miércoles, 2 de diciembre de 2015

Colombia: "Defendemos nuestro trabajo, nuestra vida y nuestra región"

Foto G.Trucchi | Rel-UITA
En Cali miles de trabajadores del sector azucarero se movilizaron por la estabilidad laboral

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA

Este 30 de noviembre, la ciudad de Cali fue escenario de una nueva y masiva movilización de los corteros de caña. Exigieron al gobierno de Juan Manuel Santos dejar de impulsar medidas que atacan a la producción nacional, y ponen en riesgo el empleo de miles de trabajadores del sector azucarero y panelero.


La movilización, convocada por las tres centrales sindicales de Colombia (CUT, CTC y CGT), salió de la antigua Estación del Ferrocarril y concluyó frente a las instalaciones de la Gobernación del Valle del Cauca.

"¡Azúcar sí, Santos no!‎", "¿Quiénes somos? ¡Trabajadores azucareros! ¿Qué queremos? ¡Empleo justo y digno!", coreaban los corteros de caña mientras se desplazaban por las principales avenidas de la ciudad.

“¡No al TLC!”, “¡No a la importación de azúcar! ¡Defendemos la producción nacional!”, repetían con fuerza a través de parlantes montados en diferentes vehículos que acompañaban la marcha.

Cientos de manos levantaban afiches donde se le exigía al gobierno proteger el trabajo en el sector azucarero y panelero, así como la producción agrícola nacional.

"Estamos aquí, nuevamente y con más fuerza. Le decimos al presidente Santos que rechazamos las medidas nefastas que atentan contra la estabilidad laboral de miles de trabajadores", dijo Johnson Torres, presidente de la seccional Florida del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agropecuaria (Sintrainagro).

"Más de 2 millones de personas, directa o indirectamente vinculadas al sector azucarero y panelero, sufrirían un golpe mortal a su estabilidad económica y laboral”, agregó el joven dirigente sindical.

Políticas neoliberales viejo estilo
Transnacionales al acecho

Las políticas neoliberales impulsadas por el gobierno de Juan Manuel Santos y la implementación del tratado de libre comercio firmado con Estados Unidos, están poniendo en riesgo el futuro de unos 40 municipios de los departamentos de Cauca, Valle del Cauca, Risaralda y Caldas, donde la población vive eminentemente de la producción azucarera y panelera.

Las fuertes presiones del gobierno norteamericano para que se cumplan las condiciones impuestas por el TLC firmado entre Colombia y Estados Unidos, ha llevado al gobierno actual a promover una reducción sustancial del arancel al azúcar extranjero.

El decreto firmado este 30 de noviembre por el presidente Santos establece una reducción del actual 117 por ciento a un máximo del 70 por ciento.

Las autoridades colombianas pretenden también revisar el Sistema Andino de Franjas de Precios (SAFP) y el Fondo de Estabilización de Precios del Azúcar Nacional (FEPA), ese último uno de los mecanismos que permiten a los productores nacionales enfrentar los embates de estos acuerdos comerciales.

De acuerdo con las organizaciones sindicales y sociales que promovieron la movilización, principal objetivo del gobierno estadounidense sería inundar el país con su producción subvencionada, tanto de azúcar como de alcohol carburante (etanol).

Las grandes transnacionales norteamericanas que producen, comercializan y usan estas materias primas en su producción, serían las principales beneficiadas por esta medida.

Defendiendo el empleo…
…y el desarrollo social

"Ya lo hemos dicho: esta movilización no tiene el objetivo de defender a los empresarios, sino el empleo y el desarrollo social", dijo Guillermo Rivera, presidente del Sintrainagro, desde la tarima instalada frente a Gobernación.

‎El dirigente sindical dijo que Sintrainagro va a trabajar en defensa de la producción nacional y de la soberanía alimentaria, para que haya desarrollo, bienestar y una verdadera paz con justicia social.

“Hoy estamos diciendo al gobierno que respete la soberanía nacional, y si no lo hace, las y los colombianos la vamos a hacer respetar", concluyó Rivera.

Durante el acto final tomaron la palabra dirigentes locales y nacionales de las tres centrales obreras, así como representantes de Dignidad Agropecuaria y de la Rel-UITA.

"Estamos aquí para defender al sector azucarero, sin dejar de luchar para que se garanticen las libertades sindicales, para que se acaben las formas de tercerización e intermediación laboral y haya trabajo decente”, dijo Gerardo Iglesias, secretario de la Rel-UITA.

“Estamos aquí porque somos hombres y mujeres de paz. Queremos la paz. Pero la paz no es solo ausencia de guerra. La paz es terminar con la inequidad social, generar empleo digno, apoyar a la pequeña y mediana industria, mirar y apoyar al campo y a su gente para acabar con tanto desplazamiento y pobreza”, agregó.

Iglesias explicó que la Rel-UITA le dará visibilidad internacional a la problemática que enfrentan los trabajadores azucareros y el campesinado nacional.

“Por eso no se sientan solos. Tienen la solidaridad, el respaldo y el apoyo del movimiento sindical a nivel mundial”, concluyó el secretario de la Rel-UITA.

Fuente: Rel-UITA