martes, 12 de abril de 2016

Periodistas hondureños realizan manifestación del silencio frente al Ministerio Público

criterio.hn
Por Criterio.hn

Los periodistas y ciudadanos hondureños enmudecieron este lunes frente a las oficinas del Ministerio Publico para protestar de manera pacífica en lo que denominaron,  “La Manifestación del Silencio”.

La protesta, desarrollada la mañana de este lunes, tuvo como fin evidenciar la situación de intolerancia y de agresiones contra la libertad de expresión, ocurridas en Honduras y que permanecen en la impunidad.


El informe “Estado de Impunidad en Agresiones Contra la Libertad de Expresión de Honduras”, como resultado de una investigación elaborada por C-Libre, reveló que en 2015, el país sufrió la mayor ola de asesinatos contra comunicadores sociales registrados hasta la fecha.

En los 12 meses de 2015, doce comunicadores fueron ultimados por desconocidos, revela esta investigación.

Crece número de víctimas

En total, entre 2014 y febrero de 2016 22 periodistas, comunicadores o comunicadoras, comunitarios y comunitarias y trabajadores de trabajadoras de los medios de comunicación perdieron la vida en forma violenta.

Hasta la fecha las autoridades correspondientes no han explicado las razones de tales crímenes.

A partir de 2009, la amenaza contra la libertad de expresión en Honduras se volvió extrema porque los asesinatos sumaron cuatro en un solo año, representado un cuádruple de crímenes en relación con 2003, 2007 y 2008.

La situación se agravó en 2010 con diez asesinatos de periodistas, la cifra más alta registrada hasta entonces.

Entre 2010 y 2015, la cantidad de muertes de comunicadores ha estado en rango de 6 y 12 por año.

Impunidad

En todo el contexto de impunidad por agresiones contra la libertad de expresión, el asesinato de periodistas se considera la forma de censura mas extrema, de acuerdo con los estándares interamericanos y practicas nacionales sobre prevención, protección y procuración de la justicia.

“El asesinato de periodistas y miembros de medios de comunicación, constituye la forma de censura más extrema” (OEA, 2013).

En la gestión del presidente Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), C-Libre registro 30 comunicadores asesinados y en dos años de gobierno de Juan Hernández se contabilizaban 22 asesinatos contra comunicadores y trabajadores de medios de comunicación.

Desde 2003, que ocurrió el primer asesinato de un periodista en Honduras, la impunidad se convirtió en un desafío.

Aumentan agresiones

En 2015, C-Libre emitió 218 alertas por agresiones contra la libertad de expresión que recayeron sobre más de 100 personas, entre periodistas comunicadores, comunitarios, políticos de oposición, medios de comunicación y defensores de derechos humanos.

Entre estos ataques se encuentran la criminalización de la expresión, la intimidación judicial y administrativa, restricciones de acceso a la información pública, robo de información, interrupción de la señal de trasmisión y criminalización de la protesta pública, especialmente estudiantes de la Universidad Autónoma de Honduras.

Se registró también, persecución y amenazas a personal de radios comunitarias llevando al desplazamiento forzado de periodistas y defensores por agresiones en su contra.