viernes, 18 de septiembre de 2015

El Papa lleva a Cuba sus críticas al embargo

ANSA
Por Página 12

En la víspera de la llegada de Francisco a Cuba, el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, afirmó que el Vaticano es contrario al embargo impuesto hace 50 años por Estados Unidos a la isla. A horas de su visita al continente americano (parte hoy, llega mañana), el Papa conversó por videoconferencia con cinco estudiantes de diversas escuelas de Nueva York y otros cinco de colegios de La Habana.

El funcionario vaticano afirmó que la Santa Sede está en desacuerdo con el bloqueo económico que pesa sobre el país caribeño porque afecta negativamente a sus habitantes. “Es bien conocida la posición del Vaticano sobre este asunto del embargo, tiene una posición, digamos, contraria. El embargo, este tipo de sanciones, causa angustia y sufrimiento en la población que, digamos, los padece”, aseguró Parolin en una entrevista. “La Santa Sede, a nivel de Naciones Unidas y de la Asamblea General, siempre apoyó las propuestas que piden una revocación del embargo en Cuba”, agregó

A juicio del secretario de Estado vaticano, es de esperar que un eventual levantamiento pueda traer consigo una mayor apertura desde el punto de vista de la libertad y los derechos humanos.

Parolin individualizó los temas principales del viaje del Papa a Cuba y Estados Unidos del 19 al 28 de este mes. “El temario incluye el histórico deshielo entre ambos países, la crisis migratoria, la canonización del padre Junipero Serra y el encuentro mundial de las familias”, señaló.

Por su parte, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, opinó que durante los nueve meses de conversaciones entre ambos países para restablecer sus relaciones el embargo estadounidense continuó fortaleciéndose. “En los últimos años, incluso en el período de diálogo y conversaciones confidenciales con el gobierno de Estados Unidos, en los años 2014 y 2015, el bloqueo se intensificó con un marcado y creciente carácter extraterritorial, en particular en el ámbito financiero”, señaló el miércoles el jefe de la diplomacia.

Mientras tanto, a través de un evento organizado por la entidad Scholas Ocurrentes, Francisco dialogó con jóvenes cubanos y estadounidenses. Según comunicó la Santa Sede, los estudiantes le transmitieron sus ganas de recibirlo y le realizaron algunas preguntas, pero el contenido no fue publicado. El encuentro será retransmitido hoy por la noche a través de la cadena estadounidense CNN. Francisco es bien considerado en Cuba debido a su papel en las conversaciones que llevaron al deshielo entre el gobierno de La Habana y Washington.

Bajo el lema “Misionero de la misericordia”, Francisco arribará al aeropuerto José Martí de la capital cubana, en donde tendrá su recibimiento oficial para posteriormente trasladarse a la Nunciatura Apostólica, ubicada a unos 25 kilómetros de allí, en un día donde no están previstas actividades oficiales. 

En La Habana, se montarán gigantografías –que constan de collages de fotos alusivas a los gestos de caridad protagonizados por Francisco y otros líderes religiosos–; el color predominante en la Plaza de la Revolución será el azul; y además se colocarán banderines en alusión a las banderas cubana y vaticana. Por la tarde, y luego de un almuerzo privado, el Papa se trasladará al Palacio de la Revolución y saludará a las delegaciones diplomáticas y luego visitará la catedral de La Habana, en donde ofrecerá la Plegaria de las Vísperas con sacerdotes, religiosos y seminaristas. 

El lunes por la mañana, Francisco se dirigirá a la ciudad de Holguín, en donde está previsto que oficie una misa y visite la Loma de la Cruz, en donde se montó una gran cruz de madera, uno de los símbolos que identifican la ciudad. A media tarde, el Santo Padre volverá a subirse a un avión que lo trasladará a la ciudad de Santiago de Cuba. Allí, mantendrá un encuentro privado con los obispos y luego se dirigirá a la Basílica Menor del Santuario Nacional Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, en donde ofrecerá una oración a la Virgen (que fue homenajeada por el papa Juan Pablo II en 1998, quien coronó y bendijo la imagen). 

El martes, en tanto, oficiará una ceremonia religiosa por la mañana. Tras finalizar la misa, Francisco partirá hacia la ciudad de Washington, destino que será la primera escala en su gira de seis días por Estados Unidos, que seguirá en Filadelfia y Nueva York.