miércoles, 20 de mayo de 2009

Movimientos sociales y redes: No al AdA y búsqueda de otra forma de integración

Entregan documento de posicionamiento a presidentes del SICA reunidos en Managua

por Giorgio Trucchi

Los movimientos, redes y organizaciones sociales centroamericanas organizaron una Jornada Popular de rechazo al Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Centroamérica, AdA, como parte del proceso de resistencia implementado desde hace varios años ante la firma de tratados de libre comercio en la región.

La jornada se desarrolló en el marco de la Cumbre de los presidentes del Sistema de integración centroamericana, Sica, Social Continental, movimientos y redes sociales centroamérica, Alvaro Colom, acuerdo de asociación UE-CA, acuerdo de asociación UE-CA, AdA, lista informativa nicaraguaymasespanol, giorgio trucchi, y concluyó con una marcha que llegó hasta las inmediaciones del hotel donde estaban reunidos los presidentes.

La propuesta técnico-política de los movimientos, redes y organizaciones sociales sobre el AdA fue entregada al presidente pro témpore del Sica, Daniel Ortega, por medio del presidente de Honduras, Manuel Zelaya, para que sea revisada y tomada en cuenta por los presidentes centroamericanos al momento de reanudar las negociaciones con la delegación negociadora de la UE.

"Es necesaria la suspensión inmediata de las negociaciones del Acuerdo de Asociación con la UE - aclaran los movimientos sociales en el documento.

Esta suspensión dará a los gobiernos y a la sociedad centroamericana un espacio en el que se pueda analizar los impactos de los tratados de libre comercio como factores inherentes a la crisis financiera y la recesión económica, así como definir la forma de desarrollo e integración que requerimos los pueblos de Centroamérica.

Para que el AdA sea efectivamente una oportunidad para nuestros países y pueblos -continúa la nota- se requiere que la lógica del mismo esté basada en premisas distintas al libre comercio".
Por este motivo, los movimientos sociales piden impulsar una integración regional basada en la complementaridad de nuestros países y que sea un instrumento para el crecimiento y el desarrollo, garantizando el derecho soberano a la toma de decisiones nacionales y a la definición de estrategias de desarrollo desde las cuales se puedan establecer relaciones justas y equitativas con otros Estados y regiones.

En el documento se pide también "promover una inversión extranjera respetuosa de los derechos laborales, de las poblaciones indígenas y del ambiente", además de promover una cooperación al desarrollo verdaderamente enfocada en eliminar las causas estructurales de la pobreza y la exclusión social, y relaciones comerciales que reconozcan las asimetrías existentes entre regiones.

Uno de los puntos más importantes del documento de posicionamiento presentado a los presidentes del Sica tiene que ver con la demanda de "excluir de cualquier proceso de negociación con Europa temas relacionados con derechos de propiedad intelectual, contratación y compras públicas, que amenazan el control estatal de los servicios públicos".

Finalmente, los movimientos, redes y organizaciones sociales pidieron establecer en cada país centroamericano procesos de diálogos amplios y democráticos, con participación de los diferentes sectores sociales organizados "para debatir sobre un nuevo tipo de acuerdo con la Unión Europea, sustentado en articular los diferentes esfuerzos para procurar propuestas regionales, superando el criterio de que los acuerdos comerciales se negocien con cláusulas de confidencialidad y secretividad".

Según Laura Rangel de la Secretaría de la Alianza Social Continental, "El objetivo de este Foro popular es abordar dos temas principales: el rechazo y la resistencia al AdA y al mismo tiempo, ir planteando propuestas alternativas de integración para Centroamérica.

Creemos -continuó Rangel- que el AdA es fundamentalmente un acuerdo de libre comercio y la región centroamericana no va a poder competir, es decir jugar en esa apuesta del libre comercio, y va a tener implicaciones para su producción nacional, para la economía y la soberanía de los Estados, porque en este Acuerdo de Asociación se trata de garantizar condiciones para las inversiones de las empresas multinacionales de Europa. Es una apuesta que va a ser lesiva para la población centroamericana", aseveró.

Un ejemplo es el tema del agua. Para Rangel el proceso privatizador iniciado en el continente latinoamericano a través de las concesiones es una muestra de cómo las transnacionales, sobre todo las europeas, quieren adueñarse de ese recurso tan importante y fundamental para la población.

Es por eso que los movimientos sociales piden a los presidentes centroamericanos que de ninguna manera el agua sea incluida en la negociación del AdA.

Como alternativa al proceso de integración que la región centroamericana está desarrollando desde algunos años, los movimientos sociales están construyendo una propuesta que abordaría a todo el continente americano.

"Hasta el momento hemos estructurado una serie de principios y unos temas estrategicos para los pueblos. La integración no se da para el comercio, sino para el bienestar de los pueblos - declaró Rangel a la Lista Informativa "Nicaragua y más".

Desde esta perspectiva, queremos que nuestros países se relacionen economicamente para complementarse y no para competir entre ellos, siendo solidarios y superando las asimetrías existentes. Queremos poder pensar que sean los pueblos los actores principales de la integración y no las empresas multinacionales, y que dejemos la promesa del libre comercio y de la internacionalización de la economía como la solución de los problemas que tenemos de pobreza y exclusión social".

La Cumbre del Sica

La reunión de los cinco presidentes centroamericanos más los de Belize, República Dominicana y Panamá concluyó con una larga resolución en la que, diversamente de lo que vienen planteando los movimientos sociales, piden "concluir las negociaciones a la brevedad posible bajo los parámetros y calendario previstos, reflejando los intereses de Centroamérica".

Para ese propósito, los presidentes acordaron "instruir a una Comisión de alto nivel iniciar la negociación de lo que debe ser el instrumento financiero del AdA, tomando en cuenta el planteamiento del Fondo Común de Crédito Económico Financiero Centroamérica - Unión Europea (conocido como Fondo E-CA), como base para dicha negociación". La negociación sobre el Fondo deberá concluirse antes de la entrada en vigor del AdA.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, remarcó que ese Fondo Común va a ser el instrumento fundamental para compensar las asimetrías existentes entre las dos regiones.

Después de reconocer el esfuerzo hecho por el Consejo de Ministros de Salud de Centroamérica, Comisca, para evitar la propagación de la epidemia del virus A-H1N1, solidarizarse con los países que se han visto afectados y reiterar la importancia para los países del Sica la protección de los migrantes fuera de la región, el documento final de la Cumbre expresó su satisfacción por la celebración de la "primera reunión técnica sobre cambio climático entre los países del Sica y la Caricom", para buscar consenso ante la celebración de la Conferencia de las Partes de la Convención de Cambio Climático, que se celebrará en Dinamarca en diciembre próximo.

Finalmente, los presidentes tocaron también dos puntos muy importantes.

Por primera vez hubo consenso para incluir en la resolución el tema de Cuba, pidiendo "procurar tener una posición común en lo referente al tema de Cuba, en lo relativo al bloqueo y al eventual retiro de la suspensión, para participar en el Sistema Interamericano", durante la próxima Asamblea General de la Oea en Honduras.

A ese propósito, el presidente de ese país, Manuel Zelaya, calificó esta decisión de "histórica. Como una señal de abertura al pluralismo político en el Sica".

El segundo punto que se abordó fue el apoyo total y unánime de los presidentes del Sica al presidente guatemalteco Álvaro Colom, respaldando al "gobierno constitucional de Guatemala en su deber de preservar la institucionalidad democrática y la vigencia del Estado de Derecho" y.condenando "enérgicamente los crímenes y hechos de violencia contra ciudadanos guatemaltecos que tienen como propósito socavar el régimen constitucional y el orden democrático que con tanto sacrificio ha venido construyendo el pueblo de Guatemala desde los Acuerdos de Paz de 1996", cita el texto de la declaración especial sobre Guatemala.