viernes, 18 de diciembre de 2015

El sur de Honduras atacado por terratenientes, desigualdad social, pobreza y partidismo político

defensoresenlinea.com
Por Sandra Rodríguez | Defensores en Línea

Un grupo de jóvenes realizó un mapeo sobre la situación de violaciones a derechos humanos que viven en la región sur de Honduras, especialmente donde tiene presencia la Red de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos del Sur del país (REDEHSUR).

Los y las integrantes de la REDEHSUR son personas capacitadas en temas de derechos humanos por el COFADEH, acción que realiza desde el año 2012 con la ejecución del proyecto “Formación e información de DDHH, en el centro y sur del país”, con el apoyo de las iglesias protestantes de Suiza (Heks-eper) para Honduras.

El grupo está integrado por 27 personas que viven en las comunidades de la Península de Zacate Grande (Amapala), San Antonio de Guarumas, Langue, Nacaome y San Lorenzo en departamento de Valle; Santa Ana, Ojojona, Alubarén y Sabana Grande, en Francisco Morazán; y Pespire, Orocuina, Morolica y Choluteca en el departamento de Choluteca, y aunque son diversos lugares, las violaciones a los derechos humanos sos similares. 

El departamento de Valle está amenazado por el despojo de tierra para instalar las inversiones de compañías transnacionales,  en el municipio de Langue les preocupa las concesiones de minería metálica a cielo abierto y por túneles, más cuando se conoce de casos de derrumbes donde algunos obreros han perdido la vida, como en el Corpus, Choluteca (2014).

También se coarta  la libertad de expresión “nos quieren callar la boca” dice un comunicador social de la zona, quien denunció que desde líderes religiosos, alcaldes y del mismo gobierno hay intereses en la zona sur para sus inversiones y no atienden las necesidades del pueblo.

La amenaza de una ciudad modelo es latente en la península de Zacate Grande, donde hay diez comunidades cuyos habitantes viven de la agricultura y pesca, y están en constante lucha contra terratenientes confabulados con autoridades públicas.

“Hay un mercado gigante de tierras impulsado por los ricos, incluso por internet se sigue promoviendo la venta de nuestros territorios”, manifiestan algunos miembros de la REDEHSUR, quienes habitan en la zona desde hace varias generaciones y actualmente enfrentan procesos judiciales por “usurpación de tierra”. Representantes de la familia Facussé –quien se acredita como dueña- les ha propuesto negociar su libertad a cambio de que se alejen de los predios, no digan que les pertenece y reconozcan como dueño legítimo a Miguel Facussé, quien falleció el pasado 23 de junio, denunciaron defensores hace unas semanas.

Entonces no solo están siendo afectados por querer cultivar la tierra, sino que la pesca ha disminuido porque los agroquímicos que las industrias lanzan en el rio Nacaome son arrastrados hasta el mar, provocando la muerte de peces y crustáceos, lo que hace más difícil la subsistencia familiar de Zacate Grande.

Los defensores de ddhh afirman que el litigio de la tierra está latente, ya que los terratenientes dividen a los pobladores entregando títulos supuestamente legales, pero lo que les da un uso de dominio, solo para que la trabajen, como la amenaza que enfrentan en las playas Los Hornos y El Mudo, en la comunidad de La Flor.

“Los jóvenes hemos heredado el ejemplo de nuestros mayores para defender el lugar donde vivimos. No podemos dejar nuestras luchas tiradas, podemos hacerla desde la trinchera de La Voz de Zacate Grande” afirmó un comunicador social y voluntario de la radio comunitaria La Voz de Zacate Grande.

Mientras que en la comunidad de Playa Blanca hay un proceso de acaparamiento de tierras, está la amenaza de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE). Hay intimidaciones, procesos penales, personas que negocian sus tierras y ponen en peligro al resto de la comunidad, ellos siguen línea de terratenientes, comentaron los defensores.

En el departamento de Choluteca, se puede generalizar el mal clima, la mala distribución de las riquezas, el poder político que se centra en unos pocos y acelera el empobrecimiento y miseria del pueblo, como está sucediendo en el  municipio de Pespire, donde también la  deforestación borró las aguas superficiales y el agua de consumo humano es extraída de pozos.

La población en su  mayoría vive de la agricultura, lamenta que el gobierno no da respuesta a la sequía, pese a que así lo anunció públicamente hace unos meses, dijo uno de los miembros de la REDEHSUR, quien debe transportarse en autobús con poca seguridad a través de carreteras en mal estado, asi como están los centros educativos donde ni siquiera hay un lugar para que los y las estudiantes se sienten o apoyen su cuaderno mientras escriben.

En el municipio de Morolica, denuncian que hay persecución política para la juventud que no es del partido de gobierno, por lo que se han organizado en redes municipales de jóvenes que buscan proyectos de formación para poder salir adelante y esperan tener radios comunitarias para expresarse a través de ellas sin limitarse en sus mensajes. Además han creado clubes ecológicos.

Lamentan que las autoridades edilicias les manifiesten abiertamente que la juventud no es de su interés, y que sólo si él quiere les ayuda, incluso para una merienda en un taller de formación, pese a que se debe destinar un porcentaje del presupuesto a los jóvenes.

Al sur del departamento de Francisco Morazán, está el municipio de Alubaren, donde el precario sistema educativo afecta directamente a los niños y niñas, y si hay reprobación deben hacer trabajos de reparación de infraestructura y pasar la clase, lo que no abona nada en la formación académica, aseguran defensores de la zona.

Y en el municipio de Santa Ana, denuncian que no hay otra ley que la del alcalde, quien lleva dos periodos en el cargo, y hasta se da el lujo de tomar vacaciones familiares en el extranjero. Allí existe una red de mujeres defensoras, quienes son hostigadas por las autoridades edilicias.

Además hay hospital privado, donde no se atiende emergencias sino es que se paga 50 lempiras por la consulta, este es administrado por un sacerdote extranjero, así como un centro educativo privado, donde no va gente pobre, y de ha creado un estigma contras los estudiantes del instituto público, denuncian jóvenes defensores.

En general se ve sectarismo político, los acaldes priorizan las ayudas de acción social con sus seguidores, aunque algunos no tienen necesidad. Las vías de comunicación terrestres se vuelven intransitables, no hay proyectos de agua potable, tampoco control en la deforestación,  minería y químicos que contaminan el ambiente. y ante el crecimiento poblacional, el déficit de vivienda es muy alto.

La REDEHSUR continúa su formación en derechos humanos, han visitado a las autoridades judiciales de Amapala, Nacaome y San Lorenzo, ahora se preparan para conocer los instrumentos legales que les asisten en su labor.

Para el próximo año, el grupo formado desde el 2012 y los integrantes de la segunda fase del proyecto “Formación e información de DDHH, en el centro y sur del país” con tunaran las labores de forma conjuntan ambos con las mismas capacidades instaladas por facilitadoras del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH.