jueves, 25 de febrero de 2016

Honduras: Copinh denuncia campaña difamatoria de DESA-AguaZarca

Por Copinh

El Gobierno de Honduras sigue permitiendo  y siendo cómplice de la violación de derechos humanos del Pueblo Lenca de Río Blanco y del Norte de Intibucá, al respaldar el segundo intento de DESA de construir el Proyecto Hidroeléctrico “Agua Zarca” sobre el mismo Río Gualcarque, patrimonio natural, cultural, económico y hábitat  funcional del Pueblo Lenca.

Este nuevo intento de DESA-Agua Zarca está basado en la misma concesión ilegal que ha violado el derecho de Consulta y Consentimiento Previo, Libre e Informado del Pueblo Lenca, así como el Convenio 169 de la OIT, la Declaración de la ONU sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, por lo que desde su origen es ilegítimo e ilegal.

Condenamos a quienes hoy apoyan este proyecto de muerte convirtiéndose en violadores de derechos históricos, colectivos e individuales del Pueblo Lenca, como lo son el Fondo de Desarrollo de los Países Bajos FMO de Holanda que  apoya  con  15 millones de dólares, igualmente el  Finnish Fund for Industrial Cooperation Ltd. FINNFUND de Finlandia con 5 millones de dólares, el Banco Centroamericano de Integración Económica BCIE con 24,4 millones de dólares, las empresas Siemens y VoithHydro de Alemania, Empresa CASTOR (Castillo-Torres), Constructora Cerros de Comayagua, el Banco FICOHSA y el grupo empresarial de la familia Atala, el gobierno de los Estados Unidos a través de USAID-Proyecto MERCADO y el SERNA, que continúa siendo lacaya de empresas como DESA, y que se ha negado a entregar al Copinh información de más de 40 proyectos hidroeléctricos que afectan y violan derechos del Pueblo Lenca, incluyendo el AGUA ZARCA.

Recordamos que el espurio Congreso de la República, en el año 2010, otorgó docenas de concesiones de ríos en toda Honduras, lo que significa la privatización total de bienes comunes y de la naturalez. Entre ellos se encuentra la concesión del Río Gualcarque, entregado inicialmente por 20 años a la empresa DESA. En este proyecto hemos demostrando, una y otra vez y en diferentes formas, la barbarie e ilegitimidad; desde la violación  a la legislación nacional e internacional hasta la falsificación de firmas, represión y el asesinato de varios miembros del Copinh en esta zona por oponerse al proyecto hidroeléctrico de DESA.

Este proyecto, así como el del 2013, continúa manteniendo, ahora con mucho más apoyo, una estructura militar y paramilitar enmascarada con guardias de seguridad,  la disposición  total de la Policía Nacional, sobre todo la ubicada en la Operación Libertad, comandada desde Tegucigalpa y para la cual han asignado fondos públicos, logística, comunicación, personal policial, así como de Policía Militar Y Tigres estructurados, financiados y entrenados por los Estados Unidos. No bastando con lo anterior, DESA y la Alcaldía de San Francisco de Ojuera, encabezada por el señor Raúl Pineda, alcalde nacionalista, han procedido a contratar a 50 personas activistas del Partido Nacional, empleados de la Alcaldía y de la empresa, pagándoles 200 lempiras diarios, más comida, manteniéndoles armados, y con apoyo desde la alcaldía.

DESA-Agua Zarca tiene contratados como guardias paramilitares a reconocidos responsables de crimenes, incluyendo asesinatos, que han amenazado constantemente a dirigentes comunitarios, nacionales y a compañeras comunitarias del Copinh. Estos guardias-paramilitares incluso han sido detenidos por portación ilegal de armas, como se demostró durante la detención de uno de ellos el 28 de diciembre 2015. Cobijados por la impunidad y el poder influyente de la empresa DESA fueron puestos en libertad por una fiscal y jueza de Intibucá, abiertamente  apoyados con diligencias y dinero, movilizando para eso al jefe de seguridad de DESA-Agua Zarca, Jorge Ávila, sin importar los antecedentes delictivos como el de asesinato en el caso de Bernardo Pérez.

DESA-Agua Zarca está destruyendo el cauce natural del río que es un lugar sagrado para el Pueblo Lenca, está destruyendo ecosistemas únicos, la biodiversidad, la fauna de la zona, zonas de producción agrícola, de alimentación y medicinas naturales,  los bosques que ya están arrasados por estas empresas.

DESA-Agua Zarca alega que rediseñó el proyecto, sin embargo queremos denunciar que el PH Agua Zarca está definido a construirse con las aguas del mismo río Gualcarque, río que es territorio del Pueblo Lenca, por el cual hemos emprendido una lucha de años, ante la amenaza de privatización.
 
Empleados y exempleados de DESA-Agua Zarca y de la empresa BLUE ENERGY que se ha adueñado y destruido el río Cangel, igualmente importante como el Guacalque y que también nace en la cordillera de Puca Opalaca, produjeron una acción de  irrespeto  y amenaza  a la delegación del Copinh, que acompañaba el 7 de noviembre del 2015  a la Relatora Especial de la ONU para los Derechos de los Pueblos Indígenas, igualmente a la  delegación internacional que le acompañaba y a la misma Relatora, la señora Taulis Corpuz, a quien retuvieron por algunos minutos.

Como en 2013, cuando la alcaldía de Intibucá sirvió de testaferro de DESA-Agua Zarca, ahora la alcaldía de San Francisco de Ojuera hace lo mismo. A ambas se les dejó claro, en una visita que hicieran a la comunidad de Río Blanco, el rechazo del Pueblo Lenca a este proyecto de acabar con el río Gualcarque y sus funciones y ecosistemas. En esta reunión, el alcalde Raúl Pineda y su equipo fueron recibidos con respeto y amabilidad, mientras que  cuando representantes indígenas nos movilizamos a San Francisco de Ojuera, el 30 de noviembre del 2015, a la sede de la municipalidad, fuimos recibidos por parte de esa corporación municipal, sus empleados y manchas bravas del Partido Nacional, con amenazas, machetes, armas, acusaciones e insultos racistas, de desprecio y odio a las mujeres del Copinh y por el  hecho de ser mujeres indígenas, rebeldes. LLegaron a la ridiculez de hacer zanjas profundas en la principal carretera pública para impedir el paso de los buses en los que nos conducíamos, esto usando maquinaria de DESA-Agua Zarca.

Existe una amenaza permanente contra la vida, la integridad física y emocional de la población luchadora de Río Blanco e incluso contra la solidaridad, acompañantes, observadores de derechos humanos, periodistas, luchadores y luchadoras nacionales e internacionales.

Denunciamos  que la empresa DESA,  no solo pretende  acaparar y destruir el  río Gualcarque, sino que ahora va también sobre el río Blanco, otro afluente del Gualcarque, sobre  el río  Guinse con un complejo de represas  que afecta a San Francisco de Opalaca, Intibucá y Santa Bárbara.

Rechazamos enérgicamente la campaña sucia, cínica que pretende difamar y quitar credibilidad a la lucha histórica del Copinh, igualmente criminalizar nuestra organización. Esta campaña que deslinda a DESA como ejecutora del PH Agua Zarca,  se convierte en una herramienta de humillación para comunidades que las exhiben como trofeos, dándoles regalías y arrebatándoles el verdadero desarrollo con soberanía, futuro digno y de vida, con la complicidad de la Agencia para el Desarrollo del gobierno de Estados Unidos USAID-Proyecto MERCADO, como mampara de “desarrollo, empleo, energía limpia y responsabilidad social”.

DESA, con una lógica militarista y de inteligencia militar, con estrategias que buscan quebrar la voluntad del Pueblo Lenca, crear división, imponer terror usando todo tipo de estructura represiva, busca hacer creer a la opinión pública nacional e internacional que lo existente es un "pleito entre pobres" y continúa negando el derecho y la existencia del Pueblo Lenca, minimizando al Copinh, usando lenguajes "educados y respetuosos" con asesoría y equipo de publicidad y campañas mediáticas manipuladoras, para elevar su perfil y perpetrar su objetivo de obtener millones de lempiras en ganancias.

El Copinh reafirma su razón como organización Lenca que le apuesta a la descolonización, a la paz con justicia  y a  lucha contra la privatización y saqueo, y reafirma su legado de dignidad y rebeldía de Lempira y de sus gestas emancipatorias y por la autodeterminación y soberanías de los pueblos.

El Copinh llama a la solidaridad nacional e internacional a realizar acciones que contribuyan a frenar y a denunciar estos hechos y política de agresión y de estrategias de las empresas, para acaparar y privatizar los bienes comunes y de la naturaleza y de violación sistemática de los derechos del pueblo Lenca.

Animamos a realizar comunicaciones de denuncia en estas instancias:

FMO-Holanda:  Anna van Saksenlaan 71, 2593 HW Den Haag, Países Bajos
Teléfono: +31 70 314 9696

FInnfund- Finlandia: FINNISH FUND FOR INDUSTRIAL COOPERATION LTD. (FINNFUND) Uudenmaankatu 16 B P.O. Box 391 FI-00121 Helsinki, Finland  www.finnfund.fi 
tel. +358 9 348 434
fax +358 9 3484 3346
 

USAID Honduras: James Watson, tel. 00504-2236-9320  Fax 00504-2236-7776
USAID Honduras: Jorge Soto sub-director del proyecto mercado jsoto@fintrac.com
USAID   Washington, DC:  Julie Ciccarone  jciccarone@usaid.gov