viernes, 21 de febrero de 2014

Foro de Sao Paulo: "Los avances de la izquierda latinoamericana son indiscutibles"

Fotos G. Trucchi | LINyM
Partidos y organizaciones progresistas y de izquierda alertan sobre estrategia de desestabilización

Por Giorgio Trucchi | LINyM

En el acto de cierre de la reunión del Grupo de Trabajo del Foro de Sao Paulo, que tuvo lugar los días 19 y 20 de febrero en Managua, Nicaragua, las fuerzas que integran esta instancia política regional evidenciaron los importantes avances logrados en los últimos años, al tiempo que alertaron sobre la estrategia de desestabilización, impulsada por la derecha latinoamericana y el imperio, para revertir los procesos unitarios e integracionistas que se están dando en el continente.

Mónica Valente, secretaria ejecutiva del Foro de Sao Paulo, dio lectura a la Declaración del Grupo de Trabajo, remarcando el balance "indudablemente favorable" de la situación política que viven las fuerzas progresistas y de izquierda latinoamericana. "Cuando fue creado el Foro de Sao Paulo (1990), un sólo país estaba gobernado por un partido perteneciente al Foro, y hoy son más de diez", se lee en el documento.

Después de declarar su respaldo al FSLN (Frente Sandinista de Liberación Nacional) y al gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional presidido por Daniel Ortega, quien participó en el acto de cierre de la reunión, las fuerzas que integran el Grupo de Trabajo evidenciaron dos elementos políticos de mayor importancia. 

Por un lado, "la indiscutible continuidad en el avance de las fuerzas progresistas y de izquierda en América Latina y el Caribe", como es el caso de los recientes resultados electorales logrados por el FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional) en El Salvador, el partido LIBRE (Libertad y Refundación) en Honduras, el Frente Amplio en Costa Rica y por la alianza política que postuló la candidatura presidencial de Michelle Bachelet en Chile. 

Por el otro, el documento alerta sobre "la estrategia de desestabilización ejecutada por la ultraderecha fascista", en respuesta a los logros alcanzados y ante "su incapacidad de derrotar políticamente a las fuerzas populares".

Solidaridad con Venezuela

El caso más emblemático es el de Venezuela, donde la oligarquía y la ultraderecha "insisten en el ya fracasado formato golpista", pretendiendo destruir ese nuevo proceso democrático, que es "capaz de resolver los grandes problemas de la pobreza endémica, la marginación social y la falta de oportunidades para las grandes mayorías".

"Dicha estrategia desestabilizadora, injerencista y golpista - continúa la declaración - ha sido aplicada y copiada a la perfección en diferentes partes del mundo, promovida por organismos de fachada financiados por el imperialismo".

En este sentido, el Grupo de Trabajo emitió una segunda Declaración en solidaridad con Venezuela, en la que, además de expresar su plena solidaridad con la Revolución Bolivariana, evidenció la existencia de un plan desestabilizador contra el "constitucional, legítimo y popular" gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Además, el Grupo de Trabajo rechazó las declaraciones del gobierno de Estados Unidos, considerándolas una agresión política y diplomática contra Venezuela. "Rechazamos esta intervención norteamericana como una nueva injerencia imperialista en los asuntos internos de los pueblos y gobiernos de América Latina y el Caribe", apunta la Declaración de Managua.

Asimismo, las fuerzas que integran el Grupo alertaron a la comunidad internacional y a todos los partidos democráticos, progresistas, nacionalistas y de izquierda, así como a las organizaciones sociales, sindicales y populares del mundo, "frente a esta nueva escalada de la derecha contra el pueblo de Venezuela". Convocaron a movilizarse para expresar su solidaridad "contra la amenaza de golpe, intervención y campañas mediáticas de desinformación".

Finalmente, una delegación del Foro de Sao Paulo viajará muy pronto a Caracas "para expresar nuestra solidaridad al pueblo y gobierno venezolano", al tiempo que convocó a una jornada mundial de solidaridad con Venezuela para el 13 de abril.

Unidad e integración

Mónica Valente señaló también la importancia de los próximos comicios electorales que se realizarán, durante el año en curso, en Bolivia, Brasil y Uruguay. También, destacó la importancia histórica que tiene la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) "en el camino de la unión continental de nuestra Patria Grande", así como el papel relevante que juega la iniciativa solidaria y de cooperación mutua del ALBA (Alianza Bolivariana de los Pueblos de nuestra América).

Finalmente, el Grupo de Trabajo exigió el levantamiento "del criminal cerco que mantiene el imperialismo estadounidense contra Cuba" y la liberación de los Cinco Héroes cubanos prisioneros del imperio. Respaldó el diálogo de paz entre las FARC-EP y el gobierno colombiano, y expresó su "firme solidaridad" con la lucha por la independencia de Puerto Rico, exigiendo la liberación del preso político puertoriqueño Oscar López Rivera.

Asimismo, reivindicó "como causa latinoamericana y caribeña" la recuperación de la soberanía de Argentina sobre las Islas Malvinas, criticó ásperamente la creación de la Alianza del Pacífico (AP) entre Chile, Colombia, México y Perú y las negociaciones para firmar el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Cooperación Económica (TPP), que involucra 12 países de América, Asia y Oceanía, en cuanto "dañan la integración económica, comercial, política y cultural de los pueblos latinoamericanos y caribeños", expresada en procesos propios de Nuestra América como la CELAC, Unasur, Mercosur, ALBA, PETROCARIBE, Banco del Sur y CARICOM.

"Vamos avanzando y construyendo un modelo propio, surgido de nuestra propia realidad, historia, de los anhelos propios de nuestros pueblos que han sido postergados, humillados y oprimidos por la voracidad del colonialismo, el neocolonialismo y la globalización neoliberal, en búsqueda de la agenda de la Patria Grande", concluye el documento.