viernes, 11 de diciembre de 2015

Lucha contra la tercerización en Bolivia

Foto G. Trucchi | Rel-UITA
Movimiento sindical impulsa reformas profundas

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA


Víctor Quispe es secretario ejecutivo de la Confederación General de Trabajadores Fabriles de Bolivia (CGTFB). Durante la Reunión de socios del Programa de 3F que se desarrolló recientemente en Nicaragua, Quispe conversó con La Rel sobre el proceso de reforma laboral que el movimiento sindical está impulsando en Bolivia.


-¿Cuál es la situación actual del sector fabril boliviano?
-En los últimos años hemos logrado superar divisiones internas que nos habían debilitado, y hemos podido consolidar nuestra unidad y profundizar nuestra fuerza. Esto nos ha permitido impulsar propuestas de reformas muy importantes ante las autoridades de gobierno.

-¿Qué reformas están impulsando?
-Se trata de proyectos de leyes o decretos que apuntan a garantizar y mejorar el nivel de protección de las y los trabajadores. Actualmente estamos discutiendo la Ley de Reincorporación, Inamovilidad y Estabilidad Laboral, y la Ley de Tercerización.

-¿Cuáles son los contenidos de estas propuestas?
-Como actualmente hay normas muy débiles que regulan la materia de la reincorporación del trabajador por despido injustificado, las empresas se han acostumbrado a despedir a las personas sin justificación alguna. Simplemente las despiden.

Ante una situación que consideramos muy grave, desde la CGTFB hemos promovido un proyecto de ley que impida esta práctica, y que obligue la empresa a reincorporar de inmediato a las y los trabajadores cesados.

Una de las propuestas es que la empresa reincorpore obligatoriamente al trabajador a su puesto de trabajo antes de iniciar cualquier tipo de proceso administrativo.

Además, el proyecto se propone de acortar los procedimientos y acelerar los trámites administrativos de las solicitudes de reincorporación.

Lograr esto sería un gran avance para los derechos de las y trabajadores.

-El otro tema es el de la tercerización laboral…
-En Bolivia existe actualmente el Decreto Supremo 521 que de hecho prohíbe toda forma de evasión a la normativa laboral, como consecuencia de las modalidades de subcontratación, tercerización, externalización, enganche u otras modalidades en tareas propias y permanentes de la empresa.

Sin embargo, hay empresas transnacionales que están violentando estas normativas y que están introduciendo fuertemente la tercerización en tareas propias y permanentes.

En este sentido, además de elevar este Decreto Supremo al rango de ley e incluir dicha prohibición en una nueva Ley General del Trabajo, queremos que se apruebe una ley específica de tercerización que defina, muy claramente, que los trabajos que son parte de la cadena productiva no pueden ser tercerizados.

-¿Qué otras reformas están proponiendo?
-Estamos elaborando una propuesta para cambiar el concepto de Comisiones Mixtas de Seguridad Industrial y Salud Ocupacional y queremos elevar al rango de ley el Decreto Supremo 1754, que tiene por objeto facilitar la constitución de empresas sociales de carácter privado.

Asimismo, seguimos debatiendo la creación de la nueva Ley General del Trabajo, estamos pidiendo la devolución de un bien inmueble en La Paz, para crear una universidad técnica fabril, y estamos trabajando para dar vida a la Escuela de Capacitación y Formación Político-Sindical “Jorge Vincenti”.

Hasta el momento hemos encontrado buena disposición por parte de las autoridades y esperamos avanzar lo más rápido posible.

-En mayo de este año, el Sindicato de la planta de Santa Cruz de Embotelladoras Bolivianas Unidas SA (Embol), propietaria de la franquicia de Coca Cola en Bolivia, decidió afiliarse a la UITA y a la Felatrac. ¿Cómo lo evalúas?
-Fue una decisión que valoramos como muy positiva. Los compañeros de la planta de Embol en Santa Cruz están muy entusiasmados, y están a la espera de que la Rel-UITA y la Felatrac realicen una visita oficial, tal como acordaron durante la reunión del Comité Ejecutivo de la Felatrac en República Dominicana.

El Sindicato se ha fortalecido y la empresa ha tenido un cambio de actitud. Esto es muy positivo en aras de un acercamiento con las otras plantas de Embol en el país.

En este sentido, la presencia de la Rel-UITA y la Felatrac mandaría una señal muy importante, tanto a los trabajadores como a la empresa.

Fuente: Rel-UITA