lunes, 21 de noviembre de 2016

Honduras: Trabajadoras domésticas se organizan

Foto criterio.hn
Posicionamiento político de la Red de Trabajadoras Domésticas

Por Criterio

Las trabajadoras domésticas de Honduras se encuentran en un proceso de organización para ir en busca de sus derechos y lograr un empleo digno y un salario justo.

Durante
el segundo Encuentro de trabajadoras domésticas "Empleo Justo, Salario digno" se  discutió sobre la necesidad de crear una ley que regule las tareas de las empleadas domésticas, ya que en la actualidad muchas cumplen con jornadas extenuantes de hasta 14 horas diarias y devengan un salario promedio de 2,700 lempiras, unos  112 dólares.

Las trabajadoras organizadas también discutieron la imperiosa necesidad de exigirle al Estado de Honduras que cumpla con el convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que establece el trabajo digno y decente para las trabajadoras domésticas.

Una de las coordinadoras de la organización, Zulema Cruz, manifestó que hasta la fecha ya hay 30 mujeres líderes con formación política que a corto  plazo estarán compartiendo sus conocimientos con otras compañeras a nivel nacional, para lo cual sea ha elaborado un sondeo a fin de establecer su domicilio.

Posteriormente—viene la organización—dijo Cruz al tiempo que estableció que de momento no se ha  definido si se aglutinarán en un sindicato u otra organización gremial.

La consultora Mirta Kennedy precisó que de acuerdo a cifras oficiales,  en Honduras hay cerca de 100,000 empleadas domésticas, pero que la cifra puede ser muy superior debido a que este tipo de empleos es invisibilizado o porque se ejerce en casas particulares por lo que es difícil tener un control o registro fehaciente.

Kennedy dijo que su trabajo de campo refleja que las empleadas viven en condiciones de explotación, salarios deprimidos, con jornadas entre nueve y catorce horas continuas, condiciones de inseguridad y multiplicidad de funciones.

Por su parte la defensora de derechos humanos, Ana Ortega, apuntó que a pesar que la ruta hacia los Estados Unidos es muy peligrosa, las mujeres hondureñas siguen migrando como portadoras de un proyecto económico o como una estrategia de sobrevivencia ante la crisis económica que hay en el país.

Citó que tres de cada cuatro migrantes hondureños en España son mujeres, quienes se van a realizar trabajos domésticos y de cuidado de otras personas, en condiciones de precariedad, similares a las hay en Honduras, porque esta nación europea también es parte del sistema capitalista y patriarcal.

Ortega manifestó que eventos como el de este miércoles plantean la urgencia de poner en el centro la vida y no los mercados o la ganancia, “porque eso nos tiene con dificultades para reproducir la vida”.

El II Encuentro de Trabajadoras Domésticas, “Empleo digno y salario justo”, fue organizado por el Centro de Estudios de la Mujer Honduras (CEM-H), con el apoyo financiero de Brücke Le Pont.

A continuación el texto del comunicado final del II Encuentro:

El día de hoy, reunidas en el marco del segundo encuentro de trabajadoras domésticas "Empleo Justo, Salario digno". La Red de trabajadoras domésticas acompañadas por diversas organizaciones que luchamos  por la dignificación del trabajo domestico y los derechos laborales de las trabajadoras.
 
Denunciamos:
  • La no ratificación del convenio  189 de la OIT, por parte del Estado de Honduras, que garantiza la eliminación del trabajo forzoso, la explotación de las trabajadoras domesticas en condiciones de esclavitud, la libertad y asociación sindical y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva.
  • El no cumplimiento de las recomendaciones internacionales que se le hacen al Estado encaminadas a la ratificación del convenio 189 por comité EPU y comité CEDAW.
  • La no aprobación de la Ley de trabajo domestico por el Congreso Nacional de La República para garantizar nuestros derechos laborales.
  • El no reconocimiento de la contribución significativa de las trabajadoras  domesticas remuneradas y no remuneradas, en la economía del país y la sostenibilidad de la vida a través de los cuidados que desarrollamos.
  • Siendo las trabajadoras domesticas remuneradas las que carecemos de: mecanismos de protección laboral,  de condiciones de seguridad, de seguridad social, desarrollando nuestro  trabajo en condiciones precarias, con extensas jornadas de trabajo, con salarios injustos y  con tratos crueles e inhumanos.
Ante estas condiciones que precarizan nuestras vidas, trabajo ejercido en un 98% por las mujeres: pobres, migrantes e indígenas, exigimos ante el gobierno y la sociedad Hondureña:
  • La ratificación del convenio  189 de la OIT por parte del estado de Honduras, como ley supranacional que garantice nuestros derechos, que han sido históricamente violentados.
  • La aprobación por parte del Congreso Nacional de la Ley de Trabajo Domestico que garantice nuestros derechos laborales para un empleo digno y salarios justos.
  • Instalación de una mesa interinstitucional de seguimiento y monitoreo  a la ratificación de convenio 189 de la OIT y la aprobación de la Ley de Trabajo Domestico Remunerado.
  • La dignificación y valoración de nuestro trabajo domestico a través del respeto y condiciones de dignidad  bajo el reconocimiento de nuestro aporte, a la sostenibilidad de la  vida, de los cuidados y  al buen vivir.
Dado en la Ciudad de Tegucigalpa, el 16 de noviembre de 2016. Organizaciones firmantes:
 
Red de Trabajadoras Domesticas del Distrito Central, Centro de Estudios de la Mujer- Honduras (CEM-H), Central Unitaria de Trabajadores de Honduras (CUHT), Centro de formación Reyes Irene, Centro de formación Don Bosco, Equipo de Monitoreo Independiente de Honduras (EMIH), Instituto Hondureño de Educación Radiofónica (IHER). Red Nacional de Defensoras Y la Asociación de Trabajadoras de la Maquila, Hogar y Similares de Guatemala ASTRODOM.

Somos trabajadoras, por la dignificación del trabajo domestico, empleo digno, salario justo.