viernes, 3 de junio de 2016

Paro Agrario Colombia: Dos indígenas asesinados durante enfrentamientos con Fuerza Pública

Colombia Informa
Por Colombia Informa

La Defensoría del Pueblo confirmó la muerte por herida de bala de Gersaín Cerón, del resguardo indígena Las Mercedes. Los hechos ocurrieron, al parecer, en enfrentamientos con la Fuerza Pública en el marco de las protestas del paro agrario en el sector de El Pital de Caldono en Cauca.

Cerón pertenecía a la Coordinación Nacional de Pueblos, Organizaciones y Líderes Indígenas -Conpi-, que hace parte de la Cumbre Agraria. Aunque los hechos no se han esclarecido con precisión, la Cumbre Agraria denunció la muerte de Gersaín Cerón como un asesinato. También se informó que Marco Aurelio Díaz Ulcue, indígena, también murió en los enfrentamientos con la Policía en Caldono, Cauca.


Así mismo, la Defensoría expresó la existencia de varios heridos en varias zonas del país y un posible muerto en el sector de El Portal, también en Cauca, información que no ha sido confirmada. Sin embargo, el equipo de la Defensoría del Pueblo anunció que ya dispuso toda su capacidad para esclarecer los hechos lo más pronto posible.

Cabe recordar que el pasado lunes, primer día de las movilizaciones, el líder indígena Willington Quibarecama, 26 años, murió durante enfrentamientos con el Esmad en el sector de La Delfina en Buenaventura. Al respecto, la Fiscalía confirmó que esta muerte fue accidental aunque los manifestantes aseguraron que la causa fue el hostigamiento policial. 

La Cumbre Agraria le exigió al gobierno nacional que el paro debe tener un tratamiento político y no militar y pidió el respeto por las vidas de todos los manifestantes.

Comunicado Mesa Nacional de Unidad Agraria

Continúan los atropellos del gobierno nacional contra la movilización campesina

El próximo 5 de junio se celebra en el país el Día del Campesino. Más de 11 millones existentes en el país le hablan al país a través de diversos procesos regionales y nacionales como la Cumbre Agraria que en estos días se movilizan por el derecho a la vida, organización, movilización, la falta de garantías para desarrollo de sus actividades como también el cumplimiento de los compromisos firmados y adquiridos en el marco del pliego unitario de la Mesa Única desde el 2014.

Dos años de dialogo, idas y venires dejan sinsabores y grandes frustraciones y expectativas frente a una institucionalidad creada por grandes científicos que no saben del campo, ni viven, ni lo sienten y se inventan fórmulas que se desinflan en el camino, sin razones válidas, ni consultadas, ni construidas, con ninguna comunidad campesina, agraria y sí que menos con los actores y sujetos con identidad y pertenencia al campo colombiano.

El cruce de intereses y maniobras dejan a una institucionalidad nada articulada que se inventa programas, agencias, comisiones que no logran solucionar ninguna necesidad existentes en las veredas, comunidades y regiones, Colombia requiere de una política estable agraria, ambiental, alimentaria, crediticia y de desarrollo alternativo donde ganen las comunidades, el campo, la ciudad y el país y no genere más violencia, iniquidad, injusticia, pobreza extrema.

Los niños, las niñas y los jóvenes el presente muriendo por hambre, por falta de nutrición mientras otros se engordan con la corrupción y recursos y la acumulación de alimentos sanos, entregando productos empaquetados, sin garantías sanitarias, ni revisadas por el Invima , pero si destrozando las arcas de los dineros públicos que deben ser invertidos en las poblaciones y sectores más necesitados de este país.

Empiezan las concentraciones de los campesinos en Colombia por el incumplimiento del gobierno nacional en cabeza del presidente Juan Manuel Santos con la Cumbre agraria Campesina, étnica y popular. Las concentraciones se están desarrollando en diferentes partes del país comenzando por el Catatumbo, en el corredor minero energético Cesar-Guajira, Magdalena, Ruta del Sol, la Panamericana, San Gil en Santander, Chocó, Cauca, en el municipio de Santa Rosa de Osos en Antioquia, en Bogotá, Valledupar, la Lizama en el Magdalena Medio, en el municipio de El Tado en el Chocó, en el Huila, en Acacías Meta. En estos sitios ha habido Violación sistemática a los derechos humanos por parte de la Policía Nacional.

IDe los hechos de violencia que viene cometiendo la fuerza pública de Colombia contra los campesinos miembros de la Cumbre Agraria étnica y popular, por el incumplimiento del gobierno de Juan Manuel Santos, el cual quiere dar soluciones a los compromiso adquiridos con los campesinos a punta de plomo, gases, judicializaciones a los que venimos protestando por el incumplimiento de estos acuerdos, como ha sucedido la noche del dia 29 de mayo donde un indígena fue arrollado y asesinado por una tanqueta del Esmad de la Policía de Colombia. Nuevamente el día 30 de mayo los campesinos de Colombia han sido víctimas y atacados por la fuerza pública en el departamento del Cauca, lo cual dejó como resultado la muerte de un campesino y otros heridos. Todo esto ordenado por el presidente Santos. En el resto del país también las comunidades campesinas han sido víctimas de estos ataques indiscriminados por el Esmad.

Exigimos al gobierno nacional que cese los ataques a los campesinos, indígenas, campesinas, afros colombianos y quienes han sido víctimas de ataques de la fuerza pública ordenados por el gobierno nacional.

Exigimos el cumplimiento de los diversos compromisos adquiridos durante los últimos años con indígenas, afros, campesinos, mujeres y jóvenes desde las regiones donde se han presentado pliegos específicos y unitarios desde 1999 hasta la fecha.

Solicitamos a la comunidad internacional que se pronuncie ante el gobierno de Juan Manuel Santos y que se le responsabilice por los ataques de la fuerza pública contra los procesos de la Cumbre Agraria que se han estado movilizados y que se le responsabilice por los muertos y heridos que deja la movilización- paro agrario.

Solicitamos el seguimiento de los hechos denunciados a los diferentes organismos y redes internacionales de la violación de los derechos humanos, el derecho a la organización, derecho a la oposición a la movilización y la protesta social.