lunes, 12 de octubre de 2015

Nobel de la Paz plantea considerar violaciones medio ambientales como crímenes de lesa humanidad

Por ABI

El activista argentino y premio Nobel de la Paz (1980), Adolfo Pérez Esquivel, planteó el lunes reformar el Estatuto de Roma de 1998, para incluir los delitos medio ambientales como crímenes de lesa humanidad.

A su juicio, las sanciones contra la depredación del medio ambiente y sus efectos catastróficos sobre la humanidad no necesariamente requiere la creación de un nuevo Tribunal de Justicia Climática, como proponen los delegados que asisten a la II Conferencia Mundial de loa Pueblos sobre el Cambio Climático y la Defensa a la Vida, que se realiza en la población boliviana de Tiquipaya.

    "No hay que generar otro tribunal, la Corte Penal Internacional (CPI) ya existe, sólo hay que reformar el Estatuto de Roma para incluir las violaciones medioambientales como crímenes de lesa humanidad y esto es lo que estamos intentando avanzar en esta propuesta", explicó tras una reunión con el presidente Evo Morales en un hotel de la localidad de Tiquipaya, sede de ese foro.

    La CPI es la primera Corte permanente, independiente, con la capacidad de investigar y llevar ante la justicia a quienes cometan las violaciones más graves en contra del derecho internacional humanitario, a saber crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidio.

    Bolivia convocó a autoridades, científicos, académicos, juristas, organizaciones sociales y a la sociedad civil a participar en ese foro previo a la Cumbre Climática de la ONU a realizarse en diciembre en París.

   Pérez Esquivel participó de forma activa en las mesas de trabajo instaladas en Tiquipaya.

    "Por eso es tan importante el encuentro que se está haciendo aquí, donde hay representantes de todas partes del mundo con propuestas, con análisis y con estrategias también para ver qué mundo construimos. Si no actuamos rápido estamos poniendo en peligro la vida planetaria", advirtió el activista argentino.

    "Tenemos que tomar en cuenta que depende de nosotros el mundo que le vamos a dejar a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos", concluyó.