lunes, 14 de diciembre de 2015

Colombia: “Estamos defendiendo miles de puestos de trabajo”

Foto G. Trucchi | Rel-UITA
Corteros de caña movilizados en defensa del trabajo y la producción azucarera 

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA

Las vidas de unas 2 millones de personas de la zona sur-occidental de Colombia están al borde de un abismo. Las políticas neoliberales impulsadas por el gobierno de Juan Manuel Santos, unido a la implementación del Tratado de libre comercio firmado con Estados Unidos, están poniendo en riesgo el futuro de no menos de 38 municipios y de sus pobladores, que viven eminentemente de la producción azucarera y panelera.


De acuerdo con datos de las organizaciones sindicales, la producción de azúcar y panela en Colombia se concentra fundamentalmente en municipios de los Departamentos de Cauca, Valle del Cauca y Risaralda, y genera, entre directos e indirectos, unos 550 mil empleos.

Las fuertes presiones del gobierno norteamericano para que se cumplan las condiciones impuestas por el TLC firmado entre Colombia y Estados Unidos, ha llevado el actual gobierno a promover una reducción sustancial del arancel al azúcar extranjero.

El proyecto propone una reducción escalonada en tres años del actual 117 por ciento a un 40 por ciento, al tiempo que pretende revisar el Fondo de Estabilización de Precios del Azúcar nacional (FEPA), uno de los mecanismos que permiten a los productores nacionales enfrentar los embates de estos acuerdos comerciales.

Principal objetivo del gobierno estadounidense es inundar el país con su producción subvencionada de azúcar y alcohol carburante (etanol), favoreciendo además las grandes transnacionales norteamericanas que producen, comercializan y usan estas materias primas en su producción.

Defendiendo el empleo
Otro modelo económico es necesario

Ante el peligro inminente de una crisis estructural del sector azucarero y las consecuencias que se derivan en términos de pérdida masiva de empleos, se han venido tejiendo alianzas entre diferentes sectores.

“El gobierno nacional pretende implementar medidas que ponen en riesgo miles de puestos de trabajo y que, inevitablemente, afectarían a una cantidad elevadísima de familias”, dijo a La Rel, Johnson Torres, cortero de caña y presidente de la seccional Florida del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agropecuaria (Sintrainagro).

“Como trabajadores estamos saliendo a las calles a defender nuestro empleo, que depende de la producción azucarera y panelera”, agregó.

El dirigente sindical aclaró que los trabajadores en ningún momento están defendiendo el empresariado como tal, sino su única fuente de ingreso.

“Hace décadas, en el Valle del Cauca se sembraba un gran cantidad de alimentos que garantizaban la seguridad y soberanía alimentaria de la población. La implementación de políticas neoliberales y de la agroindustria convirtió la zona en un río de caña de azúcar.

Tuvimos que adaptarnos para sobrevivir, y ahora quieren quitarnos nuestro único modo de subsistencia e inundarnos de productos importados. Defendiendo la producción nacional de azúcar y panela estamos defendiendo nuestro empleo”, señaló Torres.

El presidente de la seccional Florida del Sintrainagro, explicó que ya se han realizado multitudinarias movilizaciones, donde ha premiado la búsqueda de alianzas y la ampliación del abanico de herramientas, para contrarrestar el ataque al sector azucarero y la dependencia externa.

“Necesitamos de un modelo económico que privilegie la producción nacional y reduzca la dependencia del exterior. Rechazamos estos acuerdos comerciales que desprotegen nuestra economía y entregan el país al capital transnacional”, subrayó Johnson Torres.

“Vamos a seguir aunando esfuerzos contra estas políticas. Ya se juntaron las tres centrales sindicales y miles de corteros de caña van a invadir pacíficamente las calles de esta región. Eso no se detiene hasta lograr nuestros objetivos”, concluyó el dirigente del Sintrainagro.