viernes, 18 de marzo de 2016

Honduras: Primer llamamiento a los pueblos del mundo desde Honduras

Foto Luis Méndez
Comunicado

Al Pueblo Hondureño. Pueblos del Mundo, amigos y amigas de la solidaridad internacional.

Somos la Articulación Popular Hondureña “Bertha Cáceres”, nacida de las diversas fuerzas humanas, espacios, frentes, redes, coordinaciones, coaliciones, organismos, organizaciones, instituciones, foros e instancias sociales de mayor representación del movimiento popular y político hondureño, reunidas tras el llamado martirial de nuestra conductora Bertha Cáceres.


Nos organizamos y estamos estructurándonos de modo incluyente para proseguir la agenda de lucha por la que fue asesinada y dio su vida nuestra compañera.

Bertha ofrendó su vida por la soberanía popular hondureña, y sus asesinos intelectuales son quienes se benefician de su muerte, los que usurpan el poder soberano, arrasan con los territorios y bienes comunes de la naturaleza, sobreexplotan y aplastan los derechos de la clase trabajadora del campo y la ciudad; saquean los recursos de las instituciones públicas, impulsan la privatización de todos los servicios sociales y el propio territorio nacional, para sojuzgar al pueblo.

 Como consecuencia de esa lucha de clases, Bertha Cáceres fue asesinada en medio de la disputa criminal por el aire, agua, minerales, árboles y plantas, humedales y playas, espacio electromagnético y los mares, y el control del Estado por quienes representan la triple alianza imperial, oligárquica y bipartidista corrupta.

Además, Bertha Cáceres fue asesinada como respuesta cobarde del sistema capitalista, racista y patriarcal, con su dimensión radicalizada del modelo neoliberal militarista y dictatorial, que en la coyuntura actual representa la mafia corrupta e impune que lidera Juan Orlando Hernández, en quien podría recaerla responsabilidad final del asesinato de nuestra más alta conductora Bertha Cáceres.

Este sistema con sus mecanismos de corrupción y sus diversos organismos de inteligencia, vigilancia, seguimiento y ejecución, da el visto bueno al asesinato político de Bertha, y protege a quienes ahora se aprestan a continuar asesinando a nuestros dirigentes populares, políticos, feministas, ambientalistas, tanto de perfil nacional como de liderazgos regionales y locales, extremo que debe ser evitado urgentemente por la Comunidad Internacional.

En la Articulación Popular Hondureña “Bertha Cáceres”, retomamos las luchas, compromisos, los contenidos, la causa y las consignas de nuestra eterna conductora Bertha Cáceres, y los presentamos en las siguientes demandas populares y políticas:

1- Una investigación a fondo e independiente del asesinato, que conlleve a identificar y enjuiciar a sus autores materiales e intelectuales, que esté acompañada por un cuerpo independiente de juristas e investigadores que monitoreen la línea de investigación hacia las empresas hidroeléctricas como DESA, el gobierno central, diputados y alcaldes, que fueron insistentemente denunciados por Bertha Cáceres como responsables de al menos cinco crímenes anteriores al suyo, además de persecuciones, hostigamientos, y amenazas de muerte.

2- La cancelación definitiva del convenio de construcción y operaciones del proyecto Agua Zarca. Fuera DESA para siempre del río Gualcarque y de los territorios lencas.

3- La cancelación y derogación de los convenios, decretos y leyes que autorizan concesiones, venta, compra, explotación y comercialización de los territorios indígenas, campesinos y garífunas, que atentan contra la soberanía nacional, la vida de las comunidades y la cultura de estos pueblos. Estados Unidos, por su parte, debe suspender las asignaciones previstas en el Plan para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica, y los bancos y financieras europeas cancelar sus créditos a los proyectos de muerte en Honduras. El Congreso Nacional debe proceder a la derogación inmediata de la ley de Minería y el Decreto que autoriza las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico, ZEDEs.

4- La aprobación de un Convenio que otorgue a las Comunidades Lencas, así como a todos los pueblos indígenas hondureños, el pleno derecho a ser salvaguardas, protectores y conservadores de sus territorios y bienes comunes de la naturaleza y su cultura, y que en ellos residan las decisiones sobre el destino presente y futuro de los usos y aprovechamientos de los mismos, dando cumplimiento al Convenio 169 de la OIT.

5- La desmilitarización y el retiro de todas las fuerzas y organismos de seguridad públicos y privados de las territorios lencas, así como la supresión definitiva de la Policía Militar del Orden Público, y un alto a las políticas de remilitarización de las instituciones públicas y de la sociedad hondureña en general.

6- La protección de defensores y defensoras de derechos humanos, de mujeres con alto perfil de liderazgo, dirigencias nacionales y locales, y de organizaciones de base, conforme a criterios establecidos por las organizaciones afectadas y los estándares internacionales de protección.

7- Sólo si se cumplen estas demandas aceptaremos que se haga realidad la exigencia popular --y nunca como demagogia oportunista del gobierno responsable de su asesinato--, de declarar el río Gualcarque y el Territorio Lenca como Patrimonios de la Humanidad, con el nombre de nuestra conductora Bertha Cáceres.

La Niña Guardiana del Gualcarque nos sigue llamando a la construcción de un proyecto unitario popular. En su nombre, llamamos a los Pueblos de Honduras a hacerle frente a quienes mancillan nuestra dignidad y soberanía, y con la misma intensidad expresamos gratitud a los compromisos de solidaridad de los Pueblos del Mundo, que han repudiado este asesinato y se unen a nuestras demandas. Hoy más que nunca necesitamos presencia y acompañamiento solidarios y militantes.

Juntos en Articulación Popular seguimos los pasos de Bertha Cáceres y ante su sangre martirial nos comprometemos a fortalecer la lucha unitaria, para enfrentar con firmeza a las multinacionales, la oligarquía local y el gobierno entreguista y corrupto, que encabeza Juan Orlando Hernández.

ARTICULACIÓN POPULAR HONDUREÑA BERTA CÁCERES.
Honduras, marzo de 2016