viernes, 13 de noviembre de 2015

Fuertes reacciones a carta de secretario OEA sobre elecciones en Venezuela

Por Agencias

El presidente del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela), Nicanor Moscoso, afirmó que la observación de la Organización de Estados Americanos (OEA) a las elecciones de Venezuela, se ha "descalificado" tras las expresiones de su secretario, Luis Almagro.

"Quien tiene las expresiones que contiene su comunicación hacia un Estado miembro como es Venezuela simplemente se está auto descalificando, consideramos que (Almagro) está mucho más allá (…) de lo que son realmente sus atribuciones como secretario", dijo Moscoso en rueda de prensa.


Almagro "ha sellado la imposibilidad de que un organismo como la OEA, en su gestión de observación y acompañamiento electoral, sea invitada", añadió Moscoso desde la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano.

De esta forma Moscoso se refirió a una misiva en la que el político uruguayo le expresó a la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, su preocupación por el proceso electoral venezolano fijado para el 6 de diciembre, unos comicios para los que ya antes de la carta, la participación de la OEA como observador había sido rechazada por la autoridad venezolana.

En el texto, Almagro lamentó el rechazo de la misión de observación de la OEA por parte del país caribeño y recordó a Lucena que su obligación es que las condiciones permitan la celebración de las elecciones de forma "justa y transparente".

En el texto de 18 páginas, el excanciller uruguayo consideró "preocupante" que, del análisis de las condiciones en las que se desarrolla la campaña electoral venezolana, se concluya que "las dificultades solamente alcanzan a los partidos de la oposición".

En la carta, Almagro alude a los candidatos de la oposición al gobierno de Nicolás Maduro, a los medios de comunicación local, a la forma en que se desempeñan los periodistas, a los controles que debe llevar adelante el Consejo Nacional Electoral Venezolano y a las condiciones que llega el sistema político venezolano a las elecciones legislativas del próximo 6 de diciembre. Señala que lo hacen en un "juego desequilibrado".

Almagro hace suyos los reclamos de los partidos de la oposición al gobierno de Maduro, asegurando que "la oposición venezolana no ha gozado de condiciones de participación equitativa en la campaña electoral".

Subraya además que intuye "la ausencia de garantías de acceso a los medios de comunicación para aquellas candidaturas que no cuenten con el financiamiento del Estado", que se registra confusión en los diseños de las papeletas, así como que hay "detenciones masivas y presuntas ejecuciones extrajudiciales" en una implementación del plan de seguridad denominado Operación Liberación del Pueblo, que -asegura Almagro- fue promovido por el presidente Nicolás Maduro y por Diosdado Cabello "que apoya y da difusión a actividades ilegales de espionaje y seguimiento a opositores".

El secretario general de la OEA le dedica también unos párrafos a la situación de los dirigentes opositores de Venezuela, y critica la inhabilitación dispuesta por la justicia venezolana que cae sobre ellos a participar en la vida política "porque no han sido sustanciadas en procedimientos en los que consta la existencia de garantías básicas para descargos y defensa (…) la política debería abrir la puerta para que la ciudadanía se exprese y sea la ciudadanía la que juzgue la acción política que han tenido los inhabilitados", propuso.

El Ceela es, junto a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), una de las organizaciones autorizadas por el CNE para participar como observador electoral en las legislativas del país, una decisión que generó el rechazo de los partidos opositores que reclamaron la participación también de la OEA, la ONU, y la Unión Europea (UE). (EFE | La República)

Reacción en Venezuela

El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, denunció en su programa semanal un nuevo ataque del imperialismo contra Venezuela, a través de “un organismo tan desprestigiado y en decadencia como la Organización de Estados Americanos (OEA), en la voz de su secretario general, Luis Almagro”.

“Yo no sé qué le pasa a ese señor, ¿será que esas declaraciones las da después de consumir algo o tomarse algo? ¿Una pastilla para los nervios será? ¡Tome moringa señor Almagro, que este país es libre y usted no tiene por qué meterse aquí en Venezuela!, no se meta en la Patria de Bolívar”, aseveró.

Del mismo modo, explicó que los comentarios contra el proceso de elecciones parlamentarias previsto para finales de año, descalificaban a Almagro como observador porque “toma partido abiertamente con la oposición venezolana, es un vocero de ellos ¿Qué va a estar observando?  Venga aquí y se inscribe como candidato, si lo dejan, pero ya queda descalificado automáticamente”.

En este sentido, indicó que a estas acciones se añaden la violación de nuestro espacio aéreo por aviones norteamericanos, los agentes del imperialismo en el país y el portaviones que estará en la fachada atlántica venezolana el día de los comicios. Afirmó que esta suma constituye la respuesta del imperio al contundente rechazo del pueblo venezolano a las negociaciones de Lorenzo Mendoza y Ricardo Haussmann con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, para acabar con la soberanía de Venezuela.

“Mendoza sigue haciéndole daño a esta Patria, estas son instrucciones de ellos, vean cómo la prensa aquí en Venezuela se arremolina y hace las mismas preguntas a quienes él (Mendoza) le da propaganda en sus empresas ¿Quién va a pelar ese boche publicista? (…) vean si consiguen a alguien de la oposición que verdaderamente tenga coraje o liderazgo. Siempre se tiene que meter el imperialismo a defender a la burguesía venezolana, porque no confían en los batequebrados que tienen aquí”, fustigó. (VTV)

Reacción en Uruguay

Las repercusiones también se hicieron sentir en Uruguay. El Senado vivió una particular sesión que terminó con el llamativo apoyo de los tres partidos de la oposición, Nacional, Colorado e Independiente, al ex canciller y ex senador del MPP, Luis Almagro. El inesperado respaldo político surgió luego que el senador colorado José Amorín Batlle diera a conocer en la sesión la carta que el secretario general de la OEA le enviara a la titular del sistema electoral de Venezuela.

La carta del secretario general de la OEA provocó un fuerte sacudón en los legisladores del oficialismo que, por segunda vez en el Parlamento, debieron enfrentar el reclamo de la oposición a que se condene el proceso electoral venezolano.

Con sus apreciaciones, Almagro enfureció a casi toda la izquierda que históricamente fue aliada del chavismo, pero encontró el elogio del ministro de Economía y líder del Frente Líber Seregni, Danilo Astori. "Me pareció una carta magnífica, muy equilibrada en defensa de los intereses de los ciudadanos de Venezuela y mi posición personal es de acuerdo con el contenido de la misma", señaló. Además, descartó que las declaraciones afecten al comercio con Venezuela. "Decir lo que pensamos sobre un proceso de este tipo, no es atacar al país", subrayó.

La postura de Almagro en relación a Venezuela fue cambiando a medida que se iba acercando a la OEA. A tal punto, que en sus primeros meses de gestión como secretario general del organismo fue calificado de "antivenezolano" por el gobierno de Maduro, luego de haber recibido al líder opositor Henrique Capriles.

Hasta ese momento, la izquierda había hecho oídos sordos a las controversias de Almagro con Maduro, pero ahora la mayoría de los sectores que componen el Frente Amplio se alinearon con Venezuela y fustigaron al secretario general de la OEA. La nueva postura de Almagro provocó un fuerte rechazo entre comunistas y socialistas y también irritó a dirigentes del Movimiento de Participación Popular (MPP), sector al que pertenece el excanciller. 

El diputado comunista Gerardo Núñez se mostró dolido por el giro de Almagro. "Es una carta totalmente descentrada, que manifiesta niveles de injusticia con la realidad venezolana", subrayó. En la misma línea, dijo sentir "una vergüenza muy grande" por el hecho que un integrante del Frente, y exfuncionario de gobierno, haga "apreciaciones tan duras" contra Venezuela. 

"Duelen este tipo de declaraciones, porque no tienen ningún asidero. Si fueran verdad no tenemos ningún inconveniente de asumirlo; pero duelen más porque reproducen el discurso de toda la derecha continental", afirmó. (La República | El País)