viernes, 30 de diciembre de 2016

Nicaragua 2016: Año de progreso en desarrollo social

END
Por Informe Pastrán

Pese a la volatilidad de la economía global, la ralentización de Europa, el débil crecimiento de Estados Unidos y la desaceleración de China, Nicaragua es elogiada por organismos financieros multilaterales, agencias calificadoras de riesgo y empresarios de la región, por el sostenido crecimiento del Producto Interno Bruto en los últimos años en un promedio cercano al 5%, aunado a la reducción persistente de la pobreza extrema, inversiones extranjeras directas en ascenso, boom en la construcción, seguridad ciudadana y paz social. 

El país, como es normal, tiene voces discordantes, críticas y opositoras, pero se avanza y basta ver las cifras oficiales y las declaraciones de representantes del FMI, Banco Mundial, BID, BCIE, Fitch, Moodys, Standars & Poors, CEPAL, SIECA, entre otros, para reconocer que hay un evidente progreso en el Índice de Desarrollo Social, que según los expertos, permite evaluar la eficacia con la que el éxito económico de un país se traduce en progreso social, y en donde el sector privado ha tenido un papel preponderante y determinante.

Para citar algunos ejemplos, el país ha incrementado el número de trabajadores afiliados al INSS; la pobreza extrema ha descendido y miles de personas comen un poco más que antes; hay más infraestructura vial y productiva; viviendas populares; gratuidad en la educación y la salud con mejoras en la calidad, más hospitales, centros de salud y aulas de clases; las mujeres tienen mayor participación en las tomas de decisiones y están incidiendo más en la economía, sobre todo la micro, pequeña y mediana empresa.

También se aprobaron leyes y códigos que defienden los derechos de la familia y los hijos; la empresa privada mantiene un diálogo y consenso permanente con las autoridades en una economía de libre mercado y a la vez de inversión pública en el área social, convertida en la columna vertebral del gobierno nicaragüense, ahora con una Ley de Asocio Público Privado y una serie de propuestas para mejorar la facilitación, la inversión y el comercio, que ayudarán a consolidar la economía y generar empleo. 

No todo está resuelto, hay retos. 

Falta disminuir la pobreza en general, garantizar que mayor población tenga agua potable, electricidad, saneamiento, educación, salud, vivienda, más y mejores trabajos, entre otros, pero ya se tienen identificadas y priorizadas las intervenciones sociales que más se necesitan en la sociedad y solo con una visión conjunta de país, entre actores sociales, gobierno y empresa privada avanzaremos más rápido.

Aunque es normal y entendible que en el país existan posiciones y voces catastrofistas que tienen la tendencia a terribilizar todo, también es cierto que se percibe mucha confianza en el país, fundamentalmente en el desempeño económico. Recientemente, un reportaje en Nearshore Americas, destacaba la confianza de un grupo de inversionistas norteamericanos en el manejo macroeconómico del país, las bondades para invertir y las oportunidades que han encontrado en Nicaragua para crear empresas y generar dinero. 

Otro reportaje en la revista Mercados y Tendencias daba cuenta de cómo el turismo de Nicaragua se ha convertido en una de las grandes apuestas para la generación de divisas, de ingresos y empleo y que va en crecimiento atrayendo turistas, principalmente de la región, afectada por la criminalidad y la violencia y Forbes resaltaba que Nicaragua atrae por su sector inmobiliario de lujo y sus encantadoras costas en el pacifico.

Uno de los grandes activos que ahora tiene la economía nacional para atraer inversión y turismo es sin duda la seguridad ciudadana, admirada por muchos en el exterior, al grado que un alto funcionario del Senado de Estados Unidos vino a Managua para escuchar criterios de representantes del gobierno nicaragüense sobre la seguridad estratégica que se aplica aquí contra el narcotráfico y el crimen organizado, que pueda ser replicado en las naciones vecinas, sangradas por la inseguridad. 

Termínanos el año con los índices de criminalidad y violencia más bajos de la región. Costa Rica, hasta hace poco un oasis de paz, ha reconocido que la criminalidad, violencia, crimen organizado y narcotráfico se han incrementado dentro de su país.

Nicaragua ha mejorado mucho los Índices de Desarrollo Humano de lo que se habla casi nada: reducción de la pobreza; más salud; más educación; mejores carreteras; más electricidad en hogares pobres; más agua potable; hambre cero; usura cero; carreteras pavimentadas y adoquinadas en zonas rurales antes aisladas; hospitales y centros de salud en zonas rurales; entre otros, a la par del desarrollo macroeconómico, que ha conducido a tener una sociedad y un país con mayor bienestar. 

Este desarrollo macroeconómico no es para las elites, este desarrollo ha beneficiado a los más pobres, es un paradigma innegable. Según los expertos el Índice de Progreso Social es efectivo cuando hay crecimiento económico sostenido que se traduce en mejoras en las condiciones básicas, en mayor bienestar y en oportunidades a los más vulnerables.

Nicaragua ha reducido la pobreza, no total, pero avanza; aplica un programa de Hambre Cero con resultados; existe mayor salud y mejores infraestructura de salud; mayor educación y mayor infraestructura para educación; igualdad de género, siendo un país estrella y ejemplo; con mayor acceso al agua potable y saneamiento; promoviendo mayor uso de energía con fuentes renovables y no contaminante; con una industria que se va renovando poco a poco; reduciendo las desigualdades sociales, mayor apoyo a discapacitados; con ciudades más amigables, más puentes a desnivel, más parques, más entretenimiento, alternativas para la juventud; una producción y un consumo más responsable; acciones en defensa del clima y el medioambiente; defensa de la vida submarina, con pesca responsable; protección de la vida silvestre y los bosques y un país con paz, con seguridad ciudadana, con justicia social.

El Programa de Apoyo a la Estrategia del Sector Educativo, con el apoyo de la Unión Europea (UE) y de la Alianza Global para la Educación (GPE, por sus siglas en inglés), aumentó la calidad de la educación preescolar y secundaria en todo el país. 

En la educación preescolar pública, todos los estudiantes se beneficiaron con la implementación de un nuevo plan de estudios unificado y todos los preescolares públicos recibieron materiales de aprendizaje, en el caso de colegios públicos, todos los estudiantes de primer ciclo y todos los profesores recibieron más de 1.5 millones de libros de texto. Además, el Segundo Proyecto de Ordenamiento de la Propiedad (PRODEP II) abarca seis de los 15 departamentos del país, ha logrado una mejor regularización de los derechos de propiedad con lo que se han beneficiado unas 430.000 personas, más de la mitad de ellas mujeres.

Las casas maternas, componente de un Proyecto de servicios de salud para el cuidado de la familia y de la comunidad con financiamiento del Banco Mundial, han mejorado la salud materna en las comunidades rurales. Con el apoyo de una red de voluntarios, el programa proporciona servicios clave a las mujeres embarazadas en zonas remotas, como chequeos prenatales, planes de nacimiento y seguimiento post natal. 

En cuanto a agua y saneamiento, en áreas urbanas más de 168.000 beneficiarios del Proyecto de agua y saneamiento en el Gran Managua (PRASMA) tienen acceso al suministro de agua confiable (16 horas al día) y más de 62.000 beneficiarios cuentan con acceso a servicios de saneamiento. Mientras que en zonas rurales más de 68.000 beneficiarios del Proyecto de Sostenibilidad del Sector de Agua y Saneamiento Rural han logrado acceso al suministro de agua y más de 44.000 personas a servicios de saneamiento.

Nicaragua continúa reduciendo la pobreza a nivel nacional, confirmó un estudio correspondiente al año 2015, presentado por la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global (FIDEG). El estudio refleja que del 2013 al 2015 hubo una reducción de la pobreza a nivel nacional. La pobreza general pasó de 40.5% en 2013 a 39% en 2015, mientras que la pobreza extrema pasó de 9.5% en 2013 a 7.6% en 2015. 

“Cuando lo desagregamos por áreas de residencia, vemos que la reducción de la pobreza extrema se dio tanto en el área urbana como en el área rural. En el área urbana paso de 3.0% en 2013 a 1.8% en 2015, y en el área rural paso de 17.1% en 2013 a 14% en 2015″, explicaron los expertos. Los factores que han contribuido en la reducción de la pobreza son: beneficios recibidos por los programas socio-productivos del Gobierno; mejores ingresos debido a mejores términos de intercambio de los productores agropecuarios en el área rural; e incremento de las remesas recibidas, entre otros.

Los programas socio productivos como Hambre Cero, el Bono Productivo, Patios Saludables, Créditos Crisol y el programa cooperativo de mujeres, ha permitido el crecimiento económico de sectores que antes eran vulnerables y que ahora se han convertidos en sectores claves del crecimiento económico de Nicaragua para salir de la pobreza. Esto fue reconocido recientemente en el Foro Regional del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) sobre la Economía Familiar, para promover y fortalecer la lucha contra la pobreza en la región. 

El gobierno informó que con el Hambre Cero se han beneficiado 192 mil 914 protagonistas y que los pobres tienen en sus manos 281 mil córdobas en ahorros, gracias a la comercialización de lo que el Gobierno les entrega. Mientras que el crédito a través del Programa Crisol se han beneficiado 197 mil familias y desde el inicio el Gobierno ha recuperado el fondo de crédito porque la gente pobre paga y no quieren que se les regale nada. El programa cooperativo ha beneficiado a 5,366 cooperativas que le han dado valor a sus productos tradicionales como cacao, café y otros productos como la carne.

Sin duda alguna fue el año estrella para la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (ENATREL), la Empresa Nicaraguense de Electricidad (ENEL) y el Ministerio de Energía y Minas, porque su trabajo conjunto logró que el gobierno alcanzara la meta de nada más y nada menos que del 90% de la cobertura eléctrica a nivel nacional. 

Este año, los proyectos de energía eléctrica llegaron a 86 mil viviendas, beneficiando de manera directa a 452 mil nicaragüenses que el año pasado no tenían electricidad Se construyeron 623 kilómetros de redes de distribución, al igual que se instaló en la Costa Caribe 1 mil 500 paneles solares en viviendas y escuelas, lo que ha permitido mejorar las condiciones de vida de los habitantes. ENATREL logró construir este año 9 subestaciones en todo el país a fin de mejorar la calidad del servicio y garantizar el suministro a las familias de escasos recursos que viven en las zonas más alejadas del país. Se instalaron dos millones 40 mil bombillos ahorradores de energía y más de 30 mil luminarias en los diferentes barrios de Managua.

Con esta expansión se benefició a 100 escuelas con acceso a internet gratis, se habilitaron 70 aulas tecnológicas y más de 38 parques municipales recibieron el apoyo para la instalación de wifi. La revolución solar en Nicaragua continúa marcando un pauta en Latinoamérica y podría incrementar su dinamismo con la recien aprobada Reforma a la Ley para la Promoción de Generación Eléctrica con Fuentes Renovables” (Ley 532). 

El gobierno está priorizando la instalación del servicio eléctrico en la Costa Caribe nicaragüense y otros municipios del interior. Se está construyendo la Subestación Eléctrica Mulukukú que abastecerá de energía a la Región Autónoma del Caribe Norte. Se construyen 200 kilometros de líneas de transmisión entre Siuna y Puerto Cabezas, Región Autónoma del Caribe Norte (RACN); se instalaron 7 mil paneles solares y en 2017 la meta es instalar 12 mil paneles solares.

El Ministerio de Transporte e Infraestructura fue otra de las instituciones del gobierno que brilló este año, con una ejecución del 98%. Nicaragua cuenta ahora con mejores carreteras, incluso ha duplicado los kilómetros, pues se pasó de 2,500 en el 2007 a 4,500 en el 2016. 

Importantes vías fueron rehabilitadas, como las Flores, Catarina y Guanacaste; Matagalpa-Jinotega, Sébaco-Matagalpa, Telica-Malpaisillo-San Isidro destruido, San Juan del Sur, La Boquita-Casares, El Guasaule. Este año, el MTI construyó carreteras pavimentadas, adoquinadas y de concreto hidráulico casi en la totalidad de los municipios productivos. Ya está en camino la construcción de la carretera entre Pantasma y Wiwilí, de 48.40 kilómetros de longitud, en Jinotega, y el mejoramiento del tramo entre Boaco a Muy Muy, en Matagalpa, proyectos que van haciendo realidad la interconexión terrestre entre las regiones del Pacífico y del Caribe de Nicaragua. 

El MTI arrancará el 2017 con la construcción de cuatro puentes con la ayuda de Japón, uno de ellos sobre el río Coco, que conectará Wiwilí con todo el norte del país, y se iniciará la reconstrucción de la carretera Nejapa-Diriamba; Jinotepe-Nandaime, que es parte del Corredor Centroamericano.

En el 2016 arrancó la construcción de la carretera entre Naciones Unidas-San Francisco y Nueva Guinea-Bluefields. El proyecto consiste en el mejoramiento de 46.10 kilómetros de carretera con una inversión de 44 millones de dólares, beneficiando un total de 165, 882 habitantes, además ayudará a erradicar la pobreza, salvar vidas, garantizar seguridad y agilizar el transporte de la producción. La carretera, de concreto hidráulico, estará lista a mediados de 2017. 

El MTI ejecuta también el adoquinado Terrabona – Terrabona ubicado en el departamento de Matagalpa, de 17.16 kilómetros, los cuales son ejecutados bajos los Módulos Comunitarios de Adoquinados (MCA). Y además sigue ejecutando obras con el fin de fortalecer la conectividad de la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur con el resto del país, esta vez con el proyecto en concreto hidráulico El Rama – Emp. Kukra Hill - Laguna de Perlas. La obra se dividió en dos tramos cada uno de ellos de 26.29 kilómetros, sumando los tramos da un total de más de 52 kilómetros de longitud.