martes, 6 de septiembre de 2016

En Guatemala se siguen violentando derechos laborales y sindicales

Foto Soy502
Organizaciones exigen instalación de una Comisión de Encuesta de la OIT

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA- LINyM

El próximo noviembre, en el marco de su 328ª reunión, el Consejo de Administración de la OIT decidirá si constituye o no una Comisión de Encuesta sobre Guatemala, para examinar la queja presentada en 2012 por organizaciones sociales y sindicales, acerca del incumplimiento del Convenio 87 sobre libertad sindical y protección del derecho de sindicación.

Pobreza y derechos humanos

Según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida 2014, el 59,3 por ciento de la población de Guatemala -unos 9,5 millones- es pobre y el 23,4 por ciento -unos 3,7 millones- vive en pobreza extrema. La desnutrición infantil alcanza el 50 por ciento de los menores de 5 años.

En la zona rural la pobreza afecta al 76 por ciento de la población y llega hasta casi el 80 por ciento entre la población indígena. Datos del Banco Mundial evidencian que Guatemala ocupa el cuarto lugar a nivel latinoamericano y el noveno a nivel mundial en desigualdad.

Pero eso no termina aquí. El país centroamericano es señalado también por ser uno de los países donde más se vulneran los derechos laborales y sindicales, y donde las y los sindicalistas son constantemente amenazados, perseguidos y asesinados.

Ante esta situación, el Movimiento Sindical y Popular Autónomo Guatemalteco[1] promovió en 2012 una queja[2] ante la OIT, solicitando el establecimiento de una Comisión de Encuesta sobre Guatemala por la “no observancia del Convenio 87”.

Guatemala bajo la lupa

La solicitud presentada por delegados a la 101ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, señalaba que el país centroamericano ha estado permanentemente bajo el escrutinio del mecanismo de supervisión de la OIT durante los últimos 29 años.

Asimismo, indicaba que la Comisión de Expertos en la Aplicación de  Convenios y Recomendaciones (CEACR) ha publicado 19 veces observaciones donde señala graves violaciones del Convenio 87, entre otras, despidos antisindicales, negativa a negociar colectivamente, violación de los contratos colectivos, ataques contra dirigentes y militantes sindicales.

Según la Red de Defensores de Derechos Laborales, entre 2004 y 2013 fueron asesinados 70 sindicalistas. En los casos de amenazas, persecución, secuestro, tortura y asesinato el índice de impunidad se aproxima al 98 por ciento. Los sectores textil (maquila) y agroexportador (monocultivos) es donde más se dan esos tipos de violaciones.

Los gobiernos no cumplen

En marzo de 2013, el gobierno guatemalteco y el presidente del Grupo de los Trabajadores del Consejo de Administración de la OIT firmaron un Memorándum de Entendimiento, donde se definieron las medidas para responder a esta crisis, entre otras, investigar y castigar a los responsables de los asesinatos y garantizar la seguridad y protección de sindicalistas.

El acuerdo preveía también adoptar reformas legislativas según lo recomendado por la OIT, y realizar campañas masivas de sensibilización en materia de libertad sindical y negociación colectiva.

En septiembre del mismo año llegaron al país una Misión Preparatoria y una Misión Tripartita de Alto Nivel de la OIT para dar seguimiento al Memorándum. En esta ocasión se conformó  una Comisión tripartita de tratamiento de conflictos ante la OIT y se firmó un Acuerdo de cooperación entre el Ministerio Público y las centrales sindicales.

Aún más importante, se decidió crear, en consulta con los interlocutores sociales del país, una Hoja de Ruta para la ejecución y cumplimiento del Memorándum.

A raíz de estos acuerdos y de la evaluación periódica del respeto a la Hoja de Ruta, el Consejo de Administración de la OIT decidió ir aplazando la decisión de conformar una Comisión de Encuesta sobre Guatemala. Se espera que una decisión definitiva sea tomada el próximo noviembre, en el marco de la 328ª reunión del Consejo de Administración.

“El Estado no está cumpliendo con el Memorándum de Entendimiento. Hay muy pocos avances y en el país se siguen violentando los derechos de las y los trabajadores”, dijo a La Rel, David Morales, secretario general de la Federación Sindical de Trabajadores de la Alimentación, Agroindustria y Similares (FESTRAS).

“En Guatemala siguen asesinando a sindicalistas en total impunidad y las reformas legislativas para garantizar la aplicación de los convenios 87 y 98 de la OIT quedaron en el olvido”, agregó Morales.

El dirigente sindical aseguró que tampoco se realizaron las campañas de sensibilización sobre libertad sindical y derecho a la negociación colectiva y que, por el contrario, "los principales medios corporativos estuvieron haciendo una fuerte campaña contra la importancia de poder negociar colectivamente”, señaló Morales.

Ante esta situación, la Coordinadora de los Sindicatos Globales en Guatemala, el Movimiento Sindical, Indígena y Campesino Guatemalteco y el Movimiento Sindical y Popular Autónomo Guatemalteco están reafirmando la urgencia de que se conforme la Comisión de Encuesta.

“Guatemala necesita de una señal clara que rompa el muro de la impunidad”, concluyó el secretario general de FESTRAS.

Notas:
[1] Confederación de Unidad Sindical de Guatemala (CUSG), Central General de Trabajadores de Guatemala (CGTG), Unión Sindical de Trabajadores de Guatemala (UNSITRAGUA), Movimiento de Trabajadores Campesinos y Campesinas de San Marcos (MTC).
[2] http://www.ituc-csi.org/IMG/pdf/queja_en_virtud_del_art_26_guatemlaguatemala.pdf