jueves, 4 de febrero de 2016

Costa Rica: Amparo contra algodón transgénico

www.eldiario.net
Siembra de algodón sumarían más de 10 mil hectáreas autorizadas desde 1991

Por FECON

El jueves 28 de enero, al menos 50 ciudadanas y ciudadanos junto con organizaciones ecologistas y 8 diputados del Frente Amplio interpusieron un recurso de amparo para impedir que se siembre un nuevo tipo de algodón transgénico en Cañas, Guanacaste (ver amparo).

El permiso para sembrar este tipo de transgénico fue otorgado por el MAG mediante la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio) y publicado en la gaceta el primero de diciembre pasado.

La empresa beneficiada  es subsidiaria de Dow Chemical Co., una de las seis compañías que dominan el negocio de las semillas transgénicas en el mundo y que controla alrededor del 10%  de las ventas de agrovenenos (plaguicidas) en el planeta.


La transnacional ha sido cuestionada por los devastadores efectos del “nemagón”, plaguicida que ha dejado estériles a miles de trabajadores  y por su complicidad en  la creación del “agente naranja” un terrible herbicida  que el Gobierno de Estados Unidos de América utilizó en la guerra contra Vietnam con terribles consecuencias aún hoy, más de 40 años después, entre las que destacan deformaciones, daños cerebrales y físicos, defectos congénitos, cáncer. Este agente es altamente tóxico y arrasó tanto áreas de cultivo como pueblos y selva.

El recurso se sustenta en la obligación que tiene el Estado de asegurar el acceso a la información y, consecuentemente, la participación ciudadana en los trámites de permisos para la liberación de transgénicos, lineamiento definido por la Sala Constitucional a raíz de una acción de inconstitucionalidad (ver más).

En el que caso del algodón de Dow Chemical, al manejarse información técnica de manera confidencial, que se toma como base para autorizar dichas actividades, se aplicó el mismo procedimiento que ya fue señalado como inconstitucional porque viola los derechos de todas las personas de tener acceso a información de carácter público.

En el recurso interpuesto, también se aduce que el otorgamiento del permiso es violatorio del mismo Protocolo de Cartagena, que es la máxima norma internacional de bioseguridad, pues de manera expresa señala la obligación de las partes de asegurar la participación ciudadana.

Pero las preocupaciones no acaban ahí, se suman la falta de capacidad de control de eventos como la propagación de plantas y rebrotes de algodón transgénico ocurridos en Cañas en el año 2005 (Sprenger, 2008), y también, se recuerda que en Chomes de Puntarenas más de 180 mujeres trabajadoras sufrieron de intoxicaciones con uso de pesticidas en campos de algodón transgénico durante los meses de julio y octubre de 2010 (IRET, 2011).

Con esta nueva siembra de algodón sumarían más de 10 mil hectáreas autorizadas desde 1991, siendo este el principal cultivo transgénico en nuestro país con un 91% del área total históricamente sembrada que llegan a unas 11 176,2 hectáreas (Ver cuadro).

Seguido de algodón entre 1991-2015 se han sembrado el siguiente número de hectáreas con cultivos transgénicos: 904,364 de soya, 57,41 de piña, 19,1 de banano, 5,8 de maíz, 1,6 de arroz, 0,50 de arroz, 0,10 de plátano y 0,1 de tiquizque. En Costa Rica el cultivo de algodón y de soya transgénicos están dedicados a reproducir semillas para exportación mientras se están realizando experimentos en maíz, piña, banano, plátano, arroz y tiquizque (Ver cuadro).

Los permisos son solicitados anualmente y con 1.698,90 hectáreas, 2007 y 2008 fue el año con mayor área sembrada. Está pendiente de permiso otra solicitud para cultivar algodón transgénico por parte de la compañía Bayer S.A.