martes, 13 de octubre de 2015

Nicaragua: “No se puede volver atrás” Daniel Ortega

Por La Voz del Sandinismo

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, en la actividad central por el aniversario 36 del Ministerio de Gobernación realizó un recorrido por las diferentes etapas de la minería en el país desde el triunfo de la Revolución Sandinista en 1979, a raíz de los hechos de la Mina El Limón, y en el poblado de Chichigalpa por contradicciones entre empresarios y trabajadores, cuyo saldo ha sido la muerte de un joven oficial de la Policía Nacional, lesiones para otros miembros de esta institución, así como daños materiales.

Al respecto comentó que a finales de la década de los años 70, la revolución nacionalizó las minas lo cual provocó la salida del país de las empresas norteamericanas y canadienses que las habían operado por años y dio una dinamización del sector que llegó a tener cerca de tres mil trabajadores en la Mina El Limón, dado el compromiso de la revolución con la generación de empleos en el país.

Asimismo en los 90 esta situación retrocedió, ya que los gobiernos neoliberales volvieron a privatizar las minas y privaron de sus trabajos a 2.200 trabajadores, asegurando su trabajo solo 800 de ellos.

Esta situación se extendió hasta el 2006 en medio de continuas protestas y tensiones entre los empresarios y los mineros, en las que intervenía la policía y las contradicciones terminaban a balazos y con la pérdida de vidas humanas.

El Presidente Ortega aseveró que no se puede dar marcha atrás, que no se puede volver a esta situación ya que el país no cuenta con recursos para nacionalizar las minas y encargarse de su explotación, por lo que condenó la muerte del joven policía y la destrucción de bienes materiales.

Llamó a las familias a colaborar para evitar que se den hechos de esta naturaleza, que no tienen mayores consecuencias dado que no se corresponden con los principios en los que se han forjado los miembros de la Policía Nacional, tan distinta de otras como la de Estados Unidos, donde se arremete contra la población, especialmente si son jóvenes negros.

Además instó a resolver las contradicciones a través de los diversos canales y las mesas de negociaciones establecidos para tramitar las distintas demandas.

En cuanto a las inversiones mineras de empresas extranjeras, el presidente Ortega aseguró que se defienden allí donde siempre ha habido tradición como el triángulo minero del Caribe norte, El Limón, Santo Domingo, y no en zonas donde pueden afectar los recursos naturales del país o a la población.

Sin embargo, expresó que es cierto que las empresas sacan grandes ganancias pero también proporcionan trabajo para las comunidades cercanas, lo cual beneficia a los nicaragüenses.

Al respecto recordó que el gobierno desarrolla múltiples programas que buscan atender las necesidades de la población y proporcionarles mayor bienestar, entre ellos la entrega de paquetes de alimentos en las zonas secas, las atenciones de salud que se están brindando, especialmente a las familias de bajos recursos y a los niños.

“Seguimos avanzado paso a paso en todos los frentes”, aseguró.

Gran Canal: el salto que beneficie a las familias nicaragüenses


Por otra parte sobre el Gran Canal de Nicaragua indicó que se encuentra en fase de estudio medioambiental, ya que mientras esta investigación no concluya no se puede empezar la obra, pues el estudio tiene que dar la seguridad de que esta gran obra trae inmensos beneficios para todo el país y para la población que se encuentra a lo largo de la ruta.

Consideró que es normal que haya personas que no quieran vender, por lo que hay que hacer conciencia de que Nicaragua necesita un proyecto de estas dimensiones para poder repoblar con árboles toda la zona que sufre daños de desertificación, para tener recursos con los que proceder a las descontaminación del gran lago, entre otras acciones de gran importancia para el país.

Ortega resaltó que Nicaragua necesita de un proyecto como este para dar un salto en beneficio de los más pobres, de las familias nicaragüenses, y puso como ejemplo el crecimiento económico alcanzado por Panamá con su Canal y la posterior ampliación.
En medio de todo esto siempre está nuestro pueblo disfrutando del deporte, de la cultura, del esparcimiento, de todo lo que tiene Nicaragua y de lo que se está desarrollando en el campo del turismo, lo cual es saludable para el pueblo y para los que nos visitan.