martes, 29 de diciembre de 2015

"Somos una Revolución para liberar y transformar Bolivia" Evo Morales

ALBA TV

El presidente Evo Morales afirmó este domingo en un balance de su gestión que no se trata sólo de un gobierno próximo a cumplir 10 años, sino de una revolución profunda para liberar y transformar Bolivia, lo cual entraña mucha responsabilidad.

Ante unos tres mil dirigentes y representantes de organizaciones sociales afines al Movimiento Al Socialismo – Instrumento Político para la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), en el coliseo de Chimoré, Cochabamba, Morales defendió la necesaria unidad.


Hemos llegado hasta aquí por la unidad del pueblo, cuando hay unidad del pueblo nada es imposible para Bolivia. Esa es nuestra experiencia luego de 10 años de gestión, recalcó.

Durante su intervención inicial para abrir los debates sobre la gestión gubernamental el 2015, el presidente recordó que en 10 años éste se ha convertido en el movimiento político más grande de la historia de Bolivia desde la fundación de la República.

Este movimiento, dijo, nació de los sectores más empobrecidos, explotados y humillados del pueblo y nos decían que no teníamos derecho a hacer política.

Desde Estados Unidos hasta 2006 decidían hasta cuales partidos obtenían de la Corte la posibilidad de presentarse a elecciones, para dividirnos con una doctrina norteamericana que sólo destruía el país y era enemiga de las organizaciones sociales, dijo.

Hace 10 años el 18 de diciembre ganamos las elecciones con el 54 por ciento, y el 22 de enero cumpliremos 10 años de gobierno con este proceso de cambio que Naciones Unidas reconoce hoy como el país de mayor crecimiento económico en América del Sur, enfatizó.

De seis actos electorales y referendos, tres ganamos con más del 50 por ciento de los votos y tres ganamos con más del 60 por ciento, recordó Morales y aseveró que con el pretexto de independencia sindical, algunos dirigentes proclamaban el pluralismo ideológico.

Por principio somos anticolonialistas, antiimperialistas, y pasamos de una lucha sindical a una lucha electoral, recalcó tras criticar a la derecha camuflada con la concepción de una tercera línea.

Aludió a quienes pretendían eliminar los cultivos de coca, no reconocían al movimiento campesino, y en la mal llamada lucha contra el narcotráfico aceptaban que cada año viniera Estados Unidos a evaluarnos como si éste fuera su territorio, a controlar y reprimir.

El próximo año habrá una cumbre de jefes de Estado sobre el tema del narcotráfico y en los organismos internacionales ya se pone de ejemplo a nuestra lucha contra este flagelo con la participación del pueblo, eso no había antes, precisó.

Citó evaluaciones de organismos internacionales que colocan a Bolivia como el país mejor preparado para afrontar la actual crisis económica, y reiteró la proyección de crecimiento de un cinco por ciento el 2016 con el incremento de los volúmenes nacionales de exportación.