martes, 24 de noviembre de 2015

Costa Rica acumula 3500 migrantes cubanos

trabajadores.cu
Sin acuerdos en reunión del SICA, Nicaragua reafirma su posición 

Por Informe Pastrán

El gobierno de Nicaragua propuso hoy en el SICA que se revise la política migratoria de Estados Unidos para todos los inmigrantes, reiterando su posición de denuncia hacia Costa Rica y rechazando la migración masiva de cubanos, que ante la falta de acuerdos en la reunión del SICA, seguirán varados y acumulándose en el vecino país.

El representante por Nicaragua y vicecanciller, Denis Moncada, expresó que “Costa Rica, irresponsablemente, lanzó una invasión de migrantes ilegales cubanos sobre nuestro territorio, violentando soberanía y acuerdos y convenciones sobre límites, fronteras y migración” y señaló “el agravamiento de esta crisis que el Gobierno de Costa Rica ha utilizado para legitimar la llamada Ley de Ajuste y la Política de Pies Secos/Pies Mojados, que los Estados Unidos de Norteamérica diseñaron y mantienen como parte del bloqueo contra Cuba, denunciado y condenado por el mundo entero”.

“El Gobierno de Costa Rica ha creado y manipulado esta crisis que pretende desconocer e ignorar las causas y la responsabilidad de los Estados Unidos en el aliento de una migración insegura, indigna, desordenada e ilegal, que afecta a Cuba y que está afectando ya a la región centroamericana”, dijo Moncada. 

Representantes de los países que integran el SICA, más delegados de México, Cuba, Colombia y Ecuador, se reunieron en San Salvador, El Salvador, para abordar la problemática creada por la migración masiva de ciudadanos de nacionalidad cubana.

“El Gobierno de Nicaragua ratifica su posición de no prestarse a legitimar políticas ilegales que causan daño, sufrimiento, y pérdidas económicas a seres humanos, familias enteras, gobiernos y pueblos de Cuba y la región”, agregó. “Estados Unidos tiene la responsabilidad de corregir y cambiar esta situación, aceptando, de una vez por todas, con realismo y seriedad, un nuevo tiempo, de diálogo y respeto, en las relaciones con América Latina y el Caribe”, insistió el vicecanciller nicaragüense.

Moncada aseguró que nuestros países no cuentan con los recursos económicos para enfrentar “esta nueva amenaza a nuestra seguridad nacional, sobre todo, si tomamos en cuenta, que el desorden migratorio incrementa los riesgos de presencia y acciones terroristas en nuestra región, considerando el creciente tránsito de migrantes ilegales de África y otros continentes”.

Le enrostró a Estados Unidos que “nuestros presupuestos nacionales, como sabemos, han tenido y tienen que asumir con escaso, irrisorio, apoyo internacional, la lucha contra el narcotráfico, y el cuido de la seguridad de los mismos Estados Unidos”.

La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, aseguró que la posición asumida por Nicaragua en el SICA es de principios. “Consideramos que esto es para nosotros una posición de principios, invariable, no vamos a movernos de ahí.

Tenemos que responder por los derechos de nuestros migrantes en primer lugar, reclamar para ellos, para tantos hermanos y hermanas que corren riesgo de muerte en su travesía hacia los Estados Unidos, trato también humanitario; reclamar para ellos todo lo que se está reclamando solamente para un grupo de personas que fueron, además, como todos sabemos, lanzadas arbitrariamente sobre nuestro territorio en lo que nuestro gobierno califica como una invasión de parte del Gobierno de Costa Rica”, expresó.

“Están las conversaciones y ojalá se tome en cuenta lo que hemos venido planteando: que este es un problema que hay que ver con visión amplia, con sensibilidad, con compromiso y que hay que verlo integralmente; no coyunturalmente, no es un problema de hoy, es un problema de años y es un problema vigente”, reiteró.

El vicecanciller Denis Moncada, sostuvo que “la emigración centroamericana, de los países del CA-4 es una migración que busca alejarse de la tragedia de la pobreza, agravada por ese desvío de nuestros recursos, para contener el crimen organizado, de cuya existencia no somos responsables”.

“El Gobierno de Nicaragua considera indispensable se aplique en esta reunión una visión amplia, que incluya el reconocimiento de los derechos humanos de nuestros hermanos centroamericanos, que buscan llegar a los Estados Unidos. Pedimos estudiar este grave problema, tomando en cuenta nuestras realidades y prioridades, incorporando respuestas al sufrimiento continuo de las familias centroamericanas”, insistió.

El gobierno de Nicaragua aseguró ante el SICA que “cada día crece, por centenares, el número de emigrantes ilegales cubanos que el Gobierno de Costa Rica ha ubicado en nuestras fronteras, hasta contabilizar ya varios miles, en claro chantaje, presión y amenaza de repetir la invasión y violación de nuestro territorio”.

“El gobierno de Nicaragua exige, al gobierno de Costa Rica, tomar las medidas correspondientes para retirar de nuestras zonas fronterizas a todos los ciudadanos cuya concentración augura y alienta nuevas acciones violentas, lesivas de la soberanía que el gobierno de Nicaragua ha hecho y hará respetar. Nuestra posición de país es invariable, como corresponde con nuestro compromiso de buen gobierno, que responde a nuestro pueblo, garantizando una Nicaragua segura, que contribuya, como ha venido contribuyendo, a la seguridad de la región centroamericana”, destaca la posición oficial nicaragüense.

El canciller costarricense Manuel González aseguró que Costa Rica insistirá en sacar de su territorio nacional a más de 2.800 migrantes cubanos por la vía terrestre, lo cual incluye el paso por Nicaragua, en aras de que puedan continuar su camino hacia Estados Unidos. Esa fue la propuesta que González llevó a la reunión con sus homólogos de Centroamérica, Ecuador, Colombia y México. “Es lo ideal, es lo más práctico, es lo más sencillo de aplicar, en materia de costos y de logística también es lo más sencillo de manejar, que sea por tierra”, aseguró. 

Gonzalez se quejó por falta de acuerdos en el SICA acusando a Nicaragua de intransigente y en respuesta a la demanda nicaragüense de retirar de la fronteras a miles de cubanos, dijo que “lo que sí exigimos es el retiro del ejército nicaragüense de la frontera, acción innecesaria que pretende intimidar y amenazar a Costa Rica”. “Costa Rica pide que todos los países involucrados dejen transitar a los miles de cubanos varados en la frontera del país”, manifestó

El canciller costarricense, Manuel A. González Sanz, dijo además que “esta es una situación de carácter humanitario regional, que no debe enfocarse desde la perspectiva de seguridad, ni como un asunto bilateral entre los Estados involucrados y mucho menos debe ser utilizada para fines políticos”. “No se debe jugar con la aspiración legítima de estas personas por mejores condiciones de vida.

Ningún país se debería arrogar el derecho de bloquear una solución a este problema”, cuestionó. Costa Rica propone un conjunto de medidas que faciliten un tránsito seguro, ordenado y documentado de las personas migrantes cubanas, otorgándoles la protección adecuada frente al coyotaje, las redes internacionales de tráfico ilícito de migrantes o cualquier otra forma de explotación. “Tenemos que buscar una solución a lo inmediato a la coyuntura actual, son casi 3500 personas con la que vamos a terminar el día de hoy”, aseguró.

El experto en derecho internacional Mauricio Herdocia, señaló que la propuesta y posición del Gobierno de Nicaragua está basada en derecho y que la misma busca analizar la migración irregular como un problema que debe visto de forma regional, donde también debe involucrarse Estados Unidos y otras naciones vecinas a Centroamérica.

En declaraciones a TV Noticias del Canal 2, Herdocia sostuvo que "Nicaragua está exponiendo lo que ha sido su posición tradicional sobre el tema, manifestando que aquí estamos hablando de un flujo migratorio que no puede ser trasladado de un país a otro sin los debidos acuerdos para el ordenamiento de este flujo y que hay que procurar trabajar en esa dirección, y además el comunicado coloca un énfasis importante en tener una visión muchísimo más amplia".

“Ese es uno de los aspectos más importantes, el Gobierno de Nicaragua dice que considera indispensable se aplique en la reunión una visión amplia, que incluya el reconocimiento de los derechos humanos de nuestros hermanos centroamericanos que buscan llegar a los Estados Unidos”, subrayó.

Para Mauricio Herdocia, “esto no es solamente un tema de migración de ciudadanos cubanos, tampoco es un tema entre Costa Rica y Nicaragua, es un tema que involucra sustancialmente a los Estados Unidos y eso lo señala el comunicado nicaragüense, en el sentido de que Estados Unidos, al abrir la ley, debió haber hecho una concertación de carácter regional, es decir buscar una salida regional que apoyara este flujo de migrantes o bien tomar otras acciones que le permitieran a los ciudadanos cubanos transitar en las mejores condiciones posibles, incluyendo la posibilidad de la visa directa en vez de someterlos al suplicio de pasar por cinco, seis o siete países”. 

Considera que si Estados Unidos emite una ley que permite la llegada de cubanos a su territorio, debe contribuir a garantizar que ese flujo de migrantes se produzca de forma segura, ordenada y con acuerdos