martes, 31 de diciembre de 2013

Recomposición del Estado oligárquico de Honduras vs refundación del Estado para democratizarlo

elheraldo.hn
Por Carlos H. Reyes

El 29 de octubre 2013, en nuestras declaraciones como Presidente del STIBYS y miembro de la Coordinación del FNRP a la Misión de Observación electoral de la Unión Europea, dimos “ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DEL PROCESO ELECTORAL 2013 EN HONDURAS” y entre ellas estaban las siguientes:

1. Las elecciones buscan recomponer el Estado oligárquico y son otro paso más para lavar el golpe de Estado. 2. Un proceso electoral con más partidos y más candidatos no necesariamente conduce a la eliminación del bipartidismo. 3. El proceso electoral se da dentro del mismo marco legal y con la institucionalidad secuestrada, lo que permite controlar las elecciones, sus resultados y manejar cualquier elemento de crisis que pueda producirse respaldándose en la fuerza militar.

El papel de la misión de observación electoral Europea contribuye a recomponer el Estado oligárquico, a lavar el golpe de Estado, se suma a la geopolítica de Estados Unidos y a sus planes de abortar la refundación del Estado. Saben que la oligarquía controló fraudulentamente el proceso electoral, asesinó opositores políticos, violó los derechos humanos y además de continuar con esa práctica, que la encubre como crimen organizado, toma medidas de política económica, crediticia, monetaria y fiscal que  golpean al pueblo,  no al gran capital, atentan contra nuestra soberanía y nos  hacen más atrasados, profundizando así nuestra condición neocolonial.

Recomponer el Estado oligárquico es garantizar que continuará la explotación de los trabajadores asalariados,  campesinos, trabajadores independientes y  el saqueo, de la riqueza producida por el trabajo  en pequeñas y medianas empresas. Explotación y saqueo son las bases históricas, que han  enriquecer al capital financiero mundial y hoy, para atraerlo como inversión extranjera, los gobiernos deben adoptar los planes de las transnacionales como sus planes, y garantizarles trabajo precario, permitirles prácticas monopólicas, usureras, especulativas y  cero impuestos; chantaje que solo se eliminara integrando Latinoamérica como era el plan de Morazán, Bolívar y Martí.

Para recomponer el Estado Oligárquico son las reformas al IMPREMA; son los  “bonos soberanos” por mil millones de dólares con intereses leoninos para favorecer a los banqueros; y, es el “paquetazo” fiscal contra el pueblo que lo “justifican alegando que la crisis fiscal del Estado es insostenible, por lo que las medidas para encausar el país y sus finanzas, son ineludibles” No atacan las causas de la crisis porque afectarían a sus amos, al capital financiero, pero fácilmente atacan algunos efectos asaltando al pueblo.

Ese paquetazo por 16 mil millones es regresivo e inconstitucional, no redistribuye el ingreso ni la riqueza cuya fuente principal es el trabajo y lo anticipan, para no aparecer como sirvientes del FMI, quien otorgara al régimen 220 millones de dólares  en préstamo y otro igual la Unión Europea, apoyando así la corrupción e impunidad. El FMI exige fusiones, despidos  de trabajadores, la ley de empleo  por hora,  acelerar la devaluación del lempira, ejecutar las concesiones de recursos naturales, seguir con las privatizaciones, apertura incondicional al capital extranjero, al libre comercio, etc.

A propósito de la llamada Crisis Fiscal, recuérdese que solo a HONDUTEL el gobierno le llegó  a extraer 17 mil millones de lempiras anuales, a la Portuaria, la ENEE y al PANI  les quitaba cantidades similares o mayores cada año,  más lo que se recaudaba por Impuesto Sobre la Renta que llegaba hasta el 45% de las ganancias del gran capital, más los impuestos de importación y exportación; sumaban miles de millones de lempiras anuales que servían para educación, salud, obras públicas, seguridad, etc.

Esos miles de millones de lempiras ya días no los recibe el Estado. Si conservara la producción de energía eléctrica, la telefonía celular, la lotería electrónica, los aeropuertos, puertos, etc., recibiría mas. Y ¿por qué no recibe más? Porque en 1990 el FMI chantajeó al Gobierno, y a cambio de aumentarle los plazos para pagar la deuda externa de cinco mil millones de dólares y otorgarle más prestamos, debía entre otras imposiciones, quebrar las empresas estatales para privatizarlas. Al privatizar esos servicios, el Estado perdió como doscientos mil millones de lempiras anuales, que pasan al gran capital. Este es el verdadero origen de la llamada crisis fiscal,  agudizada con la corrupción y los gastos militares que colapsan las finanzas públicas con impactos graves en la educación, salud y obras públicas,  que siguen  privatizando.

Esas medidas para supuestamente salir de la crisis fiscal, no afectan al gran capital sino al pueblo y si se resiste, ahí están las fuerzas armadas de ocupación para defender el PROCESO DE RECOMPOSICIÓN DEL ESTADO OLIGÁRQUICO que se contrapone al  PROCESO DE REFUNDACIÓN DEL ESTADO PARA DEMOCRATIZARLO.

Recomponer el  Estado oligárquico  significa también, trasladar poderes del Legislativo al Ejecutivo, constitucionalizar la policía militar, comprar diputados a fin de INUTILIZAR AL NUEVO CONGRESO y no pueda revertir esas y todas las decisiones legislativas que han  “blindado” y atentan contra los derechos de los que trabajamos, contra la propiedad de los bienes comunes, contra los servicios públicos al privatizarlos, contra nuestra soberanía e independencia, etc.

La militarización es porque la lucha de clases se agudiza. Una expresión de esa lucha de clases, es el conflicto entre el PROCESO DE RECOMPOSICIÓN DEL ESTADO OLIGÁRQUICO y el PROCESO DE REFUNDACIÓN DEL ESTADO PARA DEMOCRATIZARLO, lucha que ganará el Pueblo. 

El FNRP debe contribuir politizándolo, reorganizándolo, articulándolo y aprobando los Estatutos y un Plan Estratégico de Lucha, que lo convierta en contrapeso e interlocutor válido frente a las instancias de poder. Nuestras conquistas son producto de la lucha popular, no regalos de partidos oligárquicos. “El capitalismo y su modelo neoliberal es incompatible con la vida, con la libertad, con la justicia, con la democracia, con los derechos humanos” y con los derechos de la madre tierra.  Pone en peligro nuestra especie y el planeta. Solo el camino de Mayo es la victoria.