miércoles, 18 de mayo de 2016

Honduras: SITRAINA denuncia atropello a derechos laborales y sindicales

Sitraina
Gobierno a punto de reducir drásticamente planilla del INA

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA

Durante los últimos años, el gobierno hondureño ha aplicado reducciones drásticas al presupuesto del Instituto Nacional Agrario (INA), generando una crisis financiera que no tiene precedentes y que pretende paliar con la reducción de no menos del 50 por ciento de la planilla a nivel nacional.

Según Ramón Antonio Bulnes, presidente de la junta directiva central del Sindicato de Trabajadores del Instituto Nacional Agrario (Sitraina), entre 2014 y 2016 el presupuesto sufrió una reducción de 165 millones de lempiras (7,5 millones de dólares).

Los trabajadores han sido los principales afectados por la política restrictiva impuesta por el gobierno hondureño.

“Nos deben casi 4 años de pago de vacaciones (2013-2016), retrasan el pago de los salarios y ahora están a punto de depurar al 50 por ciento de la totalidad de empleados, obligándolos a aceptar pagos reducidos y diferidos de sus prestaciones”, explicó alarmado Bulnes.

De acuerdo con el directivo sindical, el plan draconiano de recortes iniciaría en el mes de junio, y el Ministerio de Finanzas está condicionando el pago de las prestaciones a los casi 500 trabajadores y trabajadoras que serán cesados.

A quienes aceptarán el pago diferido a 5 años se les garantizará el desembolso total de sus prestaciones; a los que pretenden la aplicación de lo que establece el convenio colectivo se les cancelará solamente el 70 por ciento del total.

Actualmente, existen unos 70 trabajadores que ya cumplieron los requisitos para su jubilación -cuyas edades oscilan entre los 65 y 75 años- que están siendo presionados por las autoridades del INA para que acepten la dilación en los plazos de pago.

Esta execrable situación se da a pesar de que la Dirección de Servicios Legales del Ministerio del Trabajo ya estableció que “las prestaciones laborales se deben hacer en base a lo estipulado en el contrato colectivo suscrito entre el INA y el Sitraina, en virtud de ser la norma que más favorece a los trabajadores”.

Además, aprovechando de las necesidades de los trabajadores, casi 500 empleados de la institución ya aceptaron una disminución del derecho al pago por concepto de vacaciones.

De hecho autorizaron a la institución a congelar a partir de enero de 2013 “todo incremento que genere al Bono Vacacional”, a cambio de que se les haga efectivo por lo menos un pago de los bonos adeudados”. Los bonos restantes se pagarán en base a la disponibilidad del recurso, es decir que no hay ninguna garantía de que se cumpla la promesa.

“Nos enfrentamos al irrespeto reiterado a nuestros derechos, al tiempo que las autoridades del trabajo se han mostrado totalmente cerradas al diálogo, rehusando jugar el papel que les corresponde en cuanto a promover y armonizar las relaciones laborales”, dijo Bulnes.

Según el presidente de la junta central del Sitraina, la represión económica a la que se están enfrentando ya convenció a más de 300 trabajadores a solicitar el retiro de la institución.

Ante esta situación, el Sindicato interpuso una formal denuncia ante el Comisionado Nacional de Derechos Humanos (CONADEH) y la Fiscalía de Derechos Humanos por violación a los derechos humanos y coacción para renunciar, disminuir, tergiversar los derechos laborales.

También acusaron al INA por discriminación laboral, abuso de autoridad e incumplimiento a los deberes de los funcionarios públicos.

“La situación es muy difícil y entendemos que en medio de esta crisis hay que llevar a cabo un proceso de restructuración, pero no a costa del irrespeto de los derechos laborales y la violación de los derechos humanos”, concluyó Ramón Antonio Bulnes.

Fuente: Rel-UITA