sábado, 24 de octubre de 2015

Honduras: Dejan libre a presunto victimario de dirigente indígena lenca

Por Marvin Palacios | Defensores en Línea

“Tal y como lo habíamos denunciado, el presunto asesino de Justo Sorto,  Antonio Inestroza quedó en libertad”, dijo hoy el dirigente indígena lenca Salvador Zúniga de la Coordinadora Indígena del Poder Popular de Honduras (CINPH).

Zúniga señaló a Antonio Inestroza como uno de los 3 sospechosos implicados de dar muerte  el 21 de enero de 2014, al líder indígena lenca Justo Sorto, al tiempo que apuntó que los autores intelectuales del asesinato son familias poderosas del norte del municipio de Jesús de Otoro, en el departamento de Intibucá.

“Todo, todo este proceso estaba viciado, desde el inicio la Jueza de Intibucó no dio orden de allanamiento cuando supuestamente el Ministerio Publico  (MP) lo pidió y los asesinos tenían las armas de la ejecución”, aseguró Zúniga.

A inicios de esta semana y mediante un comunicado la CIHPH dijo que “los responsables intelectuales tanto como el que pagó, así como el que contrató a los 3 sicarios que usaron armas de fuego como fusiles calibre 22 y escopetas, son gente adinerada de la zona norte del municipio de Jesús de Otoro y ambos vinculados al partido Nacional, quienes movieron su piezas para que la jueza no ordenara el allanamiento de viviendas de los hechores materiales cuando aun ellos tenían las armas en sus casas”, denunció la organización indígena lenca.

Al respecto este día Zúniga aseguró que las influencias lograron que el detective abandonara las investigaciones y el Ministerio Público (MP)no trabajó en hacer una acusación de manera profesional.

“Desde luego el tribunal de sentencia falla porque ya tenían un prejuicio ya impuesto bajo las órdenes de los poderosos del gobierno y del Partido Nacional”, sostuvo el coordinador del CINPH.

El 21 de enero de 2014, el dirigente indígena lenca y defensor de derechos humanos, Justo Sorto, fue encontrado sin vida en una finca de la comunidad Yance en el municipio de Jesús de Otoro en el departamento de Intibucá, en el occidente de Honduras. Justo Sorto fue miembro activo por 20 años del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH).

Varios disparos de arma de grueso calibre fueron la causa de la muerte del defensor de derechos humanos. Su cuerpo presentaba tres heridas de bala; en la cabeza, en el pecho y en el dedo pulgar derecho.

Justo Sorto fue un destacado dirigente indígena lenca del occidente del país, de una comunidad que vela por la defensa de sus bosques y contra la ejecución de proyectos mineros en su región. Fue miembro fundador de la Coordinadora Indígena del Poder Popular de Honduras (CIPPH) y del Movimiento Morazanista del Poder Popular (MMP).

En diversas ocasiones Justo Sorto fue detenido por la policía por su participación en la toma de carreteras exigiendo la salida de los madereros que destruían los bosques donde habitan las comunidades lencas; en los departamentos de Lempira, Intibucá y Santa Bárbara. Encabezó muchos proyectos, entre ellos el enfrentamiento contra la represa del Tigre que se pretendía construir en la zona fronteriza entre Honduras y El Salvador.

La Coordinadora Indígena del Poder Popular de Honduras (CINPH) lamenta la situación de indefensión de la población hondureña y particularmente la población indígena que sufre la violencia de los terratenientes y empresarios que se adueñan día a día de los territorios, situación que se agrava cuando ahora el peso del poder ejecutivo es más decisivo en las instancias operadoras de la “Justicia.

La CINPH afirmó que ante el fracaso de la justicia hondureña estará acudiendo a las instancias internacionales de derechos humanos”, sostuvo el comunicado.