viernes, 8 de junio de 2018

Organismos multilaterales abogan por salida pacífica y constitucional a la crisis de Nicaragua

Por Informe Pastrán | LINM

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, acogió con satisfacción la declaración de la Asamblea general de la Organización de Estados Americanos (Oea) "Apoyo al pueblo de Nicaragua", que insta al gobierno y a todos los miembros de la sociedad a dialogar constructivamente para abordar los desafíos del país y para detener todas las formas de violencia.

"El secretario general se siente alentado porque el gobierno está trabajando con la Oea en cuestiones electorales, y con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) sobre el establecimiento de un Grupo de expertos independientes internacionales para la investigación de los casos recientes de violencia", declaró Stéphane Dujarric, portavoz de Guterres.

La declaración fue presentada conjuntamente por Estados Unidos y Nicaragua, y fue adoptada por los 34 países del continente. En particular, los gobiernos de Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, México y Perú expresaron "su firme respaldo" y pidieron a Nicaragua que acatara las recomendaciones de la Cidh. Asimismo, instaron al fin de la violencia y encontrar una salida pacífica y constitucional a la crisis del país. 

Reformas electorales

Mientras se reconfigura el diálogo nacional y se delinea la agenda con temas electorales y de democratización, una misión de alto nivel enviada por el secretario general de la Oea, Luis Almagro, se encuentra en Managua para dar cumplimiento a los acuerdos alcanzados el año pasado con el gobierno de Nicaragua em materia electoral.

El cronograma deberá culminar a inicios del próximo año con un paquete de reformas que están basadas en las recomendaciones de la MOE-OEA.

La misión es liderada por Luis Rosadilla, enlace directo de Almagro, Gonzalo Koncke, jefe del gabinete de Almagro y Luis Porto, asesor de asuntos estratégicos y desarrollo organizacional. Ya sostuvieron encuentros con la empresa privada, estudiantes universitarios del M19, cuerpo diplomático acreditado en el país. También hablarán con sectores sociales y políticos.

Las reformas iniciarían con una enmienda a la Ley Electoral para mejorar el área tecnológica del CSE, las boletas de votación, la copia y entrega de actas de escrutinio, la divulgación y forma de los resultados electorales. Además persigue perfeccionar la publicación de información electoral, depurar el padrón electoral, implantar un sistema interconectado del Registro civil de las personas, que incluya la digitalización de las partidas de nacimiento.


También se establecerá un mecanismo para la designación de los miembros de los Comités electorales (CED/CER/CEM) y la Juntas receptoras de votos (Jrv), que garantice la participación de todas las organizaciones políticas, un sistema de resolución de las impugnaciones de resultados y la reestructuración del Consejo Supremo Electoral para que sea "balanceado y plural".

Asimismo, se volverán a revisar las solicitudes de personerías jurídicas para nuevos partidos políticos, se propondrá la aprobación de una Ley de Partidos Políticos, se establecerán mecanismos y reglas para el financiamiento a los partidos, fijando topes de gastos.

Finalmente se garantizará el acceso equitativo a los medios de comunicación durante la campaña electoral, mayor participación de la mujer y de la sociedad civil, observación nacional e internacional amplia.

Salida pacífica y constitucional

Durante una conferencia de la Cidh en Washington, en la que estuvieron presentes representantes de la autodenominada Alianza cívica por la democracia y la justicia, también el director ejecutivo de este organismo adscrito a la Oea, Paulo Abrao, fue claro en afirmar que cualquier solución a la crisis en Nicaragua "debe ser pacífica y constitucional".

Esta misma posición está teniendo Estados Unidos. En círculos diplomáticos se da por hecho consumado que existe un interés marcado para que la crisis no se prolongue y profundice, no sólo porque sería catastrófico para la economía nicaragüense, sino también por una posible desestabilización en Centroamérica.


Estados Unidos está bien claro de la dispersión de la oposición, del peligro de un vacío de poder y de que Nicaragua pueda convertirse en tierra fértil para el narcotráfico y el crimen organizado internacional y, por ende, en generador de miles de inmigrantes.


No hay comentarios: