zonas del país, donde atiende consultas y capacita sobre medicina natural y formas saludables de alimentación.

“Este trabajo sobre mi vida me ha emocionado. Además, es un documento muy valioso sobre la importancia de la memoria histórica. Un pueblo sin memoria no tiene identidad, no es un pueblo”, sentenció Fausto Milla.

“Para nadie es un secreto que hay sectores pudientes, tanto en Honduras como en otros países de Centroamérica, que quieren borrar esa memoria, dejando a los pueblos sin identidad y sin futuro. No podemos permitirlo”, agregó el defensor de derechos humanos.

“Sin memoria histórica se cae en la vaciedad de referentes y en la posibilidad de que los proyectos hegemónicos de consumo y de transformación, así como los falsos referentes de una supuesta democracia, se afirmen entre los jóvenes”, dijo Blanca Ochoa, directora del largometraje documental, durante una entrevista realizada el año pasado con La Rel[1].

“Rescatar las imágenes de estas personas maravillosas nos permite reconocernos en ellas, contrarrestando la falsa identidad y la falta de conciencia que quieren imponernos”, agregó la cineasta.

“Este trabajo es un antídoto contra un sistema político y económico que nos enferma. Contra este modelo peleamos con ideas, con la construcción de alternativas, con proyectos de vida”, afirmó Luis Méndez, presidente del Instituto Ecuménico de Servicios a la Comunidad (Inehsco).

Producida y realizada por Kat’s-Film, Inehsco y la Escuela de Formación Política RevolucionArte, “Mil millas de lucha” se enmarca dentro del trabajo de rescate de la memoria histórica y política de luchadoras y luchadores del Movimiento social y popular hondureño.

[1] http://informes.rel-uita.org/index.php/rescate-de-la-memoria/item/en-la-honduras-post-golpe-artistas-crean-proyecto-de-reconstruccion-de-la-memoria-historica