martes, 17 de mayo de 2016

Observadora europea de DDHH sufre ataque de xenofobia y campaña de odio en Honduras

Por Conexihon

El Instituto Nacional de Migración de Honduras atacó el miércoles a la observadora internacional de Derechos Humanos, de nacionalidad italiana y alemana, Giulia Fellin; al mismo tiempo, lanzaron una campaña de desprestigio en su contra, revelando datos personales confidenciales que sólo están en poder de las autoridades migratorias del país.

La abogada de la organización civil Iniciativa Periodismo y Democracia, Kenia Oliva, explicó que están dando acompañamiento a la defensora internacional y por eso, interpusieron una denuncia en la Fiscalía Especial de Derechos Humanos para investigar a las autoridades de Migración por xenofobia y criminalización en contra de la defensora europea.

Oliva relató que este miércoles, Fellin iba a la Embajada de Alemania para pedir ayuda y protección por la situación de vulnerabilidad que atraviesa y en ese momento encontró personal de Migración que le pidió su pasaporte y sus papeles. Es la primera vez que le pasa algo como esto, según el testimonio de la víctima.

El gobierno anunció que empezaría a perfilar a las y los observadores internacionales de Derechos Humanos con la Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia (DNII) y con Migración luego de reprimir una protesta que pedía castigo para los asesinos intelectuales de la líder indígena Berta Cáceres.

A Fellin se le está criminalizando, amenazando en las redes sociales, que han tomado sus datos personales confidenciales, con todas estas acciones el gobierno cumple su amenaza y además han publicado en las redes sociales datos que sólo pueden estar en poder de Migración, explicó Oliva.

Esta denuncia fue recibida en la oficina de Derechos Humanos por la fiscal de turno, Rosibel Bonilla y será trasladada a la fiscal, Bertha Bonilla, que es la encargada de estas investigaciones, detalló.

La denunciante solicitó protección al mecanismo que se establece en la Ley de Protección para las y los Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia y la investigación de los funcionarios que propiciaron una campaña en su contra. La campaña de xenofobia, con un discurso de odio, inició desde la noche del martes a través de una página de Facebook, internet, WhatsApp y demás redes sociales hondureñas.

Fellín acompañó la mañana del lunes, una manifestación del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) que fue reprimida con bombas lacrimógenas, golpes, agresiones verbales, discriminación sexual y un discurso gubernamental xenófobo en contra de los observadores internacionales.

Según el artículo 13, numeral 5, de la Convención Americana de Derechos Humanos “estará prohibida por la ley toda propaganda en favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión, idioma u origen nacional”.