lunes, 7 de marzo de 2016

Copinh denuncia manipulación de la investigación sobre asesinato de Bertha Cáceres

Copinh

El Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, COPINH, exige una investigación con expertos independientes e imparciales para investigar y esclarecer los verdaderos responsables intelectuales y materiales del asesinato político de Berta Isabel Cáceres Flores, coordinadora general del COPINH. Para la investigación, específicamente exigimos que el Estado hondureño firme un convenio con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que envíe expertos independientes para conducir una investigación imparcial, transparente y limpia.


El COPINH denuncia enfáticamente que el Estado hondureño está manipulando la investigación del asesinato de nuestra compañera Berta Cáceres Flores con el fin de criminalizar al COPINH y limpiar su imagen a nivel nacional e internacional. Denunciamos que la intención del Estado es ocultar la realidad del asesinato político de Berta Cáceres Flores diciendo que era un crimen pasional o un crimen personal. Denunciamos que el Estado hondureño está enfocando su investigación en inculpar a los mismos miembros del COPINH.

Denunciamos atropellos en el trascurso de la investigación como la negación de la solicitud presentada por la familia ante el Ministerio Publico que la autopsia de Berta sea realizada con la presencia de expertos forenses independientes y el decomiso por parte de los investigadores del vehículo de la organización así como los zapatos de Tomás Gómez, Coordinador de Organización, para la investigacion sin ninguna justificación.

Denunciamos que el estado detuvo por 48 horas a Aureliano Molina Villanueva, miembro de base del COPINH, a pesar de que hay testigos que Aureliano se encontraba en San Francisco de Lempira, a dos horas de La Esperanza, cuando fue asesinada Berta.

Es claro que el Estado hondureño, el mismo estado que criminalizó a Berta Cáceres, el mismo Estado que dio orden de captura a Berta, el mismo estado que la persiguió, que la amenazó, y que tiene responsabilidad por su asesinato no puede investigar a sí mismo. El mismo estado que persiguió a Berta Cáceres por enfrentar los poderes económicos y políticos solo tiene la intención de manipular la investigación para seguir criminalizando y difamando.

Sabemos con certeza que el asesinato de Berta Cáceres fue un asesinato político con el motivo de silenciar a una lideresa nacional en la lucha contra el modelo neoliberal de destrucción y muerte que impone el estado Hondureño. Responsabilizamos al estado hondureño y los poderes económicos y políticos que querían silenciar la lucha de Berta Cáceres en defensa de los bienes naturales y el pueblo Lenca, específicamente la lucha en defensa del Río Gualcarque donde la empresa  DESA está intentando por segunda vez construir una represa hidroeléctrica ilegal e ilegítima.

Denunciamos que en horas de la mañana del día 2 de marzo, el día del asesinato de Berta Cáceres, testigos vieron a sicarios de DESA en un carro Ford 150 color Azul en Siguatepeque a la altura del desvío para La Esperanza, hablando mal de Berta. 

Denunciamos que el 20 de febrero de 2016 durante la movilización del COPINH en contra de la represa hidroeléctrica Agua Zarca, el Vice Alcalde de San Francisco de Ojuera, quien está colaborando con la empresa DESA en promover el Proyecto Hidroeléctrico Agua Zarca, sentenció a muerte a la compañera Berta Cáceres. 

El 16 de febrero, hombres armados persiguieron a Berta Cáceres y otros miembros del COPINH cuando iban saliendo de Río Blanco, persiguiéndoles en vehículo desde Plan de Encima hasta Zacapa.

El 25 de febrero, durante el desalojo por parte de la policía y ejército de familias lencas del COPINH en Jarcia, Guinse, Intibuca, un elemento de la DGIC hostigaba a Berta Cáceres y le dijo que ellos no respondían por ella si pasaba algo.

Berta recibió constantes amenazas a muerte por su lucha en defensa del pueblo Lenca, incluso en los días antes de su asesinato. Reiteramos la denuncia en el comunicado del COPINH el 20 de febrero, que DESA tiene contratados a reconocidos criminales como guardias paramilitares. Uno de ellos fue involucrado en el asesinato de Bernardo Pérez y al final de diciembre del 2015, fue detenido por portación ilegal de armas pero luego fue puesto en libertad después de ser abiertamente apoyado con dinero y diligencias por
Jorge Ávila, jefe de seguridad de DESA- PH Agua Zarca . Reiteramos nuestra denuncia sobre la colaboración entre DESA y el estado hondureño en amenazar al pueblo Lenca, y denunciamos la colaboración entre los guardias, policías, militares y TIGRES desplegados en la zona donde se pretende construir la represa Agua Zarca.

Si la Fiscalía quiere investigar a la muerte de Berta Cáceres que decomisen e investiguen los vehículos relacionados con DESA y sus sicarios, específicamente el Ford 150 de color azul en que se movilizaron los sicarios de DESA el mismo día del asesinato de Berta.

Actualmente el Estado hondureño ha prohibido a Gustavo Castro Soto, quien fue testigo del asesinato y quien fue herido por las balas, de salir del país. Gustavo es el Coordinador de Otros Mundos/Amigos de la Tierra México. Ya ha brindado su testimonio a los investigadores. Hoy en la mañana no fue permitido abordar el avión para regresar a México y denunciamos que su seguridad está en riesgo. Denunciamos que al estar llevado de regreso a La Esperanza, la seguridad de Gustavo está en riesgo.

Exigimos que se investiguen los poderes económicos y políticos detrás del asesinato de Berta Cáceres Flores, lo cual necesitamos expertos independientes e imparciales.

¡Exigimos justicia para Berta Cáceres Flores! Exigimos que se esclarezcan los verdaderos asesinos de Berta. Exigimos que el estado de Honduras deje de manipular la investigación y que firme un convenio con la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos de inmediato para que empiecen una investigación imparcial y transparente.

Exigimos la salida de DESA del Río Gualcarque y que los organismos internacionales financieros como FMO y Finnfund retiren su dinero y apoyo del Proyecto Agua Zarca.

Exigimos un fin a la criminalización del COPINH y que se respete la integridad física de Tomas Gómez, Coordinador de Organización del COPINH, y los y las demás miembros de la Coordinación General de COPINH, los y las miembros del COPINH en Río Blanco y todos los y las líderes comunitarios del COPINH.

Exigimos un fin a los asesinatos, persecución, militarización, y criminalización de todas las luchadoras y luchadores del pueblo hondureño.

Reafirmamos nuestra lucha en defensa de los bienes comunes de la naturaleza y el pueblo Lenca.

Reafirmamos nuestra defensa del Río Gualcarque.

CON LA FUERZA ANCESTRAL DE LEMPIRA, MOTA, ENTEMPICA, SE LEVANTAN NUESTRAS VOCES LLENAS DE VIDA, JUSTICIA, DIGNIDAD Y PAZ.

BERTA CÁCERES VIVE.

COPINH