domingo, 13 de diciembre de 2015

Cambio Climático: llegó el Acuerdo de París

Por Alfredo Boada Mola | PL

Finalmente, un día después de lo previsto, se adoptó el Acuerdo de París, que si bien no es perfecto sí recoge el consenso del trabajo que se realiza en el planeta a partir de las incidencias del cambio climático.

La Conferencia de las Partes de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático COP21, realizada en la Ciudad Luz, legó un instrumento jurídico que plasmó la clara diferenciación entre lo que tienen que hacer respecto al sobrecalentamiento global los países desarrollados y lo que deben hacer las naciones subdesarrolladas.


En entrevista para Prensa Latina en el Parque de Exposiciones de París Le Bourget, sede de la COP, la ministra cubana de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, Elba Rosa Pérez afirmó que el hecho de que el nuevo acuerdo define las cuestiones que tienen que hacerse en cuanto a la mitigación en la eemisión de gases de efecto invernadero.

A la vez -continuó la titular- recoge lo referente a la adaptación para enfrentar el cambio climático, una de las cuestiones que exigen desde hace muchos años, los países en desarrollo.

También lo que tiene que ver con la vulnerabilidad, y como está presente en cada una de las regiones y países, reflejada asimismo en la letra del acuerdo.

Por otro lado, el financiamiento es otro tema tratado en el acuerdo, si bien todavía necesita de apoyo.

En cuanto a la ambición, el acuerdo plantea la necesidad de que se trabaje en función de que la temperatura no suba más allá de 1.5 grados Celsius.

Y si bien las contribuciones nacionales que han hecho todos los países no van a garantizar ahora mismo que no se sobrepase esa cota, es algo que como proceso se debe alcanzar.

Hay asuntos que tienen que seguirse resolviendo, como la forma en que se va a implementar todo esto y a partir de qué momento, cuando llegará el financiamiento, y otros elementos debatidos.

Un resultado muy bueno es la creación de diversos grupos de trabajo para seguir avanzando en esas temáticas.

"Todo lo que Cuba ha venido planteando en el texto, desde todas las sesiones preparatorias, como los temas de adaptación, financiamiento, transferencia de tecnología, utilización de los resultados de las ciencias, han estado reflejados en el acuerdo, y son elementos positivos", apuntó.

Con respecto a los países en desarrollo, en especial los estados más vulnerables, las pequeñas islas, hay mucho todavía por hacer.

En ese sentido, el Acuerdo de París no es un punto de llegada, sino de comienzo para una nueva etapa en el enfrentamiento al cambio climático.

Hay algunos países subdesarrollados que primero tienen que resolver es la pobreza, las desigualdades, que son un grupo de aspectos que constituyen premisas para hablar de cambio climático, por tanto el camino es largo y la solución tendrá que venir a largo plazo.

Pero si hay voluntad política de los gobiernos y los estados, y si hay interés, se puede avanzar. Pero hay cuestiones en las cuales hay que seguir trabajando, y por ello se acordó analizar cada cinco años cómo se ha progresado o no con lo acordado en la COP21 de París.

A futuro, es un acuerdo muy importante, con muchas expectativas, y haberlo logrado significa que se puso sobre el tapete el sentido de unidad de las diferentes regiones y países.

Los pequeños estados insulares estuvieron muy cohesionados en sus posiciones, así como el Grupo de los 77 más China. Las negociadoras sudafricanas tuvieron un papel extraordinario, en medio de la diversidad de opiniones, y de puntos de vista.

El acuerdo de París va a sentar una época que tendremos que recordar, pues la situación actual del clima no solo es delicada en el largo plazo, también lo es a corto plazo.

El hecho de que 150 Jefes de Estado o Gobierno vinieran a París habla del respaldo político que ha tenido este momento, y que se ha tomado mayor sensibilidad y conciencia de la necesidad de seguir avanzando en esa dirección.

Cuba ha estado representada por un grupo de negociadores, y no ha habido un espacio donde la delegación cubana no haya propiciado un análisis equilibrado y profundo para buscar el consenso, sin dejar de plantear los elementos que hay que seguir atendiendo.

Y así fue reconocido hasta por la presidencia de la COP francesa, de que los representantes de la isla han sido muy propositivos en esta histórica conferencia. La posición de la delegacion cubana fue buscar permanentemente el consenso y traer aspectos constructivos para los debates en París.