sábado, 12 de septiembre de 2015

Honduras: Décimo sexta movilización de las antorchas

Foto Luis Méndez
Por Criterio.hn

“Queremos la CICIH, queremos la CICIH”, gritaron la noche de este viernes miles de hondureños en las afueras del hotel donde se hospeda el facilitador del diálogo de la Organización de Estados Americanos (OEA), John Bielh del Río.

Los ciudadanos llegaron al hotel luego de transitar varias avenidas durante el desarrollo de la décimo sexta movilización de las antorchas, pero fueron ignorados por el diplomático, que evitó salir como lo hizo el mes pasado.

Bielh del Río, concluyó este viernes la segunda ronda del diálogo convocado por el gobierno de Juan Hernández, logrando reunirse por separado con líderes de los partidos políticos, incluyendo a los opositores Libre y PAC, que condicionan el proceso de pláticas a la instalación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad Honduras (CICIH).

Los indignados, que se movilizaron desde la primera entrada de la colonia Kennedy, asumieron que la postura asumida por el enviado de la OEA es afín al planteamiento del presidente Hernández, que no quiere la instalación de la comisión internacional.

Al ver que no salió a recibirlos, los indignados se trasladaron guiados por una enorme bandera hondureña a las afueras de la Casa Presidencial, donde concluyó la ruta, mientras un fuerte cordón militar y policial custodiaba la zona y a pocos metros se observaban al menos dos tanquetas.

Una vez ubicados en uno de los accesos de la sede del Poder Ejecutivo, le dieron lectura a un manifiesto, mediante el cual informaron que de ahora en adelante ya no habrá convocatorias públicas para movilizaciones, tomas o paros.

Señalaron que la nueva estrategia los conducirá “al gran paro nacional”, para lo cual ya ha habido encuentros previos, con líderes del movimiento social organizado a nivel nacional.

“La CICIH viene y nadie, la detiene”, expresa la misiva del movimiento social “Oposición Indignada”, que desde mayo pasado ha permanecido en las calles exigiendo la instalación de la CICIH y la renuncia del presidente Hernández, por suponerlo parte involucrada en el saqueo al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

También piden la aplicación del juicio político al fiscal general y fiscal general adjunto, Oscar Chinchilla y Rigoberto Cuéllar, respectivamente y que se abra un proceso de investigación contra todos los involucrados en los actos de corrupción.

En el proceso de investigación piden que se incluya al mandatario porque aceptó públicamente, que el Partido Nacional, que lo llevó al poder se benefició de fondos provenientes del saqueo al IHSS.

El escandaloso saqueo al IHSS supone, según datos del Ministerio Público, unos 350 millones de dólares y 288 personas muertes a causa de falta de medicamentos y atención médica, éste último extremo, documentado por el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ).

A raíz de que un fuerte sector del pueblo hondureño se ha lanzado a las calles a pedir la instalación de la CICIH, avalada por las Naciones Unidas, el presidente Hernández plateó el Sistema Integral Hondureño de Combate a la Impunidad y la Corrupción (SIHCIC), lo que ha sido rechazado por la oposición.

Al no tener eco su propuesta, Hernández, pidió a la OEA y ONU que faciliten un diálogo para llegar un punto de encuentro con todos los sectores, pero también ese proceso ha sido rechazado mientras no se instale la CICIH, similar al órgano que opera en Guatemala, que permitió la destitución del ex presidente, Otto Pérez Molina y de la ex vicepresidenta, Roxana Baldetti.