martes, 3 de junio de 2014

El Salvador ya es miembro pleno de Petrocaribe

Comunicaciones FMLN
Presidente Sánchez Cerén destaca importancia de esta decisión para la profundización de los programas económicos-sociales y el desarrollo del país

Por Giorgio Trucchi | LINyM

En su primer acto de carácter internacional, después de tomar posesión de su cargo este domingo 1 de junio, el presidente Salvador Sánchez Cerén inauguró ayer en la capital salvadoreña el 13er Consejo Ministerial de Petrocaribe, al tiempo que solicitó oficialmente el ingreso de El Salvador a este acuerdo de cooperación energética.

El anuncio ya había sido anticipado por el  mismo Sánchez Cerén y por Medardo González, secretario general del izquierdista partido FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional), en los días previos al acto de transmisión de mando (galería de fotos del acto).

"Hoy vamos a dar un gran paso en la historia de nuestro país, un paso que marca un rumbo en el proceso de transformación socio-económica que continuamos impulsando para forjar El Salvador que queremos", dijo el presidente salvadoreño en el acto de inauguración.

El Salvador está en Petrocaribe

Después de una larga jornada de trabajo, el Consejo de Ministros de Petrocaribe aceptó la solicitud y El Salvador se convirtió en el 19no miembro pleno de esta instancia regional [1].

El recién nombrado canciller salvadoreño, Hugo Martínez, dio a conocer un comunicado en el que expresa satisfacción ante la decisión unánime de los Estados miembros de aceptar la solicitud de adhesión del país al Acuerdo de Asociación Energética Petrocaribe.

Según él, el ingreso a esta instancia energética constituye una alternativa viable para que el país pueda abastecerse permitirá al país abastecerse "bajo los principios de cooperación, solidaridad, comercio justo y complementariedad" y pueda alcanzar el desarrollo "con justicia social, preservando su independencia, soberanía e identidad", dijo.

Petrocaribe es una alianza energética entre naciones creada en 2005 por el expresidente venezolano Hugo Chávez, que permite a los países miembros obtener petróleo a precios bajos, en el marco de un proyecto más amplio de integración regional que se inspira en la independencia y soberanía de los pueblos.

El acuerdo energético propone una escala de financiamiento entre 5% y 50% de la factura petrolera, tomando como referencia el precio de los hidrocarburos. Igualmente extiende el período de gracia para el financiamiento de uno a dos años y prevé una extensión del período de pago de 17 a 25 años, reduciendo el interés a 1% si el precio del petróleo supera los 40 dólares por barril.

De esta manera, los países reciben un trato preferencial y podrán hacer uso de al menos el 40% de lo que deben pagar en factura petrolera, para invertirlo en programas económicos y sociales que apuntan a la reducción de la pobreza y a una mejor distribución de la riqueza.

Además, el pago podrá ser efectuado con bienes y productos nacionales, sobre todo agrícolas, beneficiando de esta manera a pequeños y medianos productores. 

En materia de programas sociales, Petrocaribe cuenta con 88 proyectos aprobados, de los cuales 46 están culminados, con una inversión de 208 millones de dólares.

Petrocaribe es una realidad

Durante la inauguración del Consejo Ministerial, Bernardo Álvarez, presidente de  Petrocaribe, dijo sentirse honrado por la decisión de El Salvador de solicitar la entrada a esta instancia. "Los de Petrocaribe son datos impresionantes en cuanto a desarrollo humano, compensación económica y programas de aumento de la producción".

De acuerdos con datos brindados por el mismo Álvarez, en estos 9 años desde Venezuela se han suministrado 105 mil barriles por día de petróleos a todos los países de Petrocaribe, permitiendo cubrir el 43% de sus necesidades energéticas. Además, se ha financiado una factura petrolera de hasta 15 mil millones de dólares. "De esos, casi 5 mil millones de la factura de largo plazo han sido utilizados para proyectos de inclusión social", explicó.

El presidente de Petrocaribe enfatizó el gran aporte de esta alianza energética y su importancia en términos de potencialidad social, económica, política y cultural. "Petrocaribe es una realidad indiscutible. En estos años, el PIB (Producto Interno Bruto) de los países de Petrocaribe aumentó del 25%, el ingreso per cápita aumentó de 387 dólares y el índice de desarrollo humano subió de 0.60 a 0.70", destacó Álvarez.

"Vamos a continuar impulsando este proyecto que tiene su base y origen en la inclusión social. Parte de la necesidad de garantizar el acceso a la energía, pero lo combina con el financiamiento del desarrollo, la búsqueda de una complementación entre nuestros países y la creación de una zona económica. En todo esto, el papel de El Salvador va a ser crucial por su tradición de trabajo, industria y comercio", concluyó.


ALBA Petróleos de El Salvador

En el gobierno del expresidente Mauricio Funes (2009-2014), El Salvador se convirtió en observador de Petrocaribe e inició los estudios para su ingreso formal.

ALBA Petróleos de El Salvador es una empresa de economía mixta que nació justamente para incorporar al país en el acuerdo Petrocaribe. Ante la resistencia de incorporar a El Salvador como Estado, se conformó la Asociación intermunicipal ENEPASA (Energía para El Salvador), para actuar como contraparte.

Entre los proyectos con visión social impulsados por esta entidad destaca ALBA Alimentos de El Salvador. “Con este proyecto se ha apoyado el crédito hacia productores individuales y organizados, se han entregado paquetes tecnológicos para la siembra de granos básicos y se ha encargado del mercadeo, firmando contratos con las grandes cadenas corporativas para la comercialización de la producción”, explicó Abel Lara, presidente de la CONFRAS (Confederación de Federaciones de la Reforma Agraria Salvadoreña).

Además, ALBA Alimentos se ha dado a la tarea de comprar la producción de granos básicos a precio justo, ha brindado capacitación técnica y comercial a los productores, y ha apoyado el programa gubernamental del Vaso de Leche Escolar, que ha beneficiado a más de 1.3 millones de estudiantes.

El año pasado, inauguró la primera planta de biofertilizantes del país, con la que se espera reducir la dependencia y el alto consumo de agrotóxicos en la producción de granos básicos. También se instaló una planta procesadora de maíz, arroz y frijol, rompiendo el oligopolio que existe en este sector.

“El proyecto ha sido muy cuestionado y tuvo que enfrentar la oposición de los por la grandes empresarios. Por primera vez, en El Salvador, hay alguien que compite con ellos y que le hace contrapeso. Ahora, con el nuevo gobierno y con este nuevo paso hacia la integración, esperamos poder avanzar y, de manera gradual, dejar de depender de las decisiones de unos pocos grupos económicos que tanto daño le han hecho al país”, concluyó Ricardo Ramírez, directivo de la CONFRAS.


[1] Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Cuba, Dominica, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y Las Granadinas, Santa Lucía, Surinam y Venezuela.