martes, 21 de julio de 2015

Panamá: ¿Cerco mediático a huelga de Cervecería Nacional?

Por Revista Utópica

A punto de cumplir once días, la huelga de los trabajadores de la Cervecería Nacional, filial de la transnacional SABMiller, ésta no parece existir para los medios de comunicación locales los cuales ignorado la medida de presión de los trabajadores, que buscan que la empresa se siente a negociar una nueva convención colectiva que mejore sus salarios y condiciones laborales, a la que lo que esta se ha negado dado que sólo reconoce a uno de los sindicatos que agremian a los trabajadores.

Los mismos medios de comunicación desde muchas veces se cuestiona la libertad de prensa en otras latitudes, hoy se niegan a informar sobre la negativa de la SabMiller a pagar la quincena trabajada a los empleados, como medida de esta para dar fin a la medida de fuerza, más allá de la ilegalidad de esto, y de cómo se afecta a los trabajadores y a sus familias.

La negativa de transmitir al público las exigencias de los trabajadores se traduce para muchos en choques de intereses. La SabMiller es uno de los principales clientes de las agencias publicitarias que alimentan las arcas de los canales de televisión, periódicos y otros medios de comunicación de masas. “Existe una complicidad de los medios nacionales que son apegados a la patronal por la venta de la campaña publicitarias, tenemos la parcialización” señala Juan Rosero, secretario de Derechos Humanos del Sindicato Único Nacionales de Trabajadores de la Construcción y Similares uno de los tantos gremios que se han solidarizado con la lucha de estos trabajadores.

La negativa de los medios se ha hecho sentir en la red, muchos son los que cuestionan el silencio de las cadenas informativas y los periódicos, y han lanzado campañas en redes sociales como Twitter y Facebook para tratar de romper el cerco mediático.

El día lunes 20 de julio, los obreros marcharán hacia la presidencia con el fin de llamar la atención del país. El comportamiento de los medios de acá en adelante, definirá si están realmente comprometidos con los valores de libertad de información que dicen defender.