viernes, 13 de mayo de 2016

Marcha contra Temer moviliza más de 35 mil personas en São Paulo

Foto Midia Ninja
Acto contra el presidente interino ocupó las calles de otras ciudades, como Belo Horizonte, Recife y Porto Alegre

Por Gisele Brito/Pedro Vivela | Brasil de Fato

En la noche del jueves (12), cerca de 35 mil personas se manifestaron en la Avenida Paulista, en São Paulo (SP), contra el desplazamiento de la presidenta Dilma Rousseff (PT) y la pose del presidente interino Michel Temer (PMDB). La concentración del acto comenzó a las 17h en el Museo de Arte de São Paulo (Masp) y, alrededor de las 18h30, siguó hasta el escritorio de la Presidenta de la Republica, frente al metro Consolação. El acto fue llamado por el Frente Pueblo sin Miedo.

A pesar del gran numero de personas, el clima era de melancolía. El movimiento mantuvo las características culturales de sus actos, con músicas e intervenciones artísticas políticas. El ápice fue la quema de un pato de plástico que hacia alusión al símbolo creado por la Federación de las Industrias del Estado de São Paulo (Fiesp) en la campaña por el impeachmet. La Policía Militar (PM) cercó todo el perímetro frente a la sede de la entidad para evitar la entrada de los manifestantes.

El carro de sonido fue animado por la Liga de Funk, pero había poca dialogo entre las personas. Los sentimientos de esperanza y de festividad, que predominaba en los protestas que visaban impedir el impeachment, desaparecieron durante el acto del jueves. La postura se mantuvo de lucha y resistencia.

Había muchos vendedores ambulantes circulando entre la multitud. Algunos de ellos vendían marmitas para los trabajadores que llevaron directo del trabajo, sin cenar.

Un ejemplo es Josué Rocha, miembro del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST), que hace parte del Frente Pueblo Sin Miedo. Él afirma que el “corte fue solo un recado”. “Si Temer piensa que va a sentarse en la silla y acabar con todo lo que él quiere, está muy engañado. De donde vinieron 35 mil personas vienen muchas más”.

El cierre sucedió alrededor de las 20h30, con una pintada de los vidrios del despacho de la Presidencia de la Republica, que queda cerca de la estación de metro Consolaçao. En ese momento, hubo una explosión de una única bomba, pero no fue posible identificar si fue tirada por la PM o por la seguridad del local. Nadie salió herido.

Otras capitales

Con el mismo objetivo de deslegitimar el gobierno interino, el Levante Popular da Juventude promovió escarches frente a las sedes del PMDB, partido de Michel Temer [presidente interino], en las ciudades de Recife (PE), Aracaju (SE), Porto Alegre (RS), Belo Horizones (MG), João Pessoa (PB) y Curitiba (MT). En Porto alegre, cerca de 1200 personas que participaban de manifestación en la región de la Cidad Baixa fueron atacadas con bombas de efecto moral y gas lacrimógeno.

Gobierno Temer

Confirmado el apartamiento temporario de Dilma Rousseff por el Senado Federal, Brasil anota uno de los capítulos más dramáticos de la actual crisis política, pero que está lejos de ser el último. A partir de ahora, se inicia una fase de mayor inestabilidad e incertezas, lo que puede agravar el cuadro político y social. Es lo que evaluaron analistas políticos que acompañan el escenario brasileño.

El principal aspecto de ese ambiente tiene que ver con el quiebre del orden democrático, a partir del proceso de impeachment. Para el politólogo Aníbal Pérez-Liñan, profesor de la Universidad de Pittsburh, en Estos Unidos, la inexistencia de un fundamento sólido para derrocar una presidenta electa democráticamente es una señal para una inestabilidad social sin precedentes.

“El nuevo gobierno no va a tener legitimidad electoral porque no fue electo, la economía va a seguir en crisis, los escándalos van a seguir existiendo y afectando parte del nuevo gobierno, lo que significa que la opinión pública va a seguir indignada”, afirmó en entrevista al diario O Estado de S. Paulo.

Para el investigador, cuando el impeachment es simplemente un acto simbólico del Congreso para sacrificar al presidente, en consonancia con la opinión pública, porque el presidente es impopular, entonces creo que en esos casos el impeachment abre un ciclo de inestabilidad que no termina con la salida del presidente”. Según Pérez-Liñan, un ejemplo es el caso de Ecuador, que en apenas una década (1997-2007), apartó nada menos de que seis presidente; uno de ellos, Abdala Bucaram, electo en 1996, criticó la corrupción y fue depuesto al año siguiente por el Congreso sobre alegación de incompetencia mental.

El profesor de Ciencia Política Francisco Fonseca, de la PUC/SP y de la Fundación Getulio Vargas (SP), va en la misma línea. La cuestión de la legitimidad se torna aún más frágil, argumenta, porque Temer va a gobernar justamente con los partidos y las fuerzas políticas que fueron derrotados en las elecciones de 2014, como el PSDB, DEM y PPS.

Fonseca cita a los dos principales programas de gobierno del PMDB – el “Puente para el futuro” y el “Travesía social”- presentados cuando ya estaba en curso el proceso de impeachment de Dilma Rousseff. “Parte de las clases medias que salió a las calles solicitando el impeachment rápidamente se arrepintieron. A los trabajadores organizados, no les queda ninguna duda en cuanto a la amenaza real que esos programas representan en término de la reducción de derechos sociales y laborales”.

De acuerdo con el profesor, deben avanzar proyectos como la precarización total de las condiciones de trabajo, por medio de la tercerización de mano de obra, fin de la política aumento real del salario mínimo, reducción salarial, disminución de programas sociales para el acceso a la enseñanza superior y reducción de la pobreza, entre otras medidas.

Además, Francisco Fonseca prevé una escalada de represión social. “La gobernabilidad de ese gobierno sólo va a darse a partir de la ilegalidad y la violencia”. Tiende a crecer la persecución a líderes de movimientos populares y militantes políticos críticos al gobierno. En un caso más reciente, la profesora de derecho de la UFMG, María do Rosario Barato, fue intimada por la Policía Federal para prestar esclarecimiento sobre supuesta militancia política en la universidad y en sindicatos y partidos. Siendo extranjera, podrá sufrir sanciones y hasta perder el derecho de permanencia en Brasil.

El profesor de Ciencia Política de la FGV y de la PUC/SP mencionó también el “aislamiento internacional” de Brasil, después del golpe. “Hasta la Organización de Estados Americano (OEA) y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos ya señalaron la preocupación de la comunidad internacional para con los acontecimientos antidemocráticos que vienen sucediéndose en la vida política brasileña, con el silencio estratégico de los Estados Unidos”.

Para Fonseca, el gobierno norteamericano tiene intereses en la caída de Dilma Rousseff para abrir camino a las petroleras internacionales en la explotación de las reservas del pré-sal. Es casi cierto que el gobierno de Michel Temer va a cambiar la legislación para facilitar las venta de las reservas brasileñas para las empresas extrajeras, principalmente de los Estados Unidos, que consumen diariamente 25 mil millones de barriles de petróleo, mas de los que la suma de las demás naciones del mundo.  

Traducción: Maria Julia Jiménez

Edición: Camila Rodrigues da Silva